Cerrar vista de Texto Simple

Sacerdotisas, cortesanæs, meretrices y prostitución en la Historia

El termino prostitución deriva del latín prostituere que significa "exhibir para la venta". Como se puede notar por la naturaleza de la palabra, esta define muy particularmente al oficio libre o bien a la actividad forzada por esclavización de servicios sexuales. Esto no siempre fue así, y aquí haremos una revisión general de varias culturas en donde las actividades sexuales han tenido diferentes formas así como reelevancias en cuanto a lo social e incluso espiritual.

Oriente próximo

Particularmente en Uruk, ciudad en donde se había heredado, de las prácticas prehistóricas del neolítico, un culto muy específico a Innana, diosa de la fertilidad y la guerra, aunque esto era una creencia generalizada en la mesopotamia sureña de esos tiempos denominada Sumer, por ahi del año 3000 a.C.7

[pie de imagen]> Innana
[inicio de cita]>

Las bodas del cielo y la tierra son la primera hierogamia [uniones sagradas]; los dioses se apresurarán a repetirla y los hombres a su vez la imitarán con la misma gravedad sagrada con que imitan todo gesto cumplido en la aurora de los tiempos.

[fin de cita // referencia de cita]> ELIADE, M. (1972). Tratado de la Historia de las Religiones

Innana al ser la protectora de la fertilidad y siendo un personaje/energía clave tanto en el neolítico prehistórico de esa zona, como en la Historia propiamente dicha también de la zona, generaba un ambiente de permisividad cultural con respecto a la sexualidad. La sexualidad entonces -como relata Foucault al inicio de uno de sus libros sobre la sexualidad- no era un discurso sucio y oculto limitado a la alcoba de læs mayores del hogar, sino un hilo que atravesaba todas las prácticas humanas, como decir que ahora el discurso de la «democracia» atraviesa incluso a la hora de elegir los ingredientes de una pizza para una reunión o el sabor de agua que se ha de compartir, de esa manera tan natural, la sexualidad cumplía parte nuclear de la conducta, el pensamiento y las prácticas colectivas de aquel entonces.

Es justamente el trabajo del retorno parcial a esta realidad sexuada la cual se le aplaude tanto a Sigmund Freud, claro que después de haber sido reprobado por toda la comunidad de su época dada la naturaleza de su contexto histórico. Freud asegura que la sexualidad y el erotismo no es una especie de sensación que se descubre con la mayoría de edad, sino que viene siendo una pulsión inconciente (existen varias traducciones del término trieb que utilizaba Freud; en castellano, algunæs le llamaron "instinto", mientras que otras le llamaron "pulsione") que genera una búsqueda de satisfacción desde el nacimiento, por lo cual les llamaba "preversæs polimorfæs" a læs infantes, dado que tenían varias maneras tanto de sentir estas energías libidinales así como de solicitar su satisfacción. Obviamente, al no requerirles el cuerpo alguna necesidad de reproducción a temprana edad, la energía libidinal se concentra en otras zonas y otras necesidades, pero siendo un hecho real el que nacemos como seres sexuales. Se podrá rebatir o renegar de cualquier otro fragmento del constructo teórico de Freud, pero no así sobre lo que concierne a la existencia del inconciente y la sexualidad infantil.

Se sabe, por evidencia arqueológica, que el Sumer gozó de una equidad de género bastante amplia. La mujer podía ocupar cargos importantes dentro de lo político, religioso y social al igual que el hombre, excepto en la parte militar. Es así que encontramos las figuras de diferentes representantes sociales importantes así como de oficios regulares, es decir que no se encontraban en la ilegalidad, cuyas funciones eran atravesadas por el discurso de la fertilidad-sexualidad. Los templos de Innana eran gestionados por las mismas sacerdotisas de alto nivel.

En la Epopeya de Gilgamesh, un escrito que si bien fue encontrado en una tablilla escrita ya en Akkadio (bastante posterior a la era sumeria de Mesopotamia), se hace referencia a historias de la antigua ciudad de Uruk, y también hace clara referencia a las sacerdotisas del tempo de Innana y su función con respecto a los placeres de la carne y el espíritu.

Entre las posiciones socio-religioso-políticas del Sumer destacan las altas sacerdotisas que solamente tenían sexo ritual con los reyes durante las fiestas de primavera y otoño fungiendo como canal de la misma diosa Innana para otorgarle poder al soberano; fuera de este cargo existían también algunas de las hijas de la clase gobernante quienes servían a Innana en sus templos, algunas mujeres libres que tomaban la decisión de integrarse al templo ya sea por gusto o bien porque de tratarse de una mujer pobre ella podía mejorar tanto su estatus social como su situación de vida al trabajar en el tempo, por otro las, existían también las mujeres esclavas que servían en el templo, obligadas al servicio sexual el cual generaba recursos para el templo, y finalmente existía el sexo como oficio, tanto por mujeres libres que recorrían las ciudades ofreciendo el servicio de acompañamiento sexual como también mujeres esclavas de tabernas que debían ofrecer sus servicios sexuales para generar dinero para el negocio que les esclavizara.

Existía también la figura del hombre travestido de mujer, que no era visto negativamente sino con cierto tinte de humor, pues la homosexualidad no era algo explícitamente condenado.

Posterior al primer periodo del Sumer viene la conquista de Sargón el Grande con el que comienza la dinastía Akkadia, luego el renacimiento sumerio para posteriormente ser suplantado por Hammurabi, responsable del famoso código de Hammurabi referenciado en la Biblia católica como "los paganos que castigaban ojo por ojo y diente por diente", quien daría inicio a la era babilónica de Mesopotamia. En este código Hammurábico, podemos encontrar de la cláusula 178 a la 187 legislaciones muy específicas con respecto a los diferentes tipos de sacerdotisas de los templos; encontramos títulos como naditum, sekretum, ugbabtu, kulmashitum, quadishtum, shugitum para las mujeres y un cargo nombrado como girsiqu para el hombre.

Es importante recalcar que a partir del régimen Akkadio, la mujer pasa a tomar un papel notablemente subordinado al hombre, y es posible que de la misma manera, la gestión de los templos haya pasado a manos de los hombres y tomado un giro más comercial y de sometimiento, aunque manteniendo cierta importancia espiritual, de las prácticas de fertilidad y sexualidad. Mesopotamia sufrió muchos cambios de gestión, incluyendo la de invasores de otras regiones no-mesopotámicas como los Hititas o los Elamitas y es así que Innana mutó en cuanto a su nombre, siendo llamada Astaroth, Ishtar, Astarté, dependiendo de la gestión del momento, pero siempre manteniendo su función de diosa de la guerra y la fertilidad.

Según Wikipedia:

[inicio de cita]>

Los hombres andróginos y hermafroditas estaban muy involucrados en el culto a Inanna-Ishtar. Durante la época sumeria, un conjunto de sacerdotes conocidos como gala trabajaban en los templos de Inanna, donde realizaban elegías y lamentaciones. Los Gala tomaban nombres femeninos, y hablaban en el dialecto eme-sal, que tradicionalmente estaba reservado para las mujeres, y aparentemente llevaban a cabo relaciones homosexuales como servicio del templo al igual que las mujeres. Durante el Período Akkadio, los kurgarrū y assinnu eran sirvientes de Ishtar que se vestían con ropa femenina y realizaban bailes de guerra en los templos de Ishtar. Varios proverbios akkadios parecen sugerir que también pueden haber tenido propensiones homosexuales. Gwendolyn Leick, una antropóloga conocida por sus escritos sobre Mesopotamia, ha comparado a estos individuos con los hijra hindúes contemporáneos. En un himno akkadio, se describe como Ishtar podía convertir hombres en mujeres.

[fin de cita // referencia de cita]> Wikipedia - https://en.wikipedia.org/wiki/Inanna

Egipto

En el antiguo Egipto ocurría algo muy similar que con el caso de Mesopotamia, las familias no tenían reserva en ofrendar a sus hijas para los templos de Amón en donde realizaban actos de fertilidad y sexualidad ritual. Si bien Egipto pasó por varios cambios internos similares a los que Mesopotamia experimentó, en los cuales el Alto Egipto y el Bajo Egipto pasaron a ser regidos por una sola corona y de esta manera los Panteones de dioses fueron hasta cierto punto uniformados bajo Amón-Ra (aunque en lo local se sabe que cada nomos o ciudades dependientes del faraón conservaban sus Panteones tradicionales privadamente), esta costumbre de la sexualidad ritual parecería haber sido de igual manera una cultura generalizada. Recordemos también que Egipto Antiguo era famosa por su sistema político con bastante equidad de género.

Mika Waltari, en su novela histórica titulada «Sinuhé el egipcio», relata la historia de un hombre llamado Sinuhé que en algún momento queda cautivado por una mujer llamada Nefernefernefer quien le dice al momento de conocerlo: "Cómo es posible que las cortesanas de Tebas no te hayan enseñado todavía este arte pese a que tu cabello esté cortado ya?". En esta misma historia se habla de las cortesanas de un puerto, las cuales recurrían a prácticas mencionadas como "curiosas y extrañas" con tal de no embarazarse. Existen suficientes vestigios arqueológicos para asegurara que la sexualidad y las prácticas sexuales en el Egipto Antiguo eran bastante aceptadas y muy diversas.

Grecia

En Grecia, los encuentros sexuales fuera de tratos familiares también se dividían en oficios socialmente aceptables y labores espirituales a deidades justamente heredadas por el pueblo griego de los Panteones orientales, como es el caso de Afrodita. Aunque el servicio ritual en los templos no fue tan popular y generalizado como sí lo fue en Oriente próximo, en el templo de Afrodita de Corinto sí se ha constatado la existencia de una gran cantidad de devotas al templo (hieródulas) y también un gran número de ellas en su templo de Erice, en Sicilia.

El oficio económico del acompañamiento sexual en Grecia era ejercido tanto por hombres como por mujeres. En Grecia existía una división clara también por categorías socioeconómicas: dentro de las filas de las mujeres, existían las pórnai que eran esclavas, las prostitutas libres, y las hetairas que a diferencia de la gran mayoría de mujeres libres en Grecia, quienes básicamente solo representaban compañeras de reproducción para los hombres griegos, ya que eran consideradas un ser inferior (a excepción de en Esparta y Atenas), la hetairas podían mezclarse con los hombres educados y gestionar legalmente sus propios bienes.

Se menciona que en Grecia, al ser una cultura homosexual, no existía realmente una categorización de prácticas en términos de heterosexual y homosexual, sino más bien en roles activos y roles pasivos. Mientras que era muy bien vista la relación sexo-afectiva entre hombres mayores y niños o jovencitos, era mal visto que cualquiera de los dos tomara un rol pasivo al dejarse penetrar; la práctica permitida y bien vista era la de penetrar a través de los muslos cerrados del jovencito, no así por su recto. Un joven que permitiera a su compañero mayor penetrarle, de hacerse esto público, le convertían en una persona de poca confianza, ya que como era pasivo en su relación personal así era pasivo en su relación con el Estado, pudiendo ser fácilmente "comprable" su voz y voto, pues no tenía suficiente carácter activo. Esto aplicaba tanto para jóvenes y hombres libres como para quienes ejercían la prostitución. Es por esto que los hombres que se dedicaban a la prostitución, si bien no eran mal vistos dentro de su actividad económica, sí eran personas cuyos derechos democráticos se veían muy limitados pues se asumía que cumplían roles pasivos, y esto no era deseable en personas que cumplieran cargos o funciones públicas para el Estado.

Roma

Al igual que en Grecia, Roma adoptaba una visión pasiva o activa en cuanto a la sexualidad de su sociedad. En Roma se añadía el concepto de familia. El término familia procede del latín familia que significa "grupo de siervos y esclavos patrimonio del jefe", que a su vez derivaba de famulus: "siervo, esclavo". Era de esta manera que en Roma, a pesar de que la mujer ahora gozaba un poco de más consideración que en los tiempos de Grecia, de todas maneras había muchas actividades sociales a las que la mujer no podía acceder sin ver degradada su respetabilidad pública. El hombre como elemento activo tenía el derecho de hacerse asistir por hombres o mujeres que ejercieran la prostitución mientras él se mantuviera en su rol activo y dominante; incluso tenía derecho de violar a su esposa y a sus esclavæs sin ningún tipo de amonestación, al menos antes de la Roma del siglo primero después de Cristo.

La prostitución en Roma se tornó en un acto más oculto y vergonzoso. Debían además registrarse ante el Estado para pagar impuestos. Al igual que en Grecia, los hombres prostitutos no eran elegibles para cargos políticos ni sociales por su naturaleza pasiva, ni siquiera aunque la persona hubiera dejado ya de practicar el oficio. Se sabe que en Pompeya la prostitución era algo muy común. No fue hasta el cambio de religión hacia el catolicismo cuando en Roma se comenzaron a perseguir los actos homosexuales como crímenes, a pesar de que la gran parte de la sociedad civil aún las aceptase como algo normal.

La Época Victoriana europea

Cuando una mujer era viuda o soltera, la práctica de la prostitución solía ser una mejor opción que ser costurera o sirvienta, ya que de cualquier manera se sabía que en las fábricas llegaban a violarlas y si elegían ser sirvientas, muchas veces las obligaban a tener relaciones sexuales con sus patrones.

Las prácticas de esclavitud del mundo antiguo dieron pie a nuevas formas de esclavitud enmascarada de representación, es decir, los proxenetas o las madrotas, quienes generalmente eran dueñæs de burdeles, en donde tenían tanto a mujeres como hombres trabajando para ellæs. En estos tiempos (siglo XIX) y desde el siglo XIII, la edad de consentimiento para actos sexuales era de 12 años. Es por esto que no era nada raro encontrar niñæs de ambos sexos siendo prostituídæs alrededor de la edad de 12. Posteriormente la edad se reformó para que fuera a los 13, y es hasta 1888, que la edad de consentimiento aumenta a 16 años.

En París e Inglaterra se dice que existía una gran cantidad de mujeres y niñas prostituyéndose en burdeles y en lo privado durante esta épocas. Tanto en París como en Inglaterra existieron catálogos de los que aún existe evidencia física que funcionaban de catálogos turísticos donde se señalaban tanto a las mejores cortesanas como los mejores burdeles para que los caballeros se entretuvieran: como el Pretty Woman of Paris o el Swell's Night Guide to the Bowers of Venus of London. Personajes como Jack el destripador, que cazaba prostitutas, estuvo activo justo en estas épocas en Inglaterra. Debido a la sobrepoblación de las ciudades y por lo mismo la falta de oportunidades laborales, se decía que cualquier mujer que tuviera ropa buena, seguramente era prostituta.

Al igual que en Grecia y Roma, había prostitutas de esta época, las más educadas y enteradas de temas del Mundo, que solían atender miembros de la aristocracia y el parlamento Inglés.

Mesoamérica (Cem Anahuac) del Imperio Mexica

En el texto de La Historia general de las cosas de la nueva españa comentado y compilado por Fray Bernardino de Sahagún, podemos conocer una visión sobre las prácticas del sexo en Tenochtitlan. Se nos cuenta que en las casas de la nobleza correspondientes a los guerreros, durante ciertas ceremonias, los guerreros disfrutaban de grandes banquetes, en los cuales no podía hacer falta la presencia de muchas mujeres jóvenes y las mujeres que eran sus representantes directas. En este caso no podríamos hablar tal cual de prostitución ni de sexo ritual, pues eran un caso intermedio, se trataba de acompañantes mujeres cuya responsabilidad socio-político-religioso (recordemos que el Estado mexica era altamente teocrático) era la de acompañar a los guerreros. Estos encuentros tenían reglas muy estrictas. Se dice que el guerrero que quisiera pasar la noche con una o varias de las jóvenes cortesanas debía dirigirse directamente a la mujer que era su representante y a ella hacerle saber su selección, la representante posteriormente se dirigiría directamente con la o las seleccionadas y las enviaría en la discreción de la noche al aposento del guerrero. De no ser así, por decir, que el guerrero le coqueteara directamente a una de las cortesanas, las autoridades les castigaban ejemplarmente, tomaban a ambæs, al guerrero y a la cortesana, azotaban al hombre casi a punto de matarle, le rapaban la cabeza y les arrojaban a læs dos a la calle sin ropas, obligándoles a casarse, y por supuesto ambæs perdían cualquier cargo social previo y así debían vivir como pueblo llano de ahí en adelante.

[pie de imagen]> Tlazolteotl

Se habla también de unos templos llamados Cihuacalli (que se traduciría como Casa de la Mujer) en donde había mujeres que la habitaban y que si bien no todas ejercían la prostitución, sí existían aquellas que libremente elegían hacerlo. Estos templos eran consagrados a Tlazolteotl, una diosa similar en características a Innana, y eran manejados por mujeres ancianas, pero bajo administración general del Estado Mexica.

Viejo Oeste norteamericano

La llegada de colonæs ingleses al norte de América trajo una época de expansión de pequeños pueblos buscando la libertad entre los años de 1848 a 1891. Las personas que incursionaron en este expansionismo solían ser gente bastante osada cuya esperanza de vida no solía ser larga, por lo cual era de esperarse que entre pueblo y pueblo decidieran ahogar sus duras vidas en drogas y sexo. Es aquí en donde la icónica figura de la mujer libertina y las cantinas florecieron.

Al comenzar la época de la fiebre del oro, las mujeres representaban tan solo el 2% de la población total, y muchas de ellas eran trabajadoras del sexo. El cristianismo protestante solía reprimir la sexualidad del mismo modo que las modalidades del cristianismo de la Edad Media y de la Época Victoriana, un caldo de cultivo perfecto para la doble moral. Los hombres solían esconder a sus mujeres dentro de sus hogares, lejos de los bandidos y los vicios del pueblo, para que así atendieran las responsabilidades cristianas del hogas, mientras que los hombres desfogaban sus pulsiones naturales con las mujeres de los pueblos, quienes rara vez eran llamadas prostitutas o putas, sino que eran llamadas por sobrenombres mucho más respetuosos y eufemísticos pues estas mujeres, a pesar de su oficio tabú, tenían su buen estatus.

Muchos pueblos del Viejo Oeste, cuentan las historias, que crecieron gracias no al trabajo de los hombres, sino a la inversión de las meretrices que habitaban y manejaban los burdeles de sus pueblos. Así como hoy los empresarios invierten en las ciudades para hacerlas crecer, de esta misma manera, mientras los hombres salían a dispararse con sus revólvers montados en sus caballos, muriendo en el proceso, eran estas mujeres, las meretrices o madrotas, las que tenían la posibilidad de amasar grandes fortunas derivadas de sus burdeles, y por lo tanto invertir en sus pueblos.

Actualidad

En la actualidad el sexo ritual básicamente es inexistente en las prácticas de la sociedad general, del mismo modo la tendencia es el considerar cualquier tipo de prostitución como un acto ilegal y muy mal visto. Algunas poblaciones, estados y países (sin contar a los pocos pueblos originarios cuyas prácticas sexuales aún se alejen de la concepción occidentalizada de la moral) han reformado sus legislaciones para darle un lugar a las prácticas sexuales y así regularizarlas tanto en el sentido de administración de impuestos como moralmente. Holanda, al menos hasta el 2014 aunque probablemente así se mantiene hasta la fecha, tiene una política de subsidiar a su ciudadanía que vive con algún tipo de discapacidad para que puedan tener relaciones sexuales en locales de prostitución legal al menos 12 veces por año, y los Países Bajos se encontraban bastante cerca de implementar estas mismas medidas.

[pie de imagen]> Red Light District, zona de tolerancia - Pexels Skitterphoto
Cerrar vista de Texto Simple

Sacerdotisas, cortesanæs, meretrices y prostitución en la Historia

cultura

Responsable de nota:
abril 17, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temáticas que nos invitan a reflexionar sobre temas de sexualidad así como de todo lo que atañe a roles de género tanto actuales como a través de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

El termino prostitución deriva del latín prostituere que significa “exhibir para la venta”. Como se puede notar por la naturaleza de la palabra, esta define muy particularmente al oficio libre o bien a la actividad forzada por esclavización de servicios sexuales. Esto no siempre fue así, y aquí haremos una revisión general de varias culturas en donde las actividades sexuales han tenido diferentes formas así como reelevancias en cuanto a lo social e incluso espiritual.

Oriente próximo

Particularmente en Uruk, ciudad en donde se había heredado, de las prácticas prehistóricas del neolítico, un culto muy específico a Innana, diosa de la fertilidad y la guerra, aunque esto era una creencia generalizada en la mesopotamia sureña de esos tiempos denominada Sumer, por ahi del año 3000 a.C.7

Necesitas saber esto

Ishtar, Madonna y Starbucks: teorías de la conspiración del ocultismo

Innana

Las bodas del cielo y la tierra son la primera hierogamia [uniones sagradas]; los dioses se apresurarán a repetirla y los hombres a su vez la imitarán con la misma gravedad sagrada con que imitan todo gesto cumplido en la aurora de los tiempos.

ELIADE, M. (1972). Tratado de la Historia de las Religiones

Innana al ser la protectora de la fertilidad y siendo un personaje/energía clave tanto en el neolítico prehistórico de esa zona, como en la Historia propiamente dicha también de la zona, generaba un ambiente de permisividad cultural con respecto a la sexualidad. La sexualidad entonces -como relata Foucault al inicio de uno de sus libros sobre la sexualidad- no era un discurso sucio y oculto limitado a la alcoba de læs mayores del hogar, sino un hilo que atravesaba todas las prácticas humanas, como decir que ahora el discurso de la «democracia» atraviesa incluso a la hora de elegir los ingredientes de una pizza para una reunión o el sabor de agua que se ha de compartir, de esa manera tan natural, la sexualidad cumplía parte nuclear de la conducta, el pensamiento y las prácticas colectivas de aquel entonces.

Es justamente el trabajo del retorno parcial a esta realidad sexuada la cual se le aplaude tanto a Sigmund Freud, claro que después de haber sido reprobado por toda la comunidad de su época dada la naturaleza de su contexto histórico. Freud asegura que la sexualidad y el erotismo no es una especie de sensación que se descubre con la mayoría de edad, sino que viene siendo una pulsión inconciente (existen varias traducciones del término trieb que utilizaba Freud; en castellano, algunæs le llamaron “instinto”, mientras que otras le llamaron “pulsione”) que genera una búsqueda de satisfacción desde el nacimiento, por lo cual les llamaba “preversæs polimorfæs” a læs infantes, dado que tenían varias maneras tanto de sentir estas energías libidinales así como de solicitar su satisfacción. Obviamente, al no requerirles el cuerpo alguna necesidad de reproducción a temprana edad, la energía libidinal se concentra en otras zonas y otras necesidades, pero siendo un hecho real el que nacemos como seres sexuales. Se podrá rebatir o renegar de cualquier otro fragmento del constructo teórico de Freud, pero no así sobre lo que concierne a la existencia del inconciente y la sexualidad infantil.


Se sabe, por evidencia arqueológica, que el Sumer gozó de una equidad de género bastante amplia. La mujer podía ocupar cargos importantes dentro de lo político, religioso y social al igual que el hombre, excepto en la parte militar. Es así que encontramos las figuras de diferentes representantes sociales importantes así como de oficios regulares, es decir que no se encontraban en la ilegalidad, cuyas funciones eran atravesadas por el discurso de la fertilidad-sexualidad. Los templos de Innana eran gestionados por las mismas sacerdotisas de alto nivel.

En la Epopeya de Gilgamesh, un escrito que si bien fue encontrado en una tablilla escrita ya en Akkadio (bastante posterior a la era sumeria de Mesopotamia), se hace referencia a historias de la antigua ciudad de Uruk, y también hace clara referencia a las sacerdotisas del tempo de Innana y su función con respecto a los placeres de la carne y el espíritu.

Entre las posiciones socio-religioso-políticas del Sumer destacan las altas sacerdotisas que solamente tenían sexo ritual con los reyes durante las fiestas de primavera y otoño fungiendo como canal de la misma diosa Innana para otorgarle poder al soberano; fuera de este cargo existían también algunas de las hijas de la clase gobernante quienes servían a Innana en sus templos, algunas mujeres libres que tomaban la decisión de integrarse al templo ya sea por gusto o bien porque de tratarse de una mujer pobre ella podía mejorar tanto su estatus social como su situación de vida al trabajar en el tempo, por otro las, existían también las mujeres esclavas que servían en el templo, obligadas al servicio sexual el cual generaba recursos para el templo, y finalmente existía el sexo como oficio, tanto por mujeres libres que recorrían las ciudades ofreciendo el servicio de acompañamiento sexual como también mujeres esclavas de tabernas que debían ofrecer sus servicios sexuales para generar dinero para el negocio que les esclavizara.

Existía también la figura del hombre travestido de mujer, que no era visto negativamente sino con cierto tinte de humor, pues la homosexualidad no era algo explícitamente condenado.

Posterior al primer periodo del Sumer viene la conquista de Sargón el Grande con el que comienza la dinastía Akkadia, luego el renacimiento sumerio para posteriormente ser suplantado por Hammurabi, responsable del famoso código de Hammurabi referenciado en la Biblia católica como “los paganos que castigaban ojo por ojo y diente por diente”, quien daría inicio a la era babilónica de Mesopotamia. En este código Hammurábico, podemos encontrar de la cláusula 178 a la 187 legislaciones muy específicas con respecto a los diferentes tipos de sacerdotisas de los templos; encontramos títulos como naditum, sekretum, ugbabtu, kulmashitum, quadishtum, shugitum para las mujeres y un cargo nombrado como girsiqu para el hombre.

Es importante recalcar que a partir del régimen Akkadio, la mujer pasa a tomar un papel notablemente subordinado al hombre, y es posible que de la misma manera, la gestión de los templos haya pasado a manos de los hombres y tomado un giro más comercial y de sometimiento, aunque manteniendo cierta importancia espiritual, de las prácticas de fertilidad y sexualidad. Mesopotamia sufrió muchos cambios de gestión, incluyendo la de invasores de otras regiones no-mesopotámicas como los Hititas o los Elamitas y es así que Innana mutó en cuanto a su nombre, siendo llamada Astaroth, Ishtar, Astarté, dependiendo de la gestión del momento, pero siempre manteniendo su función de diosa de la guerra y la fertilidad.

Según Wikipedia:

Los hombres andróginos y hermafroditas estaban muy involucrados en el culto a Inanna-Ishtar. Durante la época sumeria, un conjunto de sacerdotes conocidos como gala trabajaban en los templos de Inanna, donde realizaban elegías y lamentaciones. Los Gala tomaban nombres femeninos, y hablaban en el dialecto eme-sal, que tradicionalmente estaba reservado para las mujeres, y aparentemente llevaban a cabo relaciones homosexuales como servicio del templo al igual que las mujeres. Durante el Período Akkadio, los kurgarrū y assinnu eran sirvientes de Ishtar que se vestían con ropa femenina y realizaban bailes de guerra en los templos de Ishtar. Varios proverbios akkadios parecen sugerir que también pueden haber tenido propensiones homosexuales. Gwendolyn Leick, una antropóloga conocida por sus escritos sobre Mesopotamia, ha comparado a estos individuos con los hijra hindúes contemporáneos. En un himno akkadio, se describe como Ishtar podía convertir hombres en mujeres.

Wikipedia – https://en.wikipedia.org/wiki/Inanna

Egipto

En el antiguo Egipto ocurría algo muy similar que con el caso de Mesopotamia, las familias no tenían reserva en ofrendar a sus hijas para los templos de Amón en donde realizaban actos de fertilidad y sexualidad ritual. Si bien Egipto pasó por varios cambios internos similares a los que Mesopotamia experimentó, en los cuales el Alto Egipto y el Bajo Egipto pasaron a ser regidos por una sola corona y de esta manera los Panteones de dioses fueron hasta cierto punto uniformados bajo Amón-Ra (aunque en lo local se sabe que cada nomos o ciudades dependientes del faraón conservaban sus Panteones tradicionales privadamente), esta costumbre de la sexualidad ritual parecería haber sido de igual manera una cultura generalizada. Recordemos también que Egipto Antiguo era famosa por su sistema político con bastante equidad de género.

Mika Waltari, en su novela histórica titulada «Sinuhé el egipcio», relata la historia de un hombre llamado Sinuhé que en algún momento queda cautivado por una mujer llamada Nefernefernefer quien le dice al momento de conocerlo: “Cómo es posible que las cortesanas de Tebas no te hayan enseñado todavía este arte pese a que tu cabello esté cortado ya?”. En esta misma historia se habla de las cortesanas de un puerto, las cuales recurrían a prácticas mencionadas como “curiosas y extrañas” con tal de no embarazarse. Existen suficientes vestigios arqueológicos para asegurara que la sexualidad y las prácticas sexuales en el Egipto Antiguo eran bastante aceptadas y muy diversas.

Grecia

En Grecia, los encuentros sexuales fuera de tratos familiares también se dividían en oficios socialmente aceptables y labores espirituales a deidades justamente heredadas por el pueblo griego de los Panteones orientales, como es el caso de Afrodita. Aunque el servicio ritual en los templos no fue tan popular y generalizado como sí lo fue en Oriente próximo, en el templo de Afrodita de Corinto sí se ha constatado la existencia de una gran cantidad de devotas al templo (hieródulas) y también un gran número de ellas en su templo de Erice, en Sicilia.

El oficio económico del acompañamiento sexual en Grecia era ejercido tanto por hombres como por mujeres. En Grecia existía una división clara también por categorías socioeconómicas: dentro de las filas de las mujeres, existían las pórnai que eran esclavas, las prostitutas libres, y las hetairas que a diferencia de la gran mayoría de mujeres libres en Grecia, quienes básicamente solo representaban compañeras de reproducción para los hombres griegos, ya que eran consideradas un ser inferior (a excepción de en Esparta y Atenas), la hetairas podían mezclarse con los hombres educados y gestionar legalmente sus propios bienes.

Se menciona que en Grecia, al ser una cultura homosexual, no existía realmente una categorización de prácticas en términos de heterosexual y homosexual, sino más bien en roles activos y roles pasivos. Mientras que era muy bien vista la relación sexo-afectiva entre hombres mayores y niños o jovencitos, era mal visto que cualquiera de los dos tomara un rol pasivo al dejarse penetrar; la práctica permitida y bien vista era la de penetrar a través de los muslos cerrados del jovencito, no así por su recto. Un joven que permitiera a su compañero mayor penetrarle, de hacerse esto público, le convertían en una persona de poca confianza, ya que como era pasivo en su relación personal así era pasivo en su relación con el Estado, pudiendo ser fácilmente “comprable” su voz y voto, pues no tenía suficiente carácter activo. Esto aplicaba tanto para jóvenes y hombres libres como para quienes ejercían la prostitución. Es por esto que los hombres que se dedicaban a la prostitución, si bien no eran mal vistos dentro de su actividad económica, sí eran personas cuyos derechos democráticos se veían muy limitados pues se asumía que cumplían roles pasivos, y esto no era deseable en personas que cumplieran cargos o funciones públicas para el Estado.

Necesitas saber esto

Haz clic aquí para saber por qué las estatuas griegas tienen un pene pequeño ¿qué importancia tenía esto para la Antigua Grecia?

Roma

Al igual que en Grecia, Roma adoptaba una visión pasiva o activa en cuanto a la sexualidad de su sociedad. En Roma se añadía el concepto de familia. El término familia procede del latín familia que significa “grupo de siervos y esclavos patrimonio del jefe”, que a su vez derivaba de famulus: “siervo, esclavo”. Era de esta manera que en Roma, a pesar de que la mujer ahora gozaba un poco de más consideración que en los tiempos de Grecia, de todas maneras había muchas actividades sociales a las que la mujer no podía acceder sin ver degradada su respetabilidad pública. El hombre como elemento activo tenía el derecho de hacerse asistir por hombres o mujeres que ejercieran la prostitución mientras él se mantuviera en su rol activo y dominante; incluso tenía derecho de violar a su esposa y a sus esclavæs sin ningún tipo de amonestación, al menos antes de la Roma del siglo primero después de Cristo.

La prostitución en Roma se tornó en un acto más oculto y vergonzoso. Debían además registrarse ante el Estado para pagar impuestos. Al igual que en Grecia, los hombres prostitutos no eran elegibles para cargos políticos ni sociales por su naturaleza pasiva, ni siquiera aunque la persona hubiera dejado ya de practicar el oficio. Se sabe que en Pompeya la prostitución era algo muy común. No fue hasta el cambio de religión hacia el catolicismo cuando en Roma se comenzaron a perseguir los actos homosexuales como crímenes, a pesar de que la gran parte de la sociedad civil aún las aceptase como algo normal.

La Época Victoriana europea

Cuando una mujer era viuda o soltera, la práctica de la prostitución solía ser una mejor opción que ser costurera o sirvienta, ya que de cualquier manera se sabía que en las fábricas llegaban a violarlas y si elegían ser sirvientas, muchas veces las obligaban a tener relaciones sexuales con sus patrones.

Las prácticas de esclavitud del mundo antiguo dieron pie a nuevas formas de esclavitud enmascarada de representación, es decir, los proxenetas o las madrotas, quienes generalmente eran dueñæs de burdeles, en donde tenían tanto a mujeres como hombres trabajando para ellæs. En estos tiempos (siglo XIX) y desde el siglo XIII, la edad de consentimiento para actos sexuales era de 12 años. Es por esto que no era nada raro encontrar niñæs de ambos sexos siendo prostituídæs alrededor de la edad de 12. Posteriormente la edad se reformó para que fuera a los 13, y es hasta 1888, que la edad de consentimiento aumenta a 16 años.

En París e Inglaterra se dice que existía una gran cantidad de mujeres y niñas prostituyéndose en burdeles y en lo privado durante esta épocas. Tanto en París como en Inglaterra existieron catálogos de los que aún existe evidencia física que funcionaban de catálogos turísticos donde se señalaban tanto a las mejores cortesanas como los mejores burdeles para que los caballeros se entretuvieran: como el Pretty Woman of Paris o el Swell’s Night Guide to the Bowers of Venus of London. Personajes como Jack el destripador, que cazaba prostitutas, estuvo activo justo en estas épocas en Inglaterra. Debido a la sobrepoblación de las ciudades y por lo mismo la falta de oportunidades laborales, se decía que cualquier mujer que tuviera ropa buena, seguramente era prostituta.

Al igual que en Grecia y Roma, había prostitutas de esta época, las más educadas y enteradas de temas del Mundo, que solían atender miembros de la aristocracia y el parlamento Inglés.

Mesoamérica (Cem Anahuac) del Imperio Mexica

En el texto de La Historia general de las cosas de la nueva españa comentado y compilado por Fray Bernardino de Sahagún, podemos conocer una visión sobre las prácticas del sexo en Tenochtitlan. Se nos cuenta que en las casas de la nobleza correspondientes a los guerreros, durante ciertas ceremonias, los guerreros disfrutaban de grandes banquetes, en los cuales no podía hacer falta la presencia de muchas mujeres jóvenes y las mujeres que eran sus representantes directas. En este caso no podríamos hablar tal cual de prostitución ni de sexo ritual, pues eran un caso intermedio, se trataba de acompañantes mujeres cuya responsabilidad socio-político-religioso (recordemos que el Estado mexica era altamente teocrático) era la de acompañar a los guerreros. Estos encuentros tenían reglas muy estrictas. Se dice que el guerrero que quisiera pasar la noche con una o varias de las jóvenes cortesanas debía dirigirse directamente a la mujer que era su representante y a ella hacerle saber su selección, la representante posteriormente se dirigiría directamente con la o las seleccionadas y las enviaría en la discreción de la noche al aposento del guerrero. De no ser así, por decir, que el guerrero le coqueteara directamente a una de las cortesanas, las autoridades les castigaban ejemplarmente, tomaban a ambæs, al guerrero y a la cortesana, azotaban al hombre casi a punto de matarle, le rapaban la cabeza y les arrojaban a læs dos a la calle sin ropas, obligándoles a casarse, y por supuesto ambæs perdían cualquier cargo social previo y así debían vivir como pueblo llano de ahí en adelante.

Tlazolteotl

Se habla también de unos templos llamados Cihuacalli (que se traduciría como Casa de la Mujer) en donde había mujeres que la habitaban y que si bien no todas ejercían la prostitución, sí existían aquellas que libremente elegían hacerlo. Estos templos eran consagrados a Tlazolteotl, una diosa similar en características a Innana, y eran manejados por mujeres ancianas, pero bajo administración general del Estado Mexica.

Viejo Oeste norteamericano

La llegada de colonæs ingleses al norte de América trajo una época de expansión de pequeños pueblos buscando la libertad entre los años de 1848 a 1891. Las personas que incursionaron en este expansionismo solían ser gente bastante osada cuya esperanza de vida no solía ser larga, por lo cual era de esperarse que entre pueblo y pueblo decidieran ahogar sus duras vidas en drogas y sexo. Es aquí en donde la icónica figura de la mujer libertina y las cantinas florecieron.

Al comenzar la época de la fiebre del oro, las mujeres representaban tan solo el 2% de la población total, y muchas de ellas eran trabajadoras del sexo. El cristianismo protestante solía reprimir la sexualidad del mismo modo que las modalidades del cristianismo de la Edad Media y de la Época Victoriana, un caldo de cultivo perfecto para la doble moral. Los hombres solían esconder a sus mujeres dentro de sus hogares, lejos de los bandidos y los vicios del pueblo, para que así atendieran las responsabilidades cristianas del hogas, mientras que los hombres desfogaban sus pulsiones naturales con las mujeres de los pueblos, quienes rara vez eran llamadas prostitutas o putas, sino que eran llamadas por sobrenombres mucho más respetuosos y eufemísticos pues estas mujeres, a pesar de su oficio tabú, tenían su buen estatus.

Muchos pueblos del Viejo Oeste, cuentan las historias, que crecieron gracias no al trabajo de los hombres, sino a la inversión de las meretrices que habitaban y manejaban los burdeles de sus pueblos. Así como hoy los empresarios invierten en las ciudades para hacerlas crecer, de esta misma manera, mientras los hombres salían a dispararse con sus revólvers montados en sus caballos, muriendo en el proceso, eran estas mujeres, las meretrices o madrotas, las que tenían la posibilidad de amasar grandes fortunas derivadas de sus burdeles, y por lo tanto invertir en sus pueblos.

Actualidad

En la actualidad el sexo ritual básicamente es inexistente en las prácticas de la sociedad general, del mismo modo la tendencia es el considerar cualquier tipo de prostitución como un acto ilegal y muy mal visto. Algunas poblaciones, estados y países (sin contar a los pocos pueblos originarios cuyas prácticas sexuales aún se alejen de la concepción occidentalizada de la moral) han reformado sus legislaciones para darle un lugar a las prácticas sexuales y así regularizarlas tanto en el sentido de administración de impuestos como moralmente. Holanda, al menos hasta el 2014 aunque probablemente así se mantiene hasta la fecha, tiene una política de subsidiar a su ciudadanía que vive con algún tipo de discapacidad para que puedan tener relaciones sexuales en locales de prostitución legal al menos 12 veces por año, y los Países Bajos se encontraban bastante cerca de implementar estas mismas medidas.

Red Light District, zona de tolerancia – Pexels Skitterphoto
HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Si tienes las posibilidades, realiza un donativo aquí 🙂
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada: red light district, prostitución, prostitución ritual, sexo ritual, hetairas, pórnai, moulin rouge, sexo en el viejo oeste, prostitución en el viejo oeste, burdeles, burdeles del viejo oeste, sexualidad, tlazolteotl, innana, astarté, ishtar, astarót, afrodita, madrotas, proxenetas

HISTORIAS RELACIONADAS

Fuga en el discurso: el transfeminismo ha roto un agujero en la pared que separaba al feminismo del Mundo en general; y se desborda

cultura

Responsable de nota:
agosto 12, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: temáticas que nos invitan a reflexionar sobre temas de sexualidad así como de todo lo que atañe a roles de género tanto actuales como a través de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Fuga en el discurso: el transfeminismo ha roto un agujero en la pared que separaba al feminismo del Mundo en general; y se desborda

El transfeminismo pretende cargar con todos los problemas del Mundo, todos al mismo tiempo, y pretender resolverlos (sí, al mismo tiempo todos también) partiendo del tema sexual como epicentro. Las mujeres “radfem TERFS” son el nuevo judío a una doctrina absolutista, expansionista y globalizadora como en algún momento lo fue el nazismo, sí, el nazismo: irracional, absolutista y supremacista.

Somos læs nietæs del abuso sexual

cultura

Responsable de nota:
abril 30, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Somos læs nietæs del abuso sexual

Luego vino la historia de mi abuela materna, ella tenía novio y habían planeado verse afuera del Tejaban donde ella vivía, pero aquél día al salir a ver a su novio, alguien le puso un costal en la cabeza, la cargó y la raptó.

De la aparente rigidez del paradigma “biológico” del sexo, a la inclusividad de lo «trans» en los discursos comunes

ciencia cultura

Responsable de nota:
junio 6, 2020 | Sección: ciencia cultura | Artículos sobre: revisión de teorías e hipótesis que se relacionan con la conducta humana explícita así como también de sus procesos internos dentro de su ámbito tanto colectivo como individual, temáticas que nos invitan a reflexionar sobre temas de sexualidad así como de todo lo que atañe a roles de género tanto actuales como a través de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

De la aparente rigidez del paradigma “biológico” del sexo, a la inclusividad de lo «trans» en los discursos comunes

¿Quién le está pidiendo permiso a quién? ¿las mujeres trans a las mujeres biológicas para integrarse a una identidad femenina biológica? ¿o son las mujeres biológicas pidiendo tregua a las mujeres trans para crear una nueva identidad integral que tome en cuenta la existencia Histórica de las mujeres trans que han existido─a su manera, sin tanto avance farmacológico o quirúrgico que en el pasado no existía─desde antes incluso que la Historia escrita, a la par de la mujer biológica? ¿o se trata de dos mundos que luego de miles de años se re-encuentran para, al mismo nivel, integrarse o separarse por completo?

¿Hubo una Conquista de México?

cultura

Responsable de nota:
abril 1, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana,

¿Hubo una Conquista de México?

Así que Hernán Cortés y sus 889 acompañantes, derrotaron a los pueblos que encontraron desde Cozumel hasta Tenochtitlan sin que los reyes de Castilla, León y Aragón tuvieran conocimiento.

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!