Cerrar vista de Texto Simple

¿Es Palestina o es Israel?

Este territorio ha presenciado la masacre de judíos en manos de Imperios, masacres de judíos en manos de cristianos, masacres de cristianos en manos de judíos y árabes, masacres de judíos en manos de árabes y masacres de árabes en manos de judíos. Históricamente a todos les ha tocado una parte de este sangriento pastel.

Uno de los grandes debates que caracterizan a la época contemporánea ─en el ámbito de lo bélico, lo religioso y lo territorial─ es el tema del conflicto entre Israel y Palestina.

El Mundo parece seguir con una opinión dividida en cuanto a quién─israelitas o palestinas─le corresponde el legítimo control del territorio comprendido desde el noreste de Egipto, bordeando por la costa mediterránea, en el Levante Mediterráneo del Próximo Oriente.

Vamos a contextualizar el problema. Para esto revisaremos un poco de Historia, Antropología, y relaciones políticas de la zona.

¿Quién fue el primer pueblo en habitar la zona?

Existe evidencia arqueológica de homosapiens en el Paleolítico Medio, sucedidos por neandertalensis durante el 60,000 antes de la Era cristiana, es decir que esta zona ha sido habitada por pequeños grupos de seres humanos desde la prehistoria, grupos que evidentemente no poseían identidades más allá de sus pequeños clanes y tribus, y que se podría decir que apenas comenzaban a generar rudimentos culturales. Posterior a esto podemos saltarnos hasta el Neolítico de la zona, tiempo en el cual se han encontrado varios importantes vestigios denominados (del inglés Pre-Pottery Neolithic A, B, C) PPNA, PPNB y PPNC; este último por ejemplo se desarrolla en un lugar llamado 'Ain Ghazal alrededor del 6,400 a.C., un pueblo en la modernidad conocido como Ayn Ghazal, lugar que fue escenario de una masacre durante la guerra Árabe-Israelita de 1948, en donde un grupo de radicales Zionistas asesinan al Conde Folke Bernadotte, un diplomático que─durante un corto armisticio negociado por las Naciones Unidas de julio o octubre de ese mismo año─proponía una repartición pacífica de ciertos territorios para al pueblo árabe y ciertos territorios para el pueblo israelita bajo términos pacíficos con los que pudieran cohabitar con total autonomía municipal dentro del mismo territorio; este atentado resultó como una amenaza por parte de los israelitas hacia los árabes quienes no habían dejado de disparar a cualquier israelita en la zona, por lo cual los israelitas lanzan la Operación Shoter (también llamada Operación Jaba) y arrasan por completo con esta población de Ayn Ghazal dejándola desierta y así anexándola al Estado de Israel.

Pero regresando a la Historia Antigua en donde nos habíamos quedado, luego del Neolítico, ya en las Edad de los Metales, estos territorios del Levante, al ser una región de paso comercial, y una tremenda actividad bélica, que conectaban a las grandes regiones imperiales de esos momentos (Egipto con sus dinastías Faraónicas; Mesopotamia con sus varias dinastías tanto locales como extranjeras; Asiria con el pueblo Hykso y Anatolia con el pueblo Hitita; Elamitas y Persas, Macedonios, y estos solo por mencionar unos contados ejemplos), resultó en una zona constantemente en conflicto desde el inicio de la Historia escrita, que según el consenso hasta ahora aceptado inicia alrededor del 4,000 a.C.

Durante el tercer milenio (3000 - 2000 a.C.) los pueblos cananeos (autónimo de estos pueblos) establecen ciudades-estado como Tell Megido (con uno de los templos más grandes de la Edad de Bronce Temprana), Jericó, Tell Hazor, el puerto de Tiro que si bien fue fundada alrededor del 2900 según le contaron en el año 450 a.C. a Herodoto también fue abandonada hasta su repoblamiento posterior. Tiro, además se encuentra bien registrada en las cartas de relación entre Akenatón (también conocido como Amenofis IV o Amenhotep IV) y Abimilku príncipe de Tiro en 1350 a.C.

El pueblo cananeo fue llamado Fenicio por la gente griega, en honor a las tinturas púrpura (phoínikes = carmesí,púrpura) que hicieron famoso a estos pueblos costeros.

Para el año 1,300 a.C. la población milenaria de la zona, podríamos llamarla autóctona o indígena, era el ya mencionado pueblo Cananeo (Fenicio), hasta que alrededor del 1,200 ocurre un acontecimiento histórico muy bien documentado por sus contemporáneos pero aún oscuro en cuanto a sus orígenes y causas, conocido como «la invasión de los pueblos del mar», en donde ocurrió una migración masiva que desestabilizó el Mundo Próximo Oriental destruyendo algunas culturas como la de Ugarit al norte del Levante cerca de Siria, así como también permitiendo el origen de otras, como fue el caso del pueblo Filisteo, el cual se asentó en lo que actualmente se conoce como la franja de Gaza.

[pie de imagen]> Wikimedia

Los primeros conflictos que ya esbozaban diferencias de credo

Es a partir de la desestabilización por parte de la llegada de los pueblos del mar que se data el origen de los primeros conflictos con raíces en las creencias del judaísmo.

Tanto los canaanitas como los filisteos, son dos pueblos que aparecen en los registros hebreos escritos, que posteriormente encontraremos primero en el Tanaj, y por lo tanto en la Biblia, así como en el Corán. Si bien los registros hebreos comenzaron luego de la primera caída del templo de Salomón a manos de Nabucodonosor II por allá del año 586 a.C., las narraciones de la tradición oral del judaísmo se remontaban varios siglos atrás.

La caída del primer templo no solamente está registrado en la tradición escrita judeo-cristiana-musulmana, sino que se trata de un hecho histórico registrado arqueológicamente. Es durante esta conquista por parte de Nabucodonosor II, que el mismo soberano mesopotámico exilia a las poblaciones hebreas de sus territorios del Levante, lo cual nos dice que ya para este momento existía una fuerte presencia hebrea en la zona. Una posibilidad, con cierta validez tanto arqueológica como derivada de la cronología insinuada en los recuentos bíblicos, es que los hebreos llegan a Canaán alrededor del año 1400 a.C. y de ese año hasta el 586 a.C. viven cohabitando así como guerreando con las culturas aledañas, conquistando unas y perdiendo otras, e incluso con guerras internas muy importantes. Esto anterior no era nada nuevo para la zona, que como ya dije anteriormente esa era la historia de cada día básicamente.

Alrededor del año 1050 a.C. las poblaciones Filisteas, que ya controlaban el hierro, devastan a los israelitas, una confederación de tribus hebreas. Las rencillas contra los filisteos son una de las razones por las que las tribus israelitas se unifican para defenderse, algo que queda bien constatado en el Tanaj con historias como la de David y Goliat, o Dalila y Sansón. Otra de las cosas que quedan bien claras en la tradición escrita hebrea es el odio hacia varias otras culturas canaaneas además de la gente filistea

Para el año 900, aproximadamente, el gran reino de Israel se dividió en dos, Israel al norte y Judá al sur. Una de las interpretaciones es que se dividieron debido a que una parte, de corte más política, le resultaba mejor idea ser más permisiva en cuanto a aceptar la existencia de las deidades vecinas a favor de una mejor relación económica, mientras que la otra parte resultaban ser mucho más conservadores en este tema y preferían mantener el dogma de la existencia de un solo dios verdadero que era Yawéh mientras que todos los demás dioses eran falsos e idolatrías sin sentido.

[inicio de cita]>

Las Cartas de Amarna (ca. 1480-1450 a. C.) han aportado los nombres cananeos de Yamir Dagan y Dagan Takala (gobernantes de Ascalón), lo cual da testimonio de la antigüedad del culto a Dagan entre los habitantes de Canaán, e introducida en Egipto en época de los hyksos.

Los antiguos hebreos habían vivido en Egipto bajo la influencia del culto al dios El (difundido por los hicsos). Esos dioses impregnaban la vida del pueblo (según el Libro de Ezequiel 20:8).

Una vez en su Tierra Prometida, los hebreos quedaron rodeados de pueblos que adoraban al mismo dios El-Il-Dagan y a su hijo Baal-Hadad-Hammon.

Los líderes hebreos justificaban sus guerras de aniquilamiento contra los pueblos vecinos como el único medio para desechar el culto pagano a «los Baales» para servir al Dios único Yahvé, que les permitiría vivir en un ámbito de justicia, verdad, rectitud y compasión, conceptos que los hebreos aplicaban a sí mismos, mientras afirmaban que los pueblos cananeos eran mercaderes acostumbrados al engaño para conseguir riquezas. Por eso afirmaban que Israel (‘el que lucha contra el dios El’) debía aniquilar a los demás pueblos vecinos.

[fin de cita // referencia de cita]> Wikipedia - Canaán

En estos tiempos era totalmente normal que los pueblos se masacraran unos a otros por cuestiones de identidad cultural, incluyendo claro la identidad religiosa, por lo cual la respuesta israelita de estos tiempos no es para escandalizarse.

Posterior a la conquista babilónica por parte de Nabucodonosor II, llega el imperio persa de Ciro II el Grande que somete a Babilonia y permite a todas las tribus hebreas regresar a sus hogares en los territorios que antes comprendían el Reino de Israel y el Reino de Judá.

[pie de imagen]> Wikimedia- Kingdom of Judah & Kingdom of Israel

Posteriormente vendrá la conquista de estos territorios por parte de Alejando Magno en el 333 a.C., cuyos sucesores, parte de la dinastía Ptolemáica que reinaba para estos tiempos el Egipto helénico, así como la dinastía Seléucida de Siria, intentaron imponer a estas zonas las creencias politeístas helenísticas, suplantando los antiguos templos hebreos por templos al panteón griego. Esto también quedó constatado en los relatos de la Biblia (judeo-cristiano-musulmana) en el libro de los Macabeos, en donde se relata la reconquista por parte de los judíos de estos territorios bajo el reino independiente llamado Reino Asmoneo, que no duraría mucho, pues en el 63 a.C. sería conquistado por Roma. Un poco más adelante, bajo el reinado de Roma ( 37 - 4 a.C.) con Herodes el Grande, es que ocurre el supuesto nacimiento de Jesús, en Nazareth, al norte del Reino de Israel, muy cerca del puerto fenicio de Tiro.

Alrededor del año 70 después de la Era cristiana, acontece la primer guerra entre Roma y el pueblo judío. Al parecer, es después de esta guerra, donde la segunda caída del templo de Jerusalén ocurre, que Roma le cambia el nombre a la región por Palestina para así desligar el recuerdo histórico del pueblo judío-israelita con el Reino de Israel y el Reino de Judá.

¿En qué momento Palestina se convirtió en territorio musulmán?

Durante el régimen de Constantino el Grande, y gracias a los concilios que este emperador lleva a cabo para oficializar el cristianismo como religión oficial del Imperio Romano, es que Palestina cobra un significado importante ya no solo para el pueblo judío sino también para el pueblo cristiano (que hasta entonces había sido solamente una secta judía), ya que debemos recordar que el credo católico iniciado por Constantino, recupera las creencias pre-cristianas del judaísmo en el canon de la Biblia que consta del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Alrededor del año 614, el imperio Persa Sasánida, junto con varios judíos bajo el mando de Benjamín de Tiberias, forman una alianza judeo-persa, y le arrebatan el control de Jerusalén a la Roma Bizantina, masacrando a mucha de la población cristiana ya instalada en la zona. Desde el año 610, Jerusalén se convirtió la ciudad sagrada para el credo musulmán, pues fue una de las ciudades que Mahoma visitó en vida, hasta que trece años después Mahoma migró hacia Medina y declaró la Mecca como la ciudad sagrada para el credo musulmán.

Mil trescientos años de presencia musulmana siguieron a estos acontecimientos, durante los cuales el pueblo musulmán declaró oficialmente a las personas judías y cristianas como "gente del Libro" y les permitieron libre tránsito en la zona, ya que Jerusalén terminaría siendo ciudad sagrada para estos tres credos. Palestina pasó a llamarse Filistin (árabe para Palestina).

[pie de imagen]> Wikimedia

A inicios del siglo XIX la región era controlada por el Imperio Otomano, y fue durante este tiempo que un movimiento judío conocido como Sionismo comenzó a ganar popularidad, el cual dictaba que el pueblo judío, repartido por todo el mundo, tenía la tarea de retornar a su tierra prometida por Jeová cuando huyen de Egipto guiados por Moisés y comienzan la conquista de Canaán por allá del 1400 a.C. (¿recuerdan?). Es aquí que las migraciones judías comienzan; 35,000 judíos realizan la primer migración masiva hacia la Palestina Otomana, los cuales son bien recibidos por los terratenientes turcos-otomanos.

Luego de la Primer Guerra Mundial, el Imperio Otomano pierde el control de Palestina, que cae en manos Británicas. Durante esta gestión, Palestina sigue recibiendo migración global judía, empujada por el antisemitismo que va creciendo a nivel global al mismo tiempo que la simpatía del pueblo judío (repartido por todo el mundo) con el sionismo se acrecenta.

Los hechos más recientes

Enumerar a detalle la cantidad de divisiones, guerras y apropiaciones que ha sufrido justo esta misma zona que comprende lo que ahora conocemos, más o menos, como Palestina, o bien como Israel, sería merecedor de varios artículos, pero en resumidas cuentas, la guerra ha continuado, con sus tiempos de paz, armonía y tolerancia entre credos esporádicamente.

Uno de los momentos cumbres que desembocan en conflictos a gran escala entre el pueblo musulmán de Palestina y el pueblo judío (aún sin nación propia) acontecen luego de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, cuando la ONU decreta la división del territorio Palestino en dos estados que serán vecinos: Judíos, ahora ya con un territorio propio llamado Israel y musulmanes con el territorio ya conocido como Palestina. Ninguna de las dos partes aceptan el trato y da inicio a una guerra civil que cobraría cientos de vidas árabes, judías y británicas.

Pocos días después de que el pueblo judío declarara la creación del estado de Israel dentro del territorio que la ONU había acordado, eliminando las limitaciones migratorias que Gran Bretaña había impuesto para impedir que más judíos siguieran ingresando a este territorio, el pueblo árabe Palestino, apoyado por la Liga Árabe que comprendía a Egipto, Siria, Líbano, Arabi Saudita y Transjordania, declararon la guerra al nuevo estado de Israel.

Israel ganó la guerra contra la Liga Árabe e incrementó su territorio decretado por la ONU, bélicamente y no políticamente por así decirlo. Y así, por cada guerra entre el mundo árabe e Israel, este último toma más y más territorios, a veces sale reprendido por la ONU, pero en general no detiene su avance, e incluso levantó un muro con torretas y armas apuntando hacia la parte Palestina, para dejarles claro que no son gente bienvenida en Israel.

¿Cuál es la conclusión? ¿quién merece este territorio?

La verdad concreta es que no existe una conclusión sencilla. Este territorio sigue igual a como lo conocimos al inicio de este artículo, es decir, en una constante guerra tanto externa como interna que caracterizaba mucho al mundo Antiguo y que vino a "amainar" cuando se consolidaron las naciones potencias mundiales y realizaron pactos de paz bajo ciertas condiciones, mientras que esta región del Levante quedó dentro de una cápsula de tiempo, en una guerra territorial totalmente similar a aquellas de los viejos tiempos. Es justamente esto anterior lo que se nos presenta al mundo "moderno" como una gran paradoja, pues esas prácticas eran totalmente normales, cotidianas vaya, para tiempos de expansionismo cultural de antaño, mientras que para el presente representan un verdadero escándalo, pero esto es solamente debido al contexto histórico, pues de encontrarnos en el 2000 a.C., o 300 a.C., o incluso ya en el 1300 d.C., sería noticia común, lo cual no justifica para nada el asunto vaya, pero nos sumerge justamente en la gran paradoja contextual-temporal que menciono anteriormente, pues ya no son tiempos de expansionismo cultural ¿o sí?, y sobre todo nos bota a la atención el asunto de la disparidad armamentista entre Israel, una cultura que se levanta desde hace no mucho como una nueva potencia mundial en varios sentidos, mientras que Palestina parece sumergirse cada vez más a un estado de barbarie, y esto no por decisión propia, para nada, sino por ser un pueblo sometido a un castigo tan brutal y recurrente que no deja piedra sobre piedra con la cual construir algo. Encima de todo lo anterior ese territorio sigue siendo un territorio clave para lo económico, político, militar, cultural y religioso, el cual nadie esta dispuesto a soltar y a lo cual se le suman potencias militares mundiales con el afán de tener también parte del festín.

Las cosas empeoran mucho cuando hacemos un viaje histórico y descubrimos que ese territorio le ha "pertenecido" a ambas partes, tanto canaanitas filisteos, persas, musulmanes así como gente hebrea. Y encima de ello, la crueldad no le ha fallado a ninguna de las partes, así como ahora el pueblo israelita somete viciosamente al pueblo palestino, así fue a la inversa en otros momentos. Es un suceso realmente triste y con un panorama muy desolador en caso de no llegar a un acuerdo que se enfoque no en resolver la pertenencia original o indígena de la zona sino en resolución de diferencias y tolerancia, pero incluso si nos vamos a nuestra vida personal y pensamos en gente conocida, familiares, vecinæs con quienes no nos llevamos para nada bien, podemos concebir como la tolerancia puede ser algo muy complicado, e incluso a veces, virtualmente imposible.

Hemos visto que ese territorio ha presenciado la masacre y/o expulsión de judíos en manos de Imperios de todo tipo, masacres de judíos en manos de cristianos, masacres de cristianos en manos de judíos y árabes, masacres de judíos en manos de árabes y masacres de árabes en manos de judíos. Digamos que históricamente a todos les ha tocado una parte de este sangriento pastel.

Las migraciones son un fenómeno siempre presente en la historia de la humanidad, por lo cual podría decirse que la aparente "invasión" judía del siglo XIX no se trató más que de un interés cultural por regresar a un territorio que alguna vez les cobijo, luego de haber sido expulsados de él en varias ocasiones y sobre todo empujados por el clima de antisemitismo vivido durante varias ocasiones y que peculiarmente se han enfocado en los pueblos "foráneos" como lo fueron tanto los hebreos como los israelistas, como los judíos durante toda la Historia de la humanidad: recordemos los pogromos judíos en varios territorios europeos durante la peste negra, su expulsión de la península ibérica durante la Edad Media, los campos de concentración nazis, y estos por solo mencionar unos pocos, pues es cierto que la comunidad judía ha sufrido durante miles de años seguidos por ser siempre una población "extranjera" en suelos prestados, y no fue hasta la posibilidad que les abrió el sionismo, que pudieron tener una luz al final de túnel, una certeza de poder ocupar esa tierra que su credo alguna vez les había prometido.

Como ya vimos, en tiempos recientes, el pueblo judío rápidamente pasó de ser un pueblo errante, comerciante, sojuzgado, exterminado y detestado mundialmente, a ser una potencia económica y un pueblo guerrero. A la fecha, el servicio militar de aproximadamente 3 años es obligatorio para todas las mujeres y hombres jóvenes del estado israelita. Las cartas cambiaron, una vez más, cosa nada rara para ese territorio desde que existe registro del mismo, e Israel se posiciona, gracias al apoyo de varias potencias como EEUU, como el nuevo líder de la zona.

Es cierto que el pueblo judío fue aplastado alrededor de todo el mundo en varias ocasiones, lo cual ha dado pie a que culturalmente hayan generado un resentimiento que ahora funcione de combustible para su maquina de guerra llamada Estado de Israel, y otro asunto crucial, añadido a esto anterior, es que hay muchos intereses ajenos a esos dos pueblos en conflicto, es decir Palestina e Israel, que parecen no tener intenciones de negociar ─o financiar─ la paz, sino mantener el control de la zona a partir de seguir financiando esta inestabilidad en la zona, cosa que se vio muy clara en los 90's cuando los dos bloques principales del mundo, el capitalista y el soviético, financiaron cada uno a su bando favorito, cosa que, a pesar de la caída de la Unión Soviética, parece seguir siendo una tendencia por el control de la zona, haciendo uso de estos dos pueblos en conflicto como agentes proxy o satelitales para sus propios intereses. Lo único que nos queda, debido a la complejidad del asunto es esperar que la crueldad cese y la vida vuelva a florecer.

[pie de imagen]> resumen general de ocupaciones de este territorio por varias culturas
Cerrar vista de Texto Simple

¿Es Palestina o es Israel?

cultura destacado

Responsable de nota:
junio 23, 2020 | Sección: cultura destacado | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Este territorio ha presenciado la masacre de judíos en manos de Imperios, masacres de judíos en manos de cristianos, masacres de cristianos en manos de judíos y árabes, masacres de judíos en manos de árabes y masacres de árabes en manos de judíos. Históricamente a todos les ha tocado una parte de este sangriento pastel.

Uno de los grandes debates que caracterizan a la época contemporánea ─en el ámbito de lo bélico, lo religioso y lo territorial─ es el tema del conflicto entre Israel y Palestina.

El Mundo parece seguir con una opinión dividida en cuanto a quién─israelitas o palestinas─le corresponde el legítimo control del territorio comprendido desde el noreste de Egipto, bordeando por la costa mediterránea, en el Levante Mediterráneo del Próximo Oriente.

Vamos a contextualizar el problema. Para esto revisaremos un poco de Historia, Antropología, y relaciones políticas de la zona.


¿Quién fue el primer pueblo en habitar la zona?

Existe evidencia arqueológica de homosapiens en el Paleolítico Medio, sucedidos por neandertalensis durante el 60,000 antes de la Era cristiana, es decir que esta zona ha sido habitada por pequeños grupos de seres humanos desde la prehistoria, grupos que evidentemente no poseían identidades más allá de sus pequeños clanes y tribus, y que se podría decir que apenas comenzaban a generar rudimentos culturales. Posterior a esto podemos saltarnos hasta el Neolítico de la zona, tiempo en el cual se han encontrado varios importantes vestigios denominados (del inglés Pre-Pottery Neolithic A, B, C) PPNA, PPNB y PPNC; este último por ejemplo se desarrolla en un lugar llamado ‘Ain Ghazal alrededor del 6,400 a.C., un pueblo en la modernidad conocido como Ayn Ghazal, lugar que fue escenario de una masacre durante la guerra Árabe-Israelita de 1948, en donde un grupo de radicales Zionistas asesinan al Conde Folke Bernadotte, un diplomático que─durante un corto armisticio negociado por las Naciones Unidas de julio o octubre de ese mismo año─proponía una repartición pacífica de ciertos territorios para al pueblo árabe y ciertos territorios para el pueblo israelita bajo términos pacíficos con los que pudieran cohabitar con total autonomía municipal dentro del mismo territorio; este atentado resultó como una amenaza por parte de los israelitas hacia los árabes quienes no habían dejado de disparar a cualquier israelita en la zona, por lo cual los israelitas lanzan la Operación Shoter (también llamada Operación Jaba) y arrasan por completo con esta población de Ayn Ghazal dejándola desierta y así anexándola al Estado de Israel.

Pero regresando a la Historia Antigua en donde nos habíamos quedado, luego del Neolítico, ya en las Edad de los Metales, estos territorios del Levante, al ser una región de paso comercial, y una tremenda actividad bélica, que conectaban a las grandes regiones imperiales de esos momentos (Egipto con sus dinastías Faraónicas; Mesopotamia con sus varias dinastías tanto locales como extranjeras; Asiria con el pueblo Hykso y Anatolia con el pueblo Hitita; Elamitas y Persas, Macedonios, y estos solo por mencionar unos contados ejemplos), resultó en una zona constantemente en conflicto desde el inicio de la Historia escrita, que según el consenso hasta ahora aceptado inicia alrededor del 4,000 a.C.

Durante el tercer milenio (3000 – 2000 a.C.) los pueblos cananeos (autónimo de estos pueblos) establecen ciudades-estado como Tell Megido (con uno de los templos más grandes de la Edad de Bronce Temprana), Jericó, Tell Hazor, el puerto de Tiro que si bien fue fundada alrededor del 2900 según le contaron en el año 450 a.C. a Herodoto también fue abandonada hasta su repoblamiento posterior. Tiro, además se encuentra bien registrada en las cartas de relación entre Akenatón (también conocido como Amenofis IV o Amenhotep IV) y Abimilku príncipe de Tiro en 1350 a.C.

El pueblo cananeo fue llamado Fenicio por la gente griega, en honor a las tinturas púrpura (phoínikes = carmesí,púrpura) que hicieron famoso a estos pueblos costeros.

Para el año 1,300 a.C. la población milenaria de la zona, podríamos llamarla autóctona o indígena, era el ya mencionado pueblo Cananeo (Fenicio), hasta que alrededor del 1,200 ocurre un acontecimiento histórico muy bien documentado por sus contemporáneos pero aún oscuro en cuanto a sus orígenes y causas, conocido como «la invasión de los pueblos del mar», en donde ocurrió una migración masiva que desestabilizó el Mundo Próximo Oriental destruyendo algunas culturas como la de Ugarit al norte del Levante cerca de Siria, así como también permitiendo el origen de otras, como fue el caso del pueblo Filisteo, el cual se asentó en lo que actualmente se conoce como la franja de Gaza.

Wikimedia

Los primeros conflictos que ya esbozaban diferencias de credo

Es a partir de la desestabilización por parte de la llegada de los pueblos del mar que se data el origen de los primeros conflictos con raíces en las creencias del judaísmo.

Tanto los canaanitas como los filisteos, son dos pueblos que aparecen en los registros hebreos escritos, que posteriormente encontraremos primero en el Tanaj, y por lo tanto en la Biblia, así como en el Corán. Si bien los registros hebreos comenzaron luego de la primera caída del templo de Salomón a manos de Nabucodonosor II por allá del año 586 a.C., las narraciones de la tradición oral del judaísmo se remontaban varios siglos atrás.

La caída del primer templo no solamente está registrado en la tradición escrita judeo-cristiana-musulmana, sino que se trata de un hecho histórico registrado arqueológicamente. Es durante esta conquista por parte de Nabucodonosor II, que el mismo soberano mesopotámico exilia a las poblaciones hebreas de sus territorios del Levante, lo cual nos dice que ya para este momento existía una fuerte presencia hebrea en la zona. Una posibilidad, con cierta validez tanto arqueológica como derivada de la cronología insinuada en los recuentos bíblicos, es que los hebreos llegan a Canaán alrededor del año 1400 a.C. y de ese año hasta el 586 a.C. viven cohabitando así como guerreando con las culturas aledañas, conquistando unas y perdiendo otras, e incluso con guerras internas muy importantes. Esto anterior no era nada nuevo para la zona, que como ya dije anteriormente esa era la historia de cada día básicamente.

Alrededor del año 1050 a.C. las poblaciones Filisteas, que ya controlaban el hierro, devastan a los israelitas, una confederación de tribus hebreas. Las rencillas contra los filisteos son una de las razones por las que las tribus israelitas se unifican para defenderse, algo que queda bien constatado en el Tanaj con historias como la de David y Goliat, o Dalila y Sansón. Otra de las cosas que quedan bien claras en la tradición escrita hebrea es el odio hacia varias otras culturas canaaneas además de la gente filistea

Para el año 900, aproximadamente, el gran reino de Israel se dividió en dos, Israel al norte y Judá al sur. Una de las interpretaciones es que se dividieron debido a que una parte, de corte más política, le resultaba mejor idea ser más permisiva en cuanto a aceptar la existencia de las deidades vecinas a favor de una mejor relación económica, mientras que la otra parte resultaban ser mucho más conservadores en este tema y preferían mantener el dogma de la existencia de un solo dios verdadero que era Yawéh mientras que todos los demás dioses eran falsos e idolatrías sin sentido.

Las Cartas de Amarna (ca. 1480-1450 a. C.) han aportado los nombres cananeos de Yamir Dagan y Dagan Takala (gobernantes de Ascalón), lo cual da testimonio de la antigüedad del culto a Dagan entre los habitantes de Canaán, e introducida en Egipto en época de los hyksos.

Los antiguos hebreos habían vivido en Egipto bajo la influencia del culto al dios El (difundido por los hicsos). Esos dioses impregnaban la vida del pueblo (según el Libro de Ezequiel 20:8).

Una vez en su Tierra Prometida, los hebreos quedaron rodeados de pueblos que adoraban al mismo dios El-Il-Dagan y a su hijo Baal-Hadad-Hammon.

Los líderes hebreos justificaban sus guerras de aniquilamiento contra los pueblos vecinos como el único medio para desechar el culto pagano a «los Baales» para servir al Dios único Yahvé, que les permitiría vivir en un ámbito de justicia, verdad, rectitud y compasión, conceptos que los hebreos aplicaban a sí mismos, mientras afirmaban que los pueblos cananeos eran mercaderes acostumbrados al engaño para conseguir riquezas. Por eso afirmaban que Israel (‘el que lucha contra el dios El’) debía aniquilar a los demás pueblos vecinos.

Wikipedia – Canaán

En estos tiempos era totalmente normal que los pueblos se masacraran unos a otros por cuestiones de identidad cultural, incluyendo claro la identidad religiosa, por lo cual la respuesta israelita de estos tiempos no es para escandalizarse.

Posterior a la conquista babilónica por parte de Nabucodonosor II, llega el imperio persa de Ciro II el Grande que somete a Babilonia y permite a todas las tribus hebreas regresar a sus hogares en los territorios que antes comprendían el Reino de Israel y el Reino de Judá.

Wikimedia- Kingdom of Judah & Kingdom of Israel

Posteriormente vendrá la conquista de estos territorios por parte de Alejando Magno en el 333 a.C., cuyos sucesores, parte de la dinastía Ptolemáica que reinaba para estos tiempos el Egipto helénico, así como la dinastía Seléucida de Siria, intentaron imponer a estas zonas las creencias politeístas helenísticas, suplantando los antiguos templos hebreos por templos al panteón griego. Esto también quedó constatado en los relatos de la Biblia (judeo-cristiano-musulmana) en el libro de los Macabeos, en donde se relata la reconquista por parte de los judíos de estos territorios bajo el reino independiente llamado Reino Asmoneo, que no duraría mucho, pues en el 63 a.C. sería conquistado por Roma. Un poco más adelante, bajo el reinado de Roma ( 37 – 4 a.C.) con Herodes el Grande, es que ocurre el supuesto nacimiento de Jesús, en Nazareth, al norte del Reino de Israel, muy cerca del puerto fenicio de Tiro.

Alrededor del año 70 después de la Era cristiana, acontece la primer guerra entre Roma y el pueblo judío. Al parecer, es después de esta guerra, donde la segunda caída del templo de Jerusalén ocurre, que Roma le cambia el nombre a la región por Palestina para así desligar el recuerdo histórico del pueblo judío-israelita con el Reino de Israel y el Reino de Judá.

¿En qué momento Palestina se convirtió en territorio musulmán?

Durante el régimen de Constantino el Grande, y gracias a los concilios que este emperador lleva a cabo para oficializar el cristianismo como religión oficial del Imperio Romano, es que Palestina cobra un significado importante ya no solo para el pueblo judío sino también para el pueblo cristiano (que hasta entonces había sido solamente una secta judía), ya que debemos recordar que el credo católico iniciado por Constantino, recupera las creencias pre-cristianas del judaísmo en el canon de la Biblia que consta del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Alrededor del año 614, el imperio Persa Sasánida, junto con varios judíos bajo el mando de Benjamín de Tiberias, forman una alianza judeo-persa, y le arrebatan el control de Jerusalén a la Roma Bizantina, masacrando a mucha de la población cristiana ya instalada en la zona. Desde el año 610, Jerusalén se convirtió la ciudad sagrada para el credo musulmán, pues fue una de las ciudades que Mahoma visitó en vida, hasta que trece años después Mahoma migró hacia Medina y declaró la Mecca como la ciudad sagrada para el credo musulmán.

Mil trescientos años de presencia musulmana siguieron a estos acontecimientos, durante los cuales el pueblo musulmán declaró oficialmente a las personas judías y cristianas como “gente del Libro” y les permitieron libre tránsito en la zona, ya que Jerusalén terminaría siendo ciudad sagrada para estos tres credos. Palestina pasó a llamarse Filistin (árabe para Palestina).

Wikimedia

A inicios del siglo XIX la región era controlada por el Imperio Otomano, y fue durante este tiempo que un movimiento judío conocido como Sionismo comenzó a ganar popularidad, el cual dictaba que el pueblo judío, repartido por todo el mundo, tenía la tarea de retornar a su tierra prometida por Jeová cuando huyen de Egipto guiados por Moisés y comienzan la conquista de Canaán por allá del 1400 a.C. (¿recuerdan?). Es aquí que las migraciones judías comienzan; 35,000 judíos realizan la primer migración masiva hacia la Palestina Otomana, los cuales son bien recibidos por los terratenientes turcos-otomanos.

Luego de la Primer Guerra Mundial, el Imperio Otomano pierde el control de Palestina, que cae en manos Británicas. Durante esta gestión, Palestina sigue recibiendo migración global judía, empujada por el antisemitismo que va creciendo a nivel global al mismo tiempo que la simpatía del pueblo judío (repartido por todo el mundo) con el sionismo se acrecenta.

Los hechos más recientes

Enumerar a detalle la cantidad de divisiones, guerras y apropiaciones que ha sufrido justo esta misma zona que comprende lo que ahora conocemos, más o menos, como Palestina, o bien como Israel, sería merecedor de varios artículos, pero en resumidas cuentas, la guerra ha continuado, con sus tiempos de paz, armonía y tolerancia entre credos esporádicamente.

Uno de los momentos cumbres que desembocan en conflictos a gran escala entre el pueblo musulmán de Palestina y el pueblo judío (aún sin nación propia) acontecen luego de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, cuando la ONU decreta la división del territorio Palestino en dos estados que serán vecinos: Judíos, ahora ya con un territorio propio llamado Israel y musulmanes con el territorio ya conocido como Palestina. Ninguna de las dos partes aceptan el trato y da inicio a una guerra civil que cobraría cientos de vidas árabes, judías y británicas.

Pocos días después de que el pueblo judío declarara la creación del estado de Israel dentro del territorio que la ONU había acordado, eliminando las limitaciones migratorias que Gran Bretaña había impuesto para impedir que más judíos siguieran ingresando a este territorio, el pueblo árabe Palestino, apoyado por la Liga Árabe que comprendía a Egipto, Siria, Líbano, Arabi Saudita y Transjordania, declararon la guerra al nuevo estado de Israel.

Israel ganó la guerra contra la Liga Árabe e incrementó su territorio decretado por la ONU, bélicamente y no políticamente por así decirlo. Y así, por cada guerra entre el mundo árabe e Israel, este último toma más y más territorios, a veces sale reprendido por la ONU, pero en general no detiene su avance, e incluso levantó un muro con torretas y armas apuntando hacia la parte Palestina, para dejarles claro que no son gente bienvenida en Israel.

¿Cuál es la conclusión? ¿quién merece este territorio?

La verdad concreta es que no existe una conclusión sencilla. Este territorio sigue igual a como lo conocimos al inicio de este artículo, es decir, en una constante guerra tanto externa como interna que caracterizaba mucho al mundo Antiguo y que vino a “amainar” cuando se consolidaron las naciones potencias mundiales y realizaron pactos de paz bajo ciertas condiciones, mientras que esta región del Levante quedó dentro de una cápsula de tiempo, en una guerra territorial totalmente similar a aquellas de los viejos tiempos. Es justamente esto anterior lo que se nos presenta al mundo “moderno” como una gran paradoja, pues esas prácticas eran totalmente normales, cotidianas vaya, para tiempos de expansionismo cultural de antaño, mientras que para el presente representan un verdadero escándalo, pero esto es solamente debido al contexto histórico, pues de encontrarnos en el 2000 a.C., o 300 a.C., o incluso ya en el 1300 d.C., sería noticia común, lo cual no justifica para nada el asunto vaya, pero nos sumerge justamente en la gran paradoja contextual-temporal que menciono anteriormente, pues ya no son tiempos de expansionismo cultural ¿o sí?, y sobre todo nos bota a la atención el asunto de la disparidad armamentista entre Israel, una cultura que se levanta desde hace no mucho como una nueva potencia mundial en varios sentidos, mientras que Palestina parece sumergirse cada vez más a un estado de barbarie, y esto no por decisión propia, para nada, sino por ser un pueblo sometido a un castigo tan brutal y recurrente que no deja piedra sobre piedra con la cual construir algo. Encima de todo lo anterior ese territorio sigue siendo un territorio clave para lo económico, político, militar, cultural y religioso, el cual nadie esta dispuesto a soltar y a lo cual se le suman potencias militares mundiales con el afán de tener también parte del festín.

Las cosas empeoran mucho cuando hacemos un viaje histórico y descubrimos que ese territorio le ha “pertenecido” a ambas partes, tanto canaanitas filisteos, persas, musulmanes así como gente hebrea. Y encima de ello, la crueldad no le ha fallado a ninguna de las partes, así como ahora el pueblo israelita somete viciosamente al pueblo palestino, así fue a la inversa en otros momentos. Es un suceso realmente triste y con un panorama muy desolador en caso de no llegar a un acuerdo que se enfoque no en resolver la pertenencia original o indígena de la zona sino en resolución de diferencias y tolerancia, pero incluso si nos vamos a nuestra vida personal y pensamos en gente conocida, familiares, vecinæs con quienes no nos llevamos para nada bien, podemos concebir como la tolerancia puede ser algo muy complicado, e incluso a veces, virtualmente imposible.

Hemos visto que ese territorio ha presenciado la masacre y/o expulsión de judíos en manos de Imperios de todo tipo, masacres de judíos en manos de cristianos, masacres de cristianos en manos de judíos y árabes, masacres de judíos en manos de árabes y masacres de árabes en manos de judíos. Digamos que históricamente a todos les ha tocado una parte de este sangriento pastel.

Las migraciones son un fenómeno siempre presente en la historia de la humanidad, por lo cual podría decirse que la aparente “invasión” judía del siglo XIX no se trató más que de un interés cultural por regresar a un territorio que alguna vez les cobijo, luego de haber sido expulsados de él en varias ocasiones y sobre todo empujados por el clima de antisemitismo vivido durante varias ocasiones y que peculiarmente se han enfocado en los pueblos “foráneos” como lo fueron tanto los hebreos como los israelistas, como los judíos durante toda la Historia de la humanidad: recordemos los pogromos judíos en varios territorios europeos durante la peste negra, su expulsión de la península ibérica durante la Edad Media, los campos de concentración nazis, y estos por solo mencionar unos pocos, pues es cierto que la comunidad judía ha sufrido durante miles de años seguidos por ser siempre una población “extranjera” en suelos prestados, y no fue hasta la posibilidad que les abrió el sionismo, que pudieron tener una luz al final de túnel, una certeza de poder ocupar esa tierra que su credo alguna vez les había prometido.

Como ya vimos, en tiempos recientes, el pueblo judío rápidamente pasó de ser un pueblo errante, comerciante, sojuzgado, exterminado y detestado mundialmente, a ser una potencia económica y un pueblo guerrero. A la fecha, el servicio militar de aproximadamente 3 años es obligatorio para todas las mujeres y hombres jóvenes del estado israelita. Las cartas cambiaron, una vez más, cosa nada rara para ese territorio desde que existe registro del mismo, e Israel se posiciona, gracias al apoyo de varias potencias como EEUU, como el nuevo líder de la zona.

Es cierto que el pueblo judío fue aplastado alrededor de todo el mundo en varias ocasiones, lo cual ha dado pie a que culturalmente hayan generado un resentimiento que ahora funcione de combustible para su maquina de guerra llamada Estado de Israel, y otro asunto crucial, añadido a esto anterior, es que hay muchos intereses ajenos a esos dos pueblos en conflicto, es decir Palestina e Israel, que parecen no tener intenciones de negociar ─o financiar─ la paz, sino mantener el control de la zona a partir de seguir financiando esta inestabilidad en la zona, cosa que se vio muy clara en los 90’s cuando los dos bloques principales del mundo, el capitalista y el soviético, financiaron cada uno a su bando favorito, cosa que, a pesar de la caída de la Unión Soviética, parece seguir siendo una tendencia por el control de la zona, haciendo uso de estos dos pueblos en conflicto como agentes proxy o satelitales para sus propios intereses. Lo único que nos queda, debido a la complejidad del asunto es esperar que la crueldad cese y la vida vuelva a florecer.

resumen general de ocupaciones de este territorio por varias culturas
HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Si tienes las posibilidades, realiza un donativo aquí 🙂
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada: Palestina, Israel, pueblo judío en palestina, filisteos, canaanitas, Canaán, fenicios, pueblo hebreo, conflicto entre palestina e israel, árabes y hebreos, árabes, hebreos, terrorismo, hamas, intifada, sionismo

HISTORIAS RELACIONADAS

No todas las cosas han sido siempre iguales

cultura

Responsable de nota:
julio 13, 2019 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana,

No todas las cosas han sido siempre iguales

Este es un listado de cosas que han cambiado mucho a lo largo de la historia humana y seguro no lo habíamos notado.

¿Qué puede aprender el Pueblo mexicano de la conquista de Roma a Grecia?

cultura

Responsable de nota:
marzo 7, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

¿Qué puede aprender el Pueblo mexicano de la conquista de Roma a Grecia?

La gran mayoría del conocimiento fue literalmente quemado y extraído del cuerpo y las mentes de sus pobladores a punta de maltratos y humillaciones, al grado de haber provocado una rivalidad virtual de castas.

Misioneros de la globalización: la más reciente conquista espiritual

cultura

Responsable de nota:
agosto 9, 2019 | Sección: cultura | Artículos sobre: temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Misioneros de la globalización: la más reciente conquista espiritual

Actualmente ya no es la persona viajera la que tiene que amoldarse, conocer, nutrirse de la multiculturalidad para aprender a solidarizarse, adaptarse o tolerar las situaciones de los territorios que visita, sino todo lo contrario.

#NiCensura NiCandados: el peligro reside en la interpretación de la ley, y en el desamparo al pueblo

cultura tecnología

Responsable de nota:
julio 18, 2020 | Sección: cultura tecnología | Artículos sobre: temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana, la sociedad se extiende al plano digital y esto conlleva la emergencia de nuevas normativas y políticas tanto mundiales como locales,

#NiCensura NiCandados: el peligro reside en la interpretación de la ley, y en el desamparo al pueblo

En México, la aplicación de la ley depende de la interpretación, y cualquier error en la redacción e incluso en el uso ambiguo del lenguaje español mexicano, deriva en incertidumbres jurídicas. Si bien se confía en la buena fé tanto de abogados al presentar demandas o defensa, y al Poder Judicial al momento de interpretar las leyes, en México existe una larga historia de malas praxis, derivados de este modelo de justicia. #NiCensuraNiCandados

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!