Cerrar vista de Texto Simple

El individualismo, resultado del cristianismo y de la Ilustración

Es bajo el concepto del Renacimiento y la Ilustración, que nace─para el pensamiento occidental─el concepto y práctica de «la individualidad» como dogma. ¿A qué me refiero con esto? ¿qué antes del Renacimiento la humanidad era una especie de mancha voraz con miles de ojos y brazos y pies pero sin cerebros separados por individualidades? La respuesta es curiosa: no, no se trataba de una masa de miles de ojos y manos, pero de alguna manera sí lo era.

Es necesario hablar sobre un hecho que no resalta tanto como debería en la Educación mexicana. Es un hecho muy fácil de analizar, sabiendo en donde buscar. Este hecho es que la Educación tercermundista, no solo en México sino en cualquier país colonizado, está diseñada para generar mano de obra, gente programada para apilar los bloques previamente diseñados por intelectuales de las potencias mundiales; esto anterior aplica tanto de manera figurada como literal, pues estos bloques no siempre son físicamente palpables como en el sentido de partes de autos o electrónicos, también pueden ser intelectuales, como en el sentido de modelos económicos, modelos políticos, discursos que funcionan como bloques de construcción de sistemas sociales.

A una Corona colonizadora o Potencia mundial nunca le convendrá que las personas que pertenecen a alguna de sus colonias reflexionen, o que cuestionen las bases ya construidas justamente para perpetuar las relaciones de poder, de lo contrario la gente sojuzgada podría percatarse de su propia condición y rebelarse o exigir algún tipo de independencia o autodeterminación. Esto anterior jamás le convendrá a quien necesita mantener el poder y son capaces de gastar muchos recursos de todo tipo con tal de perpetuarse en la cúspide de la cadena alimentaria política.

Sin más introducción, el tema principal del que vengo a hablar se desprende de las dinámicas de perpetuación del poder, y es el de la "individualidad". No hablo del rasgo natural que se expresa espontáneamente en el ser humano, sino de un mecanismo artificial, estudiado, desarrollado y diseñado para el control social.

Pensémoslo como la sexualidad. La sexualidad es un rasgo natural de los seres vivos, incluyendo al ser humano, pero incluso los rasgos naturales pueden ser diseñados y modificados políticamente como sistemas de control, y justamente la sexualidad también ha sido uno de estos procesos naturales que con ayuda de la «ingeniería social» (incluso antes de que se acuñara ese término) han convertido en un aparato de control.

La individualidad se presenta como un parteaguas para la humanidad y el Mundo entero. A pesar de esto, no ha recibido la atención y visibilización necesaria─solamente en el muy reducido ámbito de lo académico, e incluso ahí tampoco es un tema popular─para poder así convertirlo en un tema mucho más familiar para el ancho de la población.

Si ya te preguntaste ¿qué más hay que saber sobre la individualidad, qué no es muy claro ya el concepto? entonces es justo a lo que me refiero; la individualidad es un fenómeno demasiado extenso y con implicaciones muy profundas, es más extraño de lo que parecería a simple vista, echa raíces que tocan muchos ámbitos de la Historia humana y que va más allá de los gustos personales, las preferencias o la personalidad; es justo esa es la parte que no se han enfocado en señalar lo suficiente, a pesar de haber revolucionado en algún momento la Realidad misma.

El Padre Thomas Hopko, sacerdote de la Iglesia Ortodoxa de América, una vez dijo lo siguiente:

[inicio de cita]>

Los cristianos ortodoxos se oponen radicalmente al individualismo. El individuo no existe. Somos personas en comunión con otras personas, nos guste o no. Y el verdadero problema es: ¿con qué personas vamos a estar en comunión? […] ¿Con quién vamos a compartir la vida? […] Los ortodoxos decimos [que] lo compartimos con los santos, […] los profetas, los apóstoles, el pueblo santo. La iglesia es una comunión, […] porque fuimos creados para la santa comunión con Dios y entre nosotros.

¿Cuándo y dónde aparece La Individualidad?

[pie de imagen]> la Diosa de la Razón
[inicio de cita]>

El punto de vista que sugiero es que la conciencia moderna ha sido forjada como unidad personal para millones de seres humanos, al mismo tiempo por el cristianismo y el pensamiento ilustrado. No sé si ha sido obra de la astucia de la razón o de la fuerza de las circunstancias, pero lo que veo en general son individuos en los que, con mayor o menor grado de consciencia, se mezclan educación cristiana y educación ilustrada, dando vida a ese organismo que denominamos laicismo, a esa identidad que denominamos laica. Términos a los que hay que restituir el significado originario de una fe en los límites de la razón, de la razón difundida entre el pueblo, del sentido común que, como decía Descartes, está tan repartido que todos los hombres creen haberlo recibido como dote.

[fin de cita // referencia de cita]> Claudio Martelli, político italiano.

Esta cita anterior hace referencia del cambio de paradigma que sufrió la humanidad a raíz de la creación de eso que hoy concebimos tan natural bajo el nombre de "individualidad"; la cual Martelli se pregunta si es obra de «astucia de la razón» o bien por la «fuerza de las circunstancias»).

[inicio de cita]>

La Ilustración está dentro de la milenaria evolución del cristianismo y no es ajena a éste, ni a sus mutables relaciones con el poder, consigo mismo, con la sociedad, con las costumbres y con las ciencias.

Al igual que la Reforma protestante, la Ilustración se remite al cristiano individual contra la Iglesia católica y las sectas reformadas. A diferencia de la Reforma, no predica un cristianismo puro contra otro impuro, sino un cristianismo universal fundado en el sentido común. La Ilustración —Reforma aplazada— acelera y disloca la racionalización del cristianismo, laiciza y seculariza el mensaje cristiano, pero sólo hasta el límite del teísmo. El blanco de los ilustrados es la ignorancia.

La Ilustración no es una ruptura con el ethos cristiano: es una tentativa de purificarlo del absurdo y del fanatismo.

[fin de cita // referencia de cita]> Claudio Martelli

Recordemos las clases de Historia: Rousseau, Newton, Descartes, Hobbes, Locke, Voltaire, incluso Galileo Galilei así como otros autores─como dice atinadamente Martelli─eran «aunque de modo crítico y desencantado» cristianos finalmente; heterodoxos, ecuménicos, tolerantes pero cristianos; bueno, Voltaire sí se sale un poco del molde pero es un hecho que practicaba la tolerancia, la libertad de culto, él mismo era francmasón estudioso de la Cábala hebreo y definitivamente sostenía cierta fé espiritual a través de la razón, por lo cual lo llaman «deísta».

Es esto a lo que nos referimos con que el Renacimiento y la Ilustración son la «evolución de la doctrina cristiana, o mejor dicho católica, y no le son ajenos a esta».

[inicio de cita]>

La conciencia laica y sus declinaciones —el respeto a los demás, la inviolabilidad de los derechos de la persona, la libertad de la ciencia, la sufrida aceptación del pluralismo religioso y político, de la democracia política y del mercado económico—, todo ello nace dentro y no fuera del cristianismo, dentro y no fuera de la historia del Dios de Occidente.

[fin de cita // referencia de cita]> Claudio Martelli

Ahora, la visión de Martelli suena un poco obtusa en este sentido, pero no del todo equivocada pues el cristianismo era una forma de vida que permeaba fuertemente en todo ámbito por aquellos tiempos, y muchas visiones incluso rebeldes al cristianismo de la época emanaron de esta, partieron así de ella pero sin diferenciarse por completo de la misma. Similar a como ocurre con la escuela del «estructuralismo», en donde todo aquello que emanó posteriormente, influenciado de cierta manera por dicha escuela, le llaman «post-esctructuralismo», de esa manera aquello que emanó del cristianismo en aquella época renacentista cargaba cierta herencia de la misma, como si se tratara de un post-cristianismo.

Es bajo este contexto post-cristiano del Renacimiento y la Ilustración, que nace─para el pensamiento occidental─el concepto y práctica de «la individualidad» como paradigma. ¿A qué me refiero con esto? ¿qué antes del Renacimiento la humanidad era una especie de mancha voraz con miles de ojos y brazos y pies pero sin cerebros separados por individualidades? La respuesta es curiosa: no, no se trataba de una masa de miles de ojos y manos, pero de alguna manera sí lo era.

Permítanme abundar más en lo anterior: En la Prehistoria, al contrario de lo que pudiera pensarse, la identidad comienza no con la individualidad sino con el grupo, el clan, la tribu (no con la familia, la familia de hecho es un constructo social posterior al clan o la manada); los gustos personales no brillaban por el hecho de "ser originales", sino que eran valiosos por el hecho de mantener la cohesión de las tradiciones que daban identidad al grupo completo como parte de una etnia, obviamente en esos tiempos no se lo explicaban bajo un término como "origen étnico" sino que simplemente tenían conciencia sobre un "nosotræs" en contraposición a un "ellæs" con quienes o bien lograban alianzas o bien hacían la guerra. Incluso Heródoto, el historiador griego, lo menciona así en uno de sus escritos:

[inicio de cita]>

Si a alguien, sin importar quién, se le diera la oportunidad de elegir entre todas las naciones del mundo el conjunto de creencias que creyera mejor, inevitablemente, después de considerar cuidadosamente sus méritos relativos, elegiría el de su propio país. Todos, sin excepción, creen que sus propias costumbres nativas y la religión en la que se crió son las mejores; y siendo así, es poco probable que alguien que no sea un loco se burle de tales cosas. Existe abundante evidencia de que este es el sentimiento universal sobre las antiguas costumbres del país de uno.

[fin de cita // referencia de cita]> Heródoto - Historias

Posteriormente, en la edad antigua de la Historia, comenzaron a notarse más ciertas identidades relacionadas a los cargos social-políticos, pero una vez más, el individuo y su libre albedrío no brillaba ni valía por su originalidad y el hecho de ser especial y único, al contrario, las mitologías, que eran las creencias nucleares de los pueblos en aquellos tiempos nos delatan mucho sobre su estilo de vida: la humanidad le pertenecía a las energías que denominaban como todopoderosas (ahora les clasificamos homogéneamente, por simplicidad aunque pecando de reduccionismo, como Deidades, Diosas o Dioses) que ya fuera en Egipto, Mesopotamia, Grecia, o Mesoamérica, por poner solo algunos ejemplos, tenían un papel que cumplir bajo las órdenes de estas Deidades, destinos escritos y niveles sociales que respetar ante todo para poder mantener un orden cósmico que pudiera así proveer a su pueblo, es decir a su identidad colectiva: a esto me refería con que no eran literalmente una masa con cientos de ojos, pero mentalmente sí lo eran puesto que cada quién cumplía un rol muy estricto dentro del nivel religioso-social que le había tocado y de esta manera se daba un Orden Divino al Mundo, cosa que resultaba impensable cuestionar por medio de─por ejemplo─un "libre albedrío individualista" en donde la potencia de las Deidades no se manifestara ordenándole y colocándole en el lugar donde le tocaba en esta vida desempeñar el Gran Plan.

[inicio de cita]>

La organización política se estructuraba en polis o ciudades-estado: para los griegos, la sociedad era una consecuencia necesaria de la naturaleza humana. En este contexto, las teorías políticas de Platón y Aristóteles hicieron un gran hincapié en el concepto de bien común.

Para Platón, agrupados los hombres en sociedad, esta se configura en la polis, cuyo bien común se sobrepone al bien particular de los individuos que lo componen. Aristóteles también consideraba que el hombre era un ser social y que no podía realizarse fuera de la familia y la sociedad, por lo que también subordinaba el bien individual al bien común

[fin de cita // referencia de cita]> Wikipedia - Derechos humanos

Esta anterior es la razón por la que Sócrates bebe la cicuta sin ningún rencor hacia su polis, Atenas, puesto que la ciudad le había dicho que era un corruptor de la juventud, a lo que él nunca negó su culpabilidad y le dijo a sus alumnos (alumnos con «O» porque todos eran hombres) que él estaba dispuesto a morir para no afectar el orden de lo colectivo, el Estado romano, la única identidad valiosa en aquellos tiempos. Cabe mencionar que tanto la población griega como la romana (es bien sabido que el pueblo romano eran fervientes seguidoræs de todo aquello que sonara a conocimiento griego clásico) eran ciudadanæs antes que individuæs, es decir, colectivo antes que partes separadas.

[inicio de cita]>

El estoicismo es una escuela filosófica fundada por Zenón de Citio en el 301 a. C. Su doctrina filosófica estaba basada en el dominio y control de los hechos, cosas y pasiones que perturban la vida, valiéndose de la valentía y la razón del carácter personal. Su objetivo era alcanzar la felicidad y la sabiduría prescindiendo de los bienes materiales.

[fin de cita // referencia de cita]> Wikipedia - Estoicismo

De hecho, el cristianismo parece empatar mucho con los principios morales del estoicismo: dominio sobre las pasiones y el alejamiento de lo material.

[inicio de cita]>

Ya en la decadencia de la cultura griega, conquistada la Hélade por Roma, se extendieron filosofías que ponían el acento en la búsqueda de la felicidad individual: entre ellos, el epicureísmo y el estoicismo.

[fin de cita // referencia de cita]> Wikipedia - Derechos humanos
[pie de imagen]> representación de Cristo del cristianismo primitivo, nunca se le representaba en la cruz. La representación crucificada surge a partir del catolicismo, religión inventada por Constantino el Grande.

El Zeitgeist (espíritu de los tiempos) de la época comienza a virar hacia una visión más personal, en donde las ciudades-estado, los grandes imperios, y en general el orden tal como se conocía hasta entonces comienza a tambalearse. Este quiebre de la identidad cultural, el desmembramiento de la cohesión social, siembra en las personas la semilla de la introspección personal, la cual se refleja en escuelas como el estoicismo, o en la idea del libre albedrío cristiano, en donde el ahora único Dios todopoderoso dividido en la trinidad de Cristo, Dios Padre y Espíritu Santo, deposita en cada persona la responsabilidad de decidir por sí misma el buscar la gracia divina, expiar sus pecados y regresar a ser uno con Dios.

Esta semilla encontrará su tiempo de gestación durante la Edad Media, en donde una vez más, incontables guerras entre feudos, plagas, cambios climáticos, migraciones, invasiones y el dominio del catolicismo terminan por eclosionar en el pensamiento Renacentista y de la Ilustración que traen consigo la modernidad, y con ella posteriormente vendrá la Revolución Industrial la cual termina por solidificar, por cuestiones políticas y mercantiles, la idea de una individualidad única con necesidades específicas. Esta individualidad juega una parte clave de un sistema liberal, capitalista y democrático, en donde actúa de ambas maneras: tanto de mercado-demanda, como también de mercado-oferta. El binomio emprendedores-clientes.

Dicha doctrina individualista fue un descubrimiento que aparece casi por casualidad durante la Revolución Industrial y que resultó de mucha utilidad para los emprendedores, que sin las regulaciones del gobierno─gracias al liberalismo y capitalismo─se dedicaban a emplear mujeres e infancias (que según la estadística conformaban un 75% de los primeros trabajadores de la Revolución Industrial) al pormayor para sus fábricas o minas para elevar sus ganancias. El despoblamiento del campo y la saturación de las ciudades y las fábricas había atomizado a las familias, en donde todas las personas que les conformaban tenían que trabajar jornadas extensas por lo que el tiempo de convivencia familiar era mínimo.

La segunda mitad del siglo XVIII vivió este florecimiento económico y social del individualismo a punta de crisis. Para 1830 la economía capitalista había superado la crisis, las ganancias entre la clase obrera habían incrementado tanto que nació la "clase media"; la contienda política electoral en Inglaterra se divide entre liberales citadinos─cuyo principio rector es el racionalismo y el individualismo─y conservadores terratenientes del campo; finalmente vemos como el movimiento estético de moda en el momento fue el Romanticismo, que exaltaba la libertad, el individualismo y las emociones.

Como el mismo Henry Ford confirmó a través de la práctica ya en 1914, lo productos necesitan quien los compre, es por esto que como él mismo relata en el libro Today and Tomorrow publicado en 1926:

[inicio de cita]>

El propietario, los empleados y el público comprador son todos uno y el mismo, y a menos que una industria pueda administrarse a sí misma de tal manera que mantenga altos los salarios y bajos los precios, se destruye a sí misma, porque de lo contrario limita el número de sus clientes. Los propios empleados deben ser los mejores clientes de uno mismo.

[fin de cita // referencia de cita]> Henry Ford

En aquel tiempo Ford fue tomado como un loco, su iniciativa de incrementar cada vez más el salario mínimo de sus empleados para que estos pudieran comprarse autos Ford era visto como una idea descabellada para sus competidores y le auguraban el fracaso. Claramente no fue así, y a través de las apuestas al destino y del ensayo y error, Ford hizo un descubrimiento importante para el mercado liberal y es que tienes que crear un mercado para tus propios productos a como de lugar.

Esta idea fue pulida y perfeccionada posteriormente gracias al marketing, esa ciencia social cuyo principio literalmente viene siendo "lograr venderle lo que sea, aunque sea innecesario, a tu público", y es sobre este principio que el neoliberalismo despunta hasta convertirse en el monstruo que conocemos en nuestros días.

¿Cómo es que el neoliberalismo convierte a la Individualidad en la joya de su corona?

[pie de imagen]> Milton Friedman y los Chicago Boys

El neoliberalismo viene siendo la revisión del capitalismo y liberalismo. Sus teóricos y diseñadores saben bien lo que Ford había descubierto por casualidad, y es que cualquier producto encontrará mercado si sabes como venderlo. Milton Friedman fue uno de estos teóricos, y estuvo encargado de asesorar a los Chicago Boys, un pequeño grupo de chilenos estudiando economía en EEUU, en la instauración del modelo neoliberal en Chile durante la dictadura militar de Pinochet. En 1946 escribe unos libros titulados "Capitalismo y libertad", "Libertad de elegir", "La tiranía del estatus quo". Su idea principal era que el mercado sabrá regularse, el mercado sabe lo que pide y hay que proveérselo con la menor regulación estatal posible pues apela a la inteligencia colectiva, si no fuera beneficioso el mercado no lo exigiría, diría Friedman.

[inicio de cita]>

El mercado es, de hecho, el medio más eficiente de que disponemos para la asignación de recursos, para fomentar la selección, diversidad y bienestar, y para asegurar la libertad.

El mercado garantiza también la libertad, porque suprime discriminaciones por razón de raza, lengua, religión, ideas políticas, etc. Y es una garantía de libertad política, porque permite a cada uno mantener sus ideas.

Friedman sostiene que la libertad económica es una parte, y parte importante, de la libertad personal y política.

[fin de cita // referencia de cita]> El pensamiento económico de Milton Friedman. Documento de Investigación por Antonio Argadoña

Para contextualizar un poco aquello de la "libertad" que tanto se menciona, contrastemos dicho concepto en diferentes tiempos y contextos del mundo: para una persona egipcia o una romana así como para muchas civilizaciones antiguas, libertad implicaba que su pueblo conservara sus propias tradiciones locales y su cohesión cultural colectiva, mientras que para una individualidad moderna como la de estados unidos de norteamérica, la libertad significa, además de que su país no esté invadido por alguna otra nación, que a cada persona, en lo individual, le gustan Los Beatles y no Los Rolling Stones, o que se bañan con Pantene y no con Nivea, que prefieren un Ford a un Nissan; en general la libertad del modelo neoliberal se enfoca en la pregunta ¿qué cosas consumo que me hacen único?

El neoliberalismo necesita mover dinero, simplemente no puede detenerse, y es en este sentido que los estudios psicológicos, tecnológicos, filosóficos, sociológicos, económicos, entre muchas otras ciencias y disciplinas, cuando están al servicio del neoliberalismo, se han enfocado en pavimentarle el camino a esta escuela político-económico. Entre los descubrimientos prácticos─que siguen vigentes─más interesantes de estos estudios realizados durante el siglo XX está el perfeccionamiento del dogma de la individualidad.

Esto anterior es algo bien estudiado─y bien comprobado─en la modernidad por personajes como Edward Bernays, padre del marketing, y consiste en convencer a una sociedad, a través de un sentido común fabricado cuidadosamente, del hecho de que está conformada no por entidades sociales inter-dependientes, sino por individualidades absolutamente libres y que el hecho de cultivar esta "independencia" absoluta es lo que más valor les da como personas y más beneficios les crea en sus vidas particulares; este sentido común generalizado del "libre albedrío" forjado a través de la «mano invisible», que representa las estrategias de manipulación de la opinión pública por el Estado neoliberal, permite un control profundo de la sociedad en la que se aplica: divide y con-vencerás.

La crisis del individuo depredador

[pie de imagen]> Joseph Stiglitz - Wikimedia
[inicio de cita]>

Hay una desilusión real con los mercados. Por cómo se comportan las corporaciones: la industria farmacéutica y la crisis de los opioides, la industria alimentaria y la crisis de diabetes infantil, los bancos y la crisis financiera. Y que el capitalismo no haya funcionado para una gran franja de la sociedad, que la esperanza de vida en EEUU haya bajado, aumenta la desilusión. La idea de que el mercado es el rey ya no es verdad, sobre todo entre los jóvenes. Buscan otra forma de economía.

[fin de cita // referencia de cita]> Joseph Stiglitz

La vorágine de la escalante individualización le ha traído al Mundo la crisis de lo hiper-subjetivo: las identidades étnicas se disuelven y con ellas la cultura, y con estos lazos culturales agonizantes los límites éticos y morales se difuminan a un grado alarmante. Y su efecto catastrófico se ve potenciado por el neoliberalismo, pues las individualidades sin arraigos culturales equiparan la libertad con una combinación de libertinaje e ignorancia. Si la cultura es absolutamente subjetiva ¿para qué aprender algo del pasado? si bien se puede vivir en excesos atrapadæs en el presente inmediato, ¿por qué preocuparse por læs semejantes? si mi beneficio personal basta, ¿por qué respetar colectividades pasadas de moda? si empujar mis creencias totalmente subjetivas, de gratificación inmediata debería ser lo único válido; a esto se le llama "infantilización de la sociedad", pues la hiper-subjetividad sumerge a la individualidad en un estado de berrinche perpetuo similar al de una infancia mimada y sobreprotegida. Cabe mencionar que el orden neoliberal, por su naturaleza hiper-complaciente con el mercado y sin la regulación externa de ningún otro aparato (como podría ser alguna institución de salud), tiene que hacer todo lo que el mercado infantilizado solicite, por más insalubre, irresponsable y estúpido que parezca.

[pie de imagen]> El filósofo Byung-Chul Han habla mucho sobre el proceso de ultra-individualización, el neoliberalismo y la decadencia social asociada a esos fenómenos.
[inicio de cita]>

Quien fracasa en la sociedad neoliberal del rendimiento se hace a sí mismo responsable y se avergüenza, en lugar de poner en duda a la sociedad o al sistema. En esto consiste la especial inteligencia del régimen neoliberal. […] En el régimen neoliberal de la autoexplotación uno dirige la agresión hacia sí mismo. Esta autoagresividad no convierte al explotado en revolucionario, sino en depresivo.

[fin de cita // referencia de cita]> Byung-Chul Han

La postura radical del neoliberalismo en cuanto a la administración del mercado ha costado muy caro al planeta entero. La confianza ciega de que el mercado "sabrá regularse en cuanto a qué productos solicitar y consumir" resultó no solo un fracaso sino una crisis, crisis de violencia, de salud, de recursos naturales; un mercado que no tiene una fuerte inversión por parte del Estado en temas de educación simplemente está destinada a solicitar productos basura y en proporciones absurdas, y el mercado simplemente no puede acatar estas demandas (como el neoliberalismo pregonaba) sino que debe auto-limitarse y detener la oferta, o bien el Estado debe interceder, como dice Stiglitz, y detener la oferta y asegurarse de garantizarle educación a su pueblo para que la demanda vire hacia caminos más saludables. El individualismo sin conocimiento es una ecuación de autodestrucción de la especie humana.

[inicio de cita]>

Stiglitz plantea la necesidad de volver a un capitalismo de prosperidad compartida en el que la política controle la economía y se asuma que la educación y, así, la creatividad y productividad de los ciudadanos, son la base de la riqueza de un país.

[fin de cita // referencia de cita]> En una entrevista para La Vanguardia sobre su nuevo libro "Capitalismo progresista. La respuesta a la era del malestar"

Quizás estamos presenciando la última intención del neoliberalismo rapaz por “montar la ola” de las circunstancias, su canto de cisne, antes de colapsar por completo con todo y su mejor campeón que por unos siglos fue el «Individuo», hundiendo a una gran parte de la humanidad consigo si no nos preparamos para soltar un poco este Individualismo infantilizado y sobreprotegido.

Cerrar vista de Texto Simple

El individualismo, resultado del cristianismo y de la Ilustración

ciencia cultura

Responsable de nota:
abril 8, 2020 | Sección: ciencia cultura | Artículos sobre: datos sobre la psique humana tanto en lo individual-orgánico como en lo social, temas sobre las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Es bajo el concepto del Renacimiento y la Ilustración, que nace─para el pensamiento occidental─el concepto y práctica de «la individualidad» como dogma. ¿A qué me refiero con esto? ¿qué antes del Renacimiento la humanidad era una especie de mancha voraz con miles de ojos y brazos y pies pero sin cerebros separados por individualidades? La respuesta es curiosa: no, no se trataba de una masa de miles de ojos y manos, pero de alguna manera sí lo era.

Es necesario hablar sobre un hecho que no resalta tanto como debería en la Educación mexicana. Es un hecho muy fácil de analizar, sabiendo en donde buscar. Este hecho es que la Educación tercermundista, no solo en México sino en cualquier país colonizado, está diseñada para generar mano de obra, gente programada para apilar los bloques previamente diseñados por intelectuales de las potencias mundiales; esto anterior aplica tanto de manera figurada como literal, pues estos bloques no siempre son físicamente palpables como en el sentido de partes de autos o electrónicos, también pueden ser intelectuales, como en el sentido de modelos económicos, modelos políticos, discursos que funcionan como bloques de construcción de sistemas sociales.

A una Corona colonizadora o Potencia mundial nunca le convendrá que las personas que pertenecen a alguna de sus colonias reflexionen, o que cuestionen las bases ya construidas justamente para perpetuar las relaciones de poder, de lo contrario la gente sojuzgada podría percatarse de su propia condición y rebelarse o exigir algún tipo de independencia o autodeterminación. Esto anterior jamás le convendrá a quien necesita mantener el poder y son capaces de gastar muchos recursos de todo tipo con tal de perpetuarse en la cúspide de la cadena alimentaria política.

Necesitas saber esto

Sin más introducción, el tema principal del que vengo a hablar se desprende de las dinámicas de perpetuación del poder, y es el de la “individualidad”. No hablo del rasgo natural que se expresa espontáneamente en el ser humano, sino de un mecanismo artificial, estudiado, desarrollado y diseñado para el control social.


Pensémoslo como la sexualidad. La sexualidad es un rasgo natural de los seres vivos, incluyendo al ser humano, pero incluso los rasgos naturales pueden ser diseñados y modificados políticamente como sistemas de control, y justamente la sexualidad también ha sido uno de estos procesos naturales que con ayuda de la «ingeniería social» (incluso antes de que se acuñara ese término) han convertido en un aparato de control.

La individualidad se presenta como un parteaguas para la humanidad y el Mundo entero. A pesar de esto, no ha recibido la atención y visibilización necesaria─solamente en el muy reducido ámbito de lo académico, e incluso ahí tampoco es un tema popular─para poder así convertirlo en un tema mucho más familiar para el ancho de la población.

Si ya te preguntaste ¿qué más hay que saber sobre la individualidad, qué no es muy claro ya el concepto? entonces es justo a lo que me refiero; la individualidad es un fenómeno demasiado extenso y con implicaciones muy profundas, es más extraño de lo que parecería a simple vista, echa raíces que tocan muchos ámbitos de la Historia humana y que va más allá de los gustos personales, las preferencias o la personalidad; es justo esa es la parte que no se han enfocado en señalar lo suficiente, a pesar de haber revolucionado en algún momento la Realidad misma.

El Padre Thomas Hopko, sacerdote de la Iglesia Ortodoxa de América, una vez dijo lo siguiente:

Los cristianos ortodoxos se oponen radicalmente al individualismo. El individuo no existe. Somos personas en comunión con otras personas, nos guste o no. Y el verdadero problema es: ¿con qué personas vamos a estar en comunión? […] ¿Con quién vamos a compartir la vida? […] Los ortodoxos decimos [que] lo compartimos con los santos, […] los profetas, los apóstoles, el pueblo santo. La iglesia es una comunión, […] porque fuimos creados para la santa comunión con Dios y entre nosotros.

¿Cuándo y dónde aparece La Individualidad?

la Diosa de la Razón

El punto de vista que sugiero es que la conciencia moderna ha sido forjada como unidad personal para millones de seres humanos, al mismo tiempo por el cristianismo y el pensamiento ilustrado. No sé si ha sido obra de la astucia de la razón o de la fuerza de las circunstancias, pero lo que veo en general son individuos en los que, con mayor o menor grado de consciencia, se mezclan educación cristiana y educación ilustrada, dando vida a ese organismo que denominamos laicismo, a esa identidad que denominamos laica. Términos a los que hay que restituir el significado originario de una fe en los límites de la razón, de la razón difundida entre el pueblo, del sentido común que, como decía Descartes, está tan repartido que todos los hombres creen haberlo recibido como dote.

Claudio Martelli, político italiano.

Esta cita anterior hace referencia del cambio de paradigma que sufrió la humanidad a raíz de la creación de eso que hoy concebimos tan natural bajo el nombre de “individualidad”; la cual Martelli se pregunta si es obra de «astucia de la razón» o bien por la «fuerza de las circunstancias»).

La Ilustración está dentro de la milenaria evolución del cristianismo y no es ajena a éste, ni a sus mutables relaciones con el poder, consigo mismo, con la sociedad, con las costumbres y con las ciencias.

Al igual que la Reforma protestante, la Ilustración se remite al cristiano individual contra la Iglesia católica y las sectas reformadas. A diferencia de la Reforma, no predica un cristianismo puro contra otro impuro, sino un cristianismo universal fundado en el sentido común. La Ilustración —Reforma aplazada— acelera y disloca la racionalización del cristianismo, laiciza y seculariza el mensaje cristiano, pero sólo hasta el límite del teísmo. El blanco de los ilustrados es la ignorancia.

La Ilustración no es una ruptura con el ethos cristiano: es una tentativa de purificarlo del absurdo y del fanatismo.

Claudio Martelli

Recordemos las clases de Historia: Rousseau, Newton, Descartes, Hobbes, Locke, Voltaire, incluso Galileo Galilei así como otros autores─como dice atinadamente Martelli─eran «aunque de modo crítico y desencantado» cristianos finalmente; heterodoxos, ecuménicos, tolerantes pero cristianos; bueno, Voltaire sí se sale un poco del molde pero es un hecho que practicaba la tolerancia, la libertad de culto, él mismo era francmasón estudioso de la Cábala hebreo y definitivamente sostenía cierta fé espiritual a través de la razón, por lo cual lo llaman «deísta».

Es esto a lo que nos referimos con que el Renacimiento y la Ilustración son la «evolución de la doctrina cristiana, o mejor dicho católica, y no le son ajenos a esta».

La conciencia laica y sus declinaciones —el respeto a los demás, la inviolabilidad de los derechos de la persona, la libertad de la ciencia, la sufrida aceptación del pluralismo religioso y político, de la democracia política y del mercado económico—, todo ello nace dentro y no fuera del cristianismo, dentro y no fuera de la historia del Dios de Occidente.

Claudio Martelli

Ahora, la visión de Martelli suena un poco obtusa en este sentido, pero no del todo equivocada pues el cristianismo era una forma de vida que permeaba fuertemente en todo ámbito por aquellos tiempos, y muchas visiones incluso rebeldes al cristianismo de la época emanaron de esta, partieron así de ella pero sin diferenciarse por completo de la misma. Similar a como ocurre con la escuela del «estructuralismo», en donde todo aquello que emanó posteriormente, influenciado de cierta manera por dicha escuela, le llaman «post-esctructuralismo», de esa manera aquello que emanó del cristianismo en aquella época renacentista cargaba cierta herencia de la misma, como si se tratara de un post-cristianismo.

Es bajo este contexto post-cristiano del Renacimiento y la Ilustración, que nace─para el pensamiento occidental─el concepto y práctica de «la individualidad» como paradigma. ¿A qué me refiero con esto? ¿qué antes del Renacimiento la humanidad era una especie de mancha voraz con miles de ojos y brazos y pies pero sin cerebros separados por individualidades? La respuesta es curiosa: no, no se trataba de una masa de miles de ojos y manos, pero de alguna manera sí lo era.

Permítanme abundar más en lo anterior: En la Prehistoria, al contrario de lo que pudiera pensarse, la identidad comienza no con la individualidad sino con el grupo, el clan, la tribu (no con la familia, la familia de hecho es un constructo social posterior al clan o la manada); los gustos personales no brillaban por el hecho de “ser originales”, sino que eran valiosos por el hecho de mantener la cohesión de las tradiciones que daban identidad al grupo completo como parte de una etnia, obviamente en esos tiempos no se lo explicaban bajo un término como “origen étnico” sino que simplemente tenían conciencia sobre un “nosotræs” en contraposición a un “ellæs” con quienes o bien lograban alianzas o bien hacían la guerra. Incluso Heródoto, el historiador griego, lo menciona así en uno de sus escritos:

Si a alguien, sin importar quién, se le diera la oportunidad de elegir entre todas las naciones del mundo el conjunto de creencias que creyera mejor, inevitablemente, después de considerar cuidadosamente sus méritos relativos, elegiría el de su propio país. Todos, sin excepción, creen que sus propias costumbres nativas y la religión en la que se crió son las mejores; y siendo así, es poco probable que alguien que no sea un loco se burle de tales cosas. Existe abundante evidencia de que este es el sentimiento universal sobre las antiguas costumbres del país de uno.

Heródoto – Historias

Posteriormente, en la edad antigua de la Historia, comenzaron a notarse más ciertas identidades relacionadas a los cargos social-políticos, pero una vez más, el individuo y su libre albedrío no brillaba ni valía por su originalidad y el hecho de ser especial y único, al contrario, las mitologías, que eran las creencias nucleares de los pueblos en aquellos tiempos nos delatan mucho sobre su estilo de vida: la humanidad le pertenecía a las energías que denominaban como todopoderosas (ahora les clasificamos homogéneamente, por simplicidad aunque pecando de reduccionismo, como Deidades, Diosas o Dioses) que ya fuera en Egipto, Mesopotamia, Grecia, o Mesoamérica, por poner solo algunos ejemplos, tenían un papel que cumplir bajo las órdenes de estas Deidades, destinos escritos y niveles sociales que respetar ante todo para poder mantener un orden cósmico que pudiera así proveer a su pueblo, es decir a su identidad colectiva: a esto me refería con que no eran literalmente una masa con cientos de ojos, pero mentalmente sí lo eran puesto que cada quién cumplía un rol muy estricto dentro del nivel religioso-social que le había tocado y de esta manera se daba un Orden Divino al Mundo, cosa que resultaba impensable cuestionar por medio de─por ejemplo─un “libre albedrío individualista” en donde la potencia de las Deidades no se manifestara ordenándole y colocándole en el lugar donde le tocaba en esta vida desempeñar el Gran Plan.

La organización política se estructuraba en polis o ciudades-estado: para los griegos, la sociedad era una consecuencia necesaria de la naturaleza humana. En este contexto, las teorías políticas de Platón y Aristóteles hicieron un gran hincapié en el concepto de bien común.

Para Platón, agrupados los hombres en sociedad, esta se configura en la polis, cuyo bien común se sobrepone al bien particular de los individuos que lo componen. Aristóteles también consideraba que el hombre era un ser social y que no podía realizarse fuera de la familia y la sociedad, por lo que también subordinaba el bien individual al bien común

Wikipedia – Derechos humanos

Esta anterior es la razón por la que Sócrates bebe la cicuta sin ningún rencor hacia su polis, Atenas, puesto que la ciudad le había dicho que era un corruptor de la juventud, a lo que él nunca negó su culpabilidad y le dijo a sus alumnos (alumnos con «O» porque todos eran hombres) que él estaba dispuesto a morir para no afectar el orden de lo colectivo, el Estado romano, la única identidad valiosa en aquellos tiempos. Cabe mencionar que tanto la población griega como la romana (es bien sabido que el pueblo romano eran fervientes seguidoræs de todo aquello que sonara a conocimiento griego clásico) eran ciudadanæs antes que individuæs, es decir, colectivo antes que partes separadas.

El estoicismo es una escuela filosófica fundada por Zenón de Citio en el 301 a. C. Su doctrina filosófica estaba basada en el dominio y control de los hechos, cosas y pasiones que perturban la vida, valiéndose de la valentía y la razón del carácter personal. Su objetivo era alcanzar la felicidad y la sabiduría prescindiendo de los bienes materiales.

WikipediaEstoicismo

De hecho, el cristianismo parece empatar mucho con los principios morales del estoicismo: dominio sobre las pasiones y el alejamiento de lo material.

Ya en la decadencia de la cultura griega, conquistada la Hélade por Roma, se extendieron filosofías que ponían el acento en la búsqueda de la felicidad individual: entre ellos, el epicureísmo y el estoicismo.

Wikipedia – Derechos humanos
representación de Cristo del cristianismo primitivo, nunca se le representaba en la cruz. La representación crucificada surge a partir del catolicismo, religión inventada por Constantino el Grande.

El Zeitgeist (espíritu de los tiempos) de la época comienza a virar hacia una visión más personal, en donde las ciudades-estado, los grandes imperios, y en general el orden tal como se conocía hasta entonces comienza a tambalearse. Este quiebre de la identidad cultural, el desmembramiento de la cohesión social, siembra en las personas la semilla de la introspección personal, la cual se refleja en escuelas como el estoicismo, o en la idea del libre albedrío cristiano, en donde el ahora único Dios todopoderoso dividido en la trinidad de Cristo, Dios Padre y Espíritu Santo, deposita en cada persona la responsabilidad de decidir por sí misma el buscar la gracia divina, expiar sus pecados y regresar a ser uno con Dios.

Esta semilla encontrará su tiempo de gestación durante la Edad Media, en donde una vez más, incontables guerras entre feudos, plagas, cambios climáticos, migraciones, invasiones y el dominio del catolicismo terminan por eclosionar en el pensamiento Renacentista y de la Ilustración que traen consigo la modernidad, y con ella posteriormente vendrá la Revolución Industrial la cual termina por solidificar, por cuestiones políticas y mercantiles, la idea de una individualidad única con necesidades específicas. Esta individualidad juega una parte clave de un sistema liberal, capitalista y democrático, en donde actúa de ambas maneras: tanto de mercado-demanda, como también de mercado-oferta. El binomio emprendedores-clientes.

Dicha doctrina individualista fue un descubrimiento que aparece casi por casualidad durante la Revolución Industrial y que resultó de mucha utilidad para los emprendedores, que sin las regulaciones del gobierno─gracias al liberalismo y capitalismo─se dedicaban a emplear mujeres e infancias (que según la estadística conformaban un 75% de los primeros trabajadores de la Revolución Industrial) al pormayor para sus fábricas o minas para elevar sus ganancias. El despoblamiento del campo y la saturación de las ciudades y las fábricas había atomizado a las familias, en donde todas las personas que les conformaban tenían que trabajar jornadas extensas por lo que el tiempo de convivencia familiar era mínimo.

La segunda mitad del siglo XVIII vivió este florecimiento económico y social del individualismo a punta de crisis. Para 1830 la economía capitalista había superado la crisis, las ganancias entre la clase obrera habían incrementado tanto que nació la “clase media”; la contienda política electoral en Inglaterra se divide entre liberales citadinos─cuyo principio rector es el racionalismo y el individualismo─y conservadores terratenientes del campo; finalmente vemos como el movimiento estético de moda en el momento fue el Romanticismo, que exaltaba la libertad, el individualismo y las emociones.

Como el mismo Henry Ford confirmó a través de la práctica ya en 1914, lo productos necesitan quien los compre, es por esto que como él mismo relata en el libro Today and Tomorrow publicado en 1926:

El propietario, los empleados y el público comprador son todos uno y el mismo, y a menos que una industria pueda administrarse a sí misma de tal manera que mantenga altos los salarios y bajos los precios, se destruye a sí misma, porque de lo contrario limita el número de sus clientes. Los propios empleados deben ser los mejores clientes de uno mismo.

Henry Ford

En aquel tiempo Ford fue tomado como un loco, su iniciativa de incrementar cada vez más el salario mínimo de sus empleados para que estos pudieran comprarse autos Ford era visto como una idea descabellada para sus competidores y le auguraban el fracaso. Claramente no fue así, y a través de las apuestas al destino y del ensayo y error, Ford hizo un descubrimiento importante para el mercado liberal y es que tienes que crear un mercado para tus propios productos a como de lugar.

Esta idea fue pulida y perfeccionada posteriormente gracias al marketing, esa ciencia social cuyo principio literalmente viene siendo “lograr venderle lo que sea, aunque sea innecesario, a tu público”, y es sobre este principio que el neoliberalismo despunta hasta convertirse en el monstruo que conocemos en nuestros días.

¿Cómo es que el neoliberalismo convierte a la Individualidad en la joya de su corona?

Milton Friedman y los Chicago Boys

El neoliberalismo viene siendo la revisión del capitalismo y liberalismo. Sus teóricos y diseñadores saben bien lo que Ford había descubierto por casualidad, y es que cualquier producto encontrará mercado si sabes como venderlo. Milton Friedman fue uno de estos teóricos, y estuvo encargado de asesorar a los Chicago Boys, un pequeño grupo de chilenos estudiando economía en EEUU, en la instauración del modelo neoliberal en Chile durante la dictadura militar de Pinochet. En 1946 escribe unos libros titulados “Capitalismo y libertad”, “Libertad de elegir”, “La tiranía del estatus quo”. Su idea principal era que el mercado sabrá regularse, el mercado sabe lo que pide y hay que proveérselo con la menor regulación estatal posible pues apela a la inteligencia colectiva, si no fuera beneficioso el mercado no lo exigiría, diría Friedman.

El mercado es, de hecho, el medio más eficiente de que disponemos para la asignación de recursos, para fomentar la selección, diversidad y bienestar, y para asegurar la libertad.

El mercado garantiza también la libertad, porque suprime discriminaciones por razón de raza, lengua, religión, ideas políticas, etc. Y es una garantía de libertad política, porque permite a cada uno mantener sus ideas.

Friedman sostiene que la libertad económica es una parte, y parte importante, de la libertad personal y política.

El pensamiento económico de Milton Friedman. Documento de Investigación por Antonio Argadoña

Para contextualizar un poco aquello de la “libertad” que tanto se menciona, contrastemos dicho concepto en diferentes tiempos y contextos del mundo: para una persona egipcia o una romana así como para muchas civilizaciones antiguas, libertad implicaba que su pueblo conservara sus propias tradiciones locales y su cohesión cultural colectiva, mientras que para una individualidad moderna como la de estados unidos de norteamérica, la libertad significa, además de que su país no esté invadido por alguna otra nación, que a cada persona, en lo individual, le gustan Los Beatles y no Los Rolling Stones, o que se bañan con Pantene y no con Nivea, que prefieren un Ford a un Nissan; en general la libertad del modelo neoliberal se enfoca en la pregunta ¿qué cosas consumo que me hacen único?

El neoliberalismo necesita mover dinero, simplemente no puede detenerse, y es en este sentido que los estudios psicológicos, tecnológicos, filosóficos, sociológicos, económicos, entre muchas otras ciencias y disciplinas, cuando están al servicio del neoliberalismo, se han enfocado en pavimentarle el camino a esta escuela político-económico. Entre los descubrimientos prácticos─que siguen vigentes─más interesantes de estos estudios realizados durante el siglo XX está el perfeccionamiento del dogma de la individualidad.

Esto anterior es algo bien estudiado─y bien comprobado─en la modernidad por personajes como Edward Bernays, padre del marketing, y consiste en convencer a una sociedad, a través de un sentido común fabricado cuidadosamente, del hecho de que está conformada no por entidades sociales inter-dependientes, sino por individualidades absolutamente libres y que el hecho de cultivar esta “independencia” absoluta es lo que más valor les da como personas y más beneficios les crea en sus vidas particulares; este sentido común generalizado del “libre albedrío” forjado a través de la «mano invisible», que representa las estrategias de manipulación de la opinión pública por el Estado neoliberal, permite un control profundo de la sociedad en la que se aplica: divide y con-vencerás.

La crisis del individuo depredador

Joseph Stiglitz – Wikimedia

Hay una desilusión real con los mercados. Por cómo se comportan las corporaciones: la industria farmacéutica y la crisis de los opioides, la industria alimentaria y la crisis de diabetes infantil, los bancos y la crisis financiera. Y que el capitalismo no haya funcionado para una gran franja de la sociedad, que la esperanza de vida en EEUU haya bajado, aumenta la desilusión. La idea de que el mercado es el rey ya no es verdad, sobre todo entre los jóvenes. Buscan otra forma de economía.

Joseph Stiglitz

La vorágine de la escalante individualización le ha traído al Mundo la crisis de lo hiper-subjetivo: las identidades étnicas se disuelven y con ellas la cultura, y con estos lazos culturales agonizantes los límites éticos y morales se difuminan a un grado alarmante. Y su efecto catastrófico se ve potenciado por el neoliberalismo, pues las individualidades sin arraigos culturales equiparan la libertad con una combinación de libertinaje e ignorancia. Si la cultura es absolutamente subjetiva ¿para qué aprender algo del pasado? si bien se puede vivir en excesos atrapadæs en el presente inmediato, ¿por qué preocuparse por læs semejantes? si mi beneficio personal basta, ¿por qué respetar colectividades pasadas de moda? si empujar mis creencias totalmente subjetivas, de gratificación inmediata debería ser lo único válido; a esto se le llama “infantilización de la sociedad”, pues la hiper-subjetividad sumerge a la individualidad en un estado de berrinche perpetuo similar al de una infancia mimada y sobreprotegida. Cabe mencionar que el orden neoliberal, por su naturaleza hiper-complaciente con el mercado y sin la regulación externa de ningún otro aparato (como podría ser alguna institución de salud), tiene que hacer todo lo que el mercado infantilizado solicite, por más insalubre, irresponsable y estúpido que parezca.

El filósofo Byung-Chul Han habla mucho sobre el proceso de ultra-individualización, el neoliberalismo y la decadencia social asociada a esos fenómenos.

Quien fracasa en la sociedad neoliberal del rendimiento se hace a sí mismo responsable y se avergüenza, en lugar de poner en duda a la sociedad o al sistema. En esto consiste la especial inteligencia del régimen neoliberal. […] En el régimen neoliberal de la autoexplotación uno dirige la agresión hacia sí mismo. Esta autoagresividad no convierte al explotado en revolucionario, sino en depresivo.

Byung-Chul Han

La postura radical del neoliberalismo en cuanto a la administración del mercado ha costado muy caro al planeta entero. La confianza ciega de que el mercado “sabrá regularse en cuanto a qué productos solicitar y consumir” resultó no solo un fracaso sino una crisis, crisis de violencia, de salud, de recursos naturales; un mercado que no tiene una fuerte inversión por parte del Estado en temas de educación simplemente está destinada a solicitar productos basura y en proporciones absurdas, y el mercado simplemente no puede acatar estas demandas (como el neoliberalismo pregonaba) sino que debe auto-limitarse y detener la oferta, o bien el Estado debe interceder, como dice Stiglitz, y detener la oferta y asegurarse de garantizarle educación a su pueblo para que la demanda vire hacia caminos más saludables. El individualismo sin conocimiento es una ecuación de autodestrucción de la especie humana.

Stiglitz plantea la necesidad de volver a un capitalismo de prosperidad compartida en el que la política controle la economía y se asuma que la educación y, así, la creatividad y productividad de los ciudadanos, son la base de la riqueza de un país.

En una entrevista para La Vanguardia sobre su nuevo libro “Capitalismo progresista. La respuesta a la era del malestar”

Quizás estamos presenciando la última intención del neoliberalismo rapaz por “montar la ola” de las circunstancias, su canto de cisne, antes de colapsar por completo con todo y su mejor campeón que por unos siglos fue el «Individuo», hundiendo a una gran parte de la humanidad consigo si no nos preparamos para soltar un poco este Individualismo infantilizado y sobreprotegido.

HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Puedes realizar un donativo aquí
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada: individuo, origen del individuo, origen del individualismo, sociedad o individuo, multiculturalidad, cultura, sentido común, gustos y necesidades, chicago boys, tradiciones, usos y costumbres, naciones, consumismo, neoliberalismo, capitalismo, Joseph Stiglitz

HISTORIAS RELACIONADAS

El peligro de universalizar valores morales

cultura destacado

Responsable de nota:
abril 22, 2020 | Sección: cultura destacado | Artículos sobre: temas sobre las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

El peligro de universalizar valores morales

Lo universalizable no es posible: ¿universal ante quién? ¿ante el sentido común, ante una élite, ante las instituciones? y entonces, ¿dónde quedaría la libertad de disención? el hecho es que no la habría, no había libertad ni derecho de disención, sino un retorno a la herejía y la cacería de herejes, y es aquí donde la delgada línea delata el paso al absolutismo, el fascismo y la tiranía.

Los agroquímicos y la desaparición de abejas en comunidades Totonacas

cultura

Responsable de nota:
julio 24, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisión de temáticas sobre el gran arte de cultivar la tierra, temas sobre las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Los agroquímicos y la desaparición de abejas en comunidades Totonacas

El siguiente documental muestra a grandes rasgos la problema que se vive en estas zonas. Es necesario generar conciencia y apoyar tanto a las comunidades como a las abejas.

El transfeminismo ha abierto una grieta en la pared que separaba al feminismo del Mundo, y se desborda peligrosamente

cultura

Responsable de nota:
agosto 12, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: temáticas que invitan a la reflexión sobre todo aquello que atañe al erotismo, la sexualidad, y el género, temas sobre las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

El transfeminismo ha abierto una grieta en la pared que separaba al feminismo del Mundo, y se desborda peligrosamente

¿Se estará exagerando al decir que el transfeminismo va por conquistar “todo el planeta”? me encantaría estar exagerando, pero no: la coyuntura farma-queer-trans-feministaliberal está echando la casa por la ventana con tal de lograr una supremacía y representatividad político-legal en cada país del mundo ¿suena a conspiración? quizás

El arte convertido en un producto del mercado del entretenimiento

cultura

Responsable de nota:
julio 27, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: estudio, comparación, revisión y análisis de la Historia humana, temas sobre las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

El arte convertido en un producto del mercado del entretenimiento

En restrospectiva histórica las actividades del deleite deben encontrar su nicho en las labores de la vida diaria, fusionando de nuevo los oficios con lo estético, sin convertir a uno como el lujo resultante de lo otro.

¡Haz que otras personas se enteren!

Comparte esta historia:

Síguenos en nuestras redes: