Cerrar vista de Texto Simple

El consumidor responsable será el verdadero revolucionario

Estamos obligados a cambiar y adaptarnos a una forma de vida que no deprede su medio y que si colabore para poder conservarlo, por la sencilla razón de que en la naturaleza se encuentra gran parte de nuestra riqueza y sustento.

[pie de imagen]> Foto por Markus Spiske

¿Seremos capaces de imaginar, siquiera, un mundo distinto? ¿Estamos realmente conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor?

Es realmente impactante cuan manipulados estamos en la percepción de nuestra realidad y esta manipulación es la principal causa de nuestra débil percepción de lo real. No somos capaces de percibir íntegra la realidad de los hechos que suceden a nuestro alrededor, por lo tanto es muy difícil cambiar lo que nos desagrada y sentimos que no es correcto.

El activismo en sus distintas versiones deja escapar los ecos de quienes nos resistimos a una versión de la realidad que solo beneficia a un porcentaje muy pequeño de la población mundial y además pretende esclavizar a todos los sistemas vivos con los que nos relacionamos. Sin embargo está llegando el momento en el que ningún tipo de manipulación podrá ocultar el más grande desafío que pone en jaque a la humanidad llamado cambio climático.

[pie de imagen]> Foto por Markus Spiske

El cambio climático sellará nuestro destino sin darnos la posibilidad de demostrar que la raza humana podemos adaptarnos, por la sencilla razón de que solo buscamos cambiar lo que nos ofende, una atroz visión del individualismo humano, y no lo que nos destruye. En la ecuación del cambio climático la variable Tiempo es muy importante, ya que Tiempo es lo que menos tenemos para cambiar el curso de la historia.

Es verdad que el cambio climático es un proceso natural, pero acelerado por nosotros y esta aceleración provoca que la mayoría de los ecosistemas colapsen o tengan que adaptarse para sobrevivir, y en esta adaptación no necesariamente estamos contemplados los “homosapiens sapiens” que habitamos el planeta. Importantes revistas científicas están contemplando la sexta gran extinción que inicia y termina en el antropoceno. “Si la temperatura de la Tierra aumenta más de 2 grados centígrados, un tercio de la población de animales y más de la mitad de las plantas de la Tierra podrían desaparecer. Así lo afirma un estudio publicado en la revista Nature Climate Change, que analizó el impacto y la influencia de los cambios climáticos en más de 50.000 especies comunes de plantas y animales.”

¿Cuántas personas estamos realmente conscientes de que la mayoría de nuestras actividades, hábitos, actitudes, pensamientos, etc… están fomentando aquello que nos destruye? Dicho en otras palabras. Toleramos y alimentamos aquello contra lo que luchamos, a través de nuestro comportamiento económico, social, personal y ambiental.

Estamos obligados a cambiar y adaptarnos a una forma de vida que no deprede su medio y que si colabore para poder conservarlo, por la sencilla razón de que en la naturaleza se encuentra gran parte de nuestra riqueza y sustento.

Un claro ejemplo de los errores a los que están obligados a ingresar los países en vías de desarrollo es la industria del Fracking o extracción de gas natural que se dispone arribar en gran parte de nuestro territorio, según expertos, dejará inservibles las tierras donde se establezca, además de representar un grave riesgo de contaminación para los mantos freáticos y por lo tanto para los cuerpos de agua ubicados a la redonda ¿De qué servirán las ganancias económicas que esta industria proporcionará a la sociedad mexicana a costa de grandes pérdidas en extensiones de tierra y cuerpos de agua? Acaso ¿creen nuestros gobernantes que en poco tiempo recuperaremos la fertilidad de nuestras tierras y el agua contaminada? ¿Qué pasará con todas aquellas comunidades que dependen de dichos recursos?

[pie de imagen]> Foto por Dan Meyers

La mayoría de las personas que habitamos este hermoso planeta nos sentimos víctimas de esta mala toma de decisiones por parte de nuestros gobiernos, pero lo cierto es que las compañías que extraerán y destruirán nuestros preciados recursos y seres vivos, son solo un eslabón de la cadena de consumo de la cual todos formamos parte; a estas grandes industrias de extracción de gas le siguen los concesionarios que lo venden y finalmente el consumidor final que, en algunas ocasiones, ni siquiera pertenece al país de donde se extraen los recursos.

Pero el caso del Fracking es solo una muestra de nuestra ceguera humana, ya que también existen otros temas no menos graves como la minería extractiva, la explotación y contaminación del agua, la deforestación indiscriminada, desastres nucleares, contaminación de mares, vertido de residuos peligrosos, entre otros que no solo atañen a los ecosistemas, sino a nosotros mismos, como la explotación y maltrato de seres humanos, la economía de guerra, la esclavitud, el racismo, el especismo, el CONSUMISMO, entre otros.

A pesar de todo lo antes mencionado muchos no están dispuestos a recular porque saben que también son partícipes del holocausto ambiental que juntos hemos provocado de generación en generación. Nadie nos engaña solo nos venden y nosotros consumimos sin detenernos a pensar que consumimos y de qué forma impacta en el ambiente, en nuestra salud y en la sociedad.

[pie de imagen]> Foto por Markus Spiske

El consumidor responsable será el verdadero revolucionario porque tendrá que actuar desde su propia conciencia sin buscar protagonismos ni ovaciones estúpidas y se dará cuenta, con el tiempo, que NO consumir es la vía más responsable, entre todas las que este obsoleto sistema de desarrollo nos ofrece. Todos tenemos un destino en común y no debemos de alzar banderas separatistas, por lo tanto individualistas, llenas rencor y “deudas históricas”. Tenemos que estructurar una conciencia global que nos permita sobrevivir ante un destino incierto y destructivo. Optemos por una visión incluyente que nos muestre nuestra realidad y no fomente anarquismos protagónicos que pronto serán nublados por una tremenda fuerza llamada calentamiento global.

Cerrar vista de Texto Simple

El consumidor responsable será el verdadero revolucionario

cultura

Responsable de nota:
febrero 27, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: temáticas que giran en torno a lo ambiental así como a la agricultura en general, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Estamos obligados a cambiar y adaptarnos a una forma de vida que no deprede su medio y que si colabore para poder conservarlo, por la sencilla razón de que en la naturaleza se encuentra gran parte de nuestra riqueza y sustento.

Foto por Markus Spiske

¿Seremos capaces de imaginar, siquiera, un mundo distinto? ¿Estamos realmente conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor?

Es realmente impactante cuan manipulados estamos en la percepción de nuestra realidad y esta manipulación es la principal causa de nuestra débil percepción de lo real. No somos capaces de percibir íntegra la realidad de los hechos que suceden a nuestro alrededor, por lo tanto es muy difícil cambiar lo que nos desagrada y sentimos que no es correcto.

El activismo en sus distintas versiones deja escapar los ecos de quienes nos resistimos a una versión de la realidad que solo beneficia a un porcentaje muy pequeño de la población mundial y además pretende esclavizar a todos los sistemas vivos con los que nos relacionamos. Sin embargo está llegando el momento en el que ningún tipo de manipulación podrá ocultar el más grande desafío que pone en jaque a la humanidad llamado cambio climático.


Foto por Markus Spiske

El cambio climático sellará nuestro destino sin darnos la posibilidad de demostrar que la raza humana podemos adaptarnos, por la sencilla razón de que solo buscamos cambiar lo que nos ofende, una atroz visión del individualismo humano, y no lo que nos destruye. En la ecuación del cambio climático la variable Tiempo es muy importante, ya que Tiempo es lo que menos tenemos para cambiar el curso de la historia.

Es verdad que el cambio climático es un proceso natural, pero acelerado por nosotros y esta aceleración provoca que la mayoría de los ecosistemas colapsen o tengan que adaptarse para sobrevivir, y en esta adaptación no necesariamente estamos contemplados los “homosapiens sapiens” que habitamos el planeta. Importantes revistas científicas están contemplando la sexta gran extinción que inicia y termina en el antropoceno. “Si la temperatura de la Tierra aumenta más de 2 grados centígrados, un tercio de la población de animales y más de la mitad de las plantas de la Tierra podrían desaparecer. Así lo afirma un estudio publicado en la revista Nature Climate Change, que analizó el impacto y la influencia de los cambios climáticos en más de 50.000 especies comunes de plantas y animales.”

¿Cuántas personas estamos realmente conscientes de que la mayoría de nuestras actividades, hábitos, actitudes, pensamientos, etc… están fomentando aquello que nos destruye? Dicho en otras palabras. Toleramos y alimentamos aquello contra lo que luchamos, a través de nuestro comportamiento económico, social, personal y ambiental.

Estamos obligados a cambiar y adaptarnos a una forma de vida que no deprede su medio y que si colabore para poder conservarlo, por la sencilla razón de que en la naturaleza se encuentra gran parte de nuestra riqueza y sustento.

Un claro ejemplo de los errores a los que están obligados a ingresar los países en vías de desarrollo es la industria del Fracking o extracción de gas natural que se dispone arribar en gran parte de nuestro territorio, según expertos, dejará inservibles las tierras donde se establezca, además de representar un grave riesgo de contaminación para los mantos freáticos y por lo tanto para los cuerpos de agua ubicados a la redonda ¿De qué servirán las ganancias económicas que esta industria proporcionará a la sociedad mexicana a costa de grandes pérdidas en extensiones de tierra y cuerpos de agua? Acaso ¿creen nuestros gobernantes que en poco tiempo recuperaremos la fertilidad de nuestras tierras y el agua contaminada? ¿Qué pasará con todas aquellas comunidades que dependen de dichos recursos?

Foto por Dan Meyers

La mayoría de las personas que habitamos este hermoso planeta nos sentimos víctimas de esta mala toma de decisiones por parte de nuestros gobiernos, pero lo cierto es que las compañías que extraerán y destruirán nuestros preciados recursos y seres vivos, son solo un eslabón de la cadena de consumo de la cual todos formamos parte; a estas grandes industrias de extracción de gas le siguen los concesionarios que lo venden y finalmente el consumidor final que, en algunas ocasiones, ni siquiera pertenece al país de donde se extraen los recursos.

Pero el caso del Fracking es solo una muestra de nuestra ceguera humana, ya que también existen otros temas no menos graves como la minería extractiva, la explotación y contaminación del agua, la deforestación indiscriminada, desastres nucleares, contaminación de mares, vertido de residuos peligrosos, entre otros que no solo atañen a los ecosistemas, sino a nosotros mismos, como la explotación y maltrato de seres humanos, la economía de guerra, la esclavitud, el racismo, el especismo, el CONSUMISMO, entre otros.

A pesar de todo lo antes mencionado muchos no están dispuestos a recular porque saben que también son partícipes del holocausto ambiental que juntos hemos provocado de generación en generación. Nadie nos engaña solo nos venden y nosotros consumimos sin detenernos a pensar que consumimos y de qué forma impacta en el ambiente, en nuestra salud y en la sociedad.

Foto por Markus Spiske

El consumidor responsable será el verdadero revolucionario porque tendrá que actuar desde su propia conciencia sin buscar protagonismos ni ovaciones estúpidas y se dará cuenta, con el tiempo, que NO consumir es la vía más responsable, entre todas las que este obsoleto sistema de desarrollo nos ofrece. Todos tenemos un destino en común y no debemos de alzar banderas separatistas, por lo tanto individualistas, llenas rencor y “deudas históricas”. Tenemos que estructurar una conciencia global que nos permita sobrevivir ante un destino incierto y destructivo. Optemos por una visión incluyente que nos muestre nuestra realidad y no fomente anarquismos protagónicos que pronto serán nublados por una tremenda fuerza llamada calentamiento global.

HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Si tienes las posibilidades, realiza un donativo aquí 🙂
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada: fracking, consumismo, consumo responsable, calentamiento global, activismo

HISTORIAS RELACIONADAS

La creación cotidiana de la Cultura

ciencia cultura

Responsable de nota:
noviembre 26, 2019 | Sección: ciencia cultura | Artículos sobre: revisión de teorías e hipótesis que se relacionan con la conducta humana explícita así como también de sus procesos internos dentro de su ámbito tanto colectivo como individual, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

La creación cotidiana de la Cultura

La cultura no es solamente datos acumulados con respecto a las creencias de moda o las creencias “clásicas”, la cultura es una herramienta de supervivencia y debe ser tomada con ese nivel de importancia.

Pandemia: cada quién sabemos dónde está el problema

cultura

Responsable de nota:
mayo 28, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: reflexiones y relatos con respecto a la espiritualidad humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Pandemia: cada quién sabemos dónde está el problema

Nosotros ya vivimos y disfrutamos todos los lujos que la Madre Tierra nos ha proporcionado desde saborear el dulce jugo que probamos al morder una ciruela hasta la seguridad de ver a nuestros hijos nacer sin casi ningún riego, una seguridad nunca antes vista en la historia de la humanidad.

El problema de pretender “universalizar” valores morales

cultura

Responsable de nota:
abril 22, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

El problema de pretender “universalizar” valores morales

Lo universalizable no es posible: ¿universal ante quién? ¿ante el sentido común, ante una élite, ante las instituciones? y entonces, ¿dónde quedaría la libertad de disención? el hecho es que no la habría, no había libertad ni derecho de disención, sino un retorno a la herejía y la cacería de herejes, y es aquí donde la delgada línea delata el paso al absolutismo, el fascismo y la tiranía.

Nuevas revelaciones sobre la CIA en México

cultura

Responsable de nota:
mayo 8, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Nuevas revelaciones sobre la CIA en México

“Tenemos que abandonar la idea de poner en la Presidencia mexicana a un ciudadano americano: debemos abrir a los jóvenes ambiciosos las puertas de nuestras universidades y hacer el esfuerzo de educarlos en el modo de vida americano, en nuestros valores.”

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!