Cerrar vista de Texto Simple

La vestimenta cambia, las palabras, las costumbres cambian y la gente ya no cree en los dioses – a pesar de que aún les teman. Sinuhe, amigo mío, tal vez nacimos para ver el ocaso del mundo, porque el mundo ya es viejo, y han pasado mil doscientos años desde la construcción de las pirámides. Cuando pienso en esto, quiero enterrar mi cabeza en mis manos y llorar como un niño.

La vestimenta cambia, las palabras, las costumbres cambian y la gente ya no cree en los dioses - a pesar de que aún les teman. Sinuhe, amigo mío, tal vez nacimos para ver el ocaso del mundo, porque el mundo ya es viejo, y han pasado mil doscientos años desde la construcción de las pirámides. Cuando pienso en esto, quiero enterrar mi cabeza en mis manos y llorar como un niño.
Cerrar vista de Texto Simple

La vestimenta cambia, las palabras, las costumbres cambian y la gente ya no cree en los dioses – a pesar de que aún les teman. Sinuhe, amigo mío, tal vez nacimos para ver el ocaso del mundo, porque el mundo ya es viejo, y han pasado mil doscientos años desde la construcción de las pirámides. Cuando pienso en esto, quiero enterrar mi cabeza en mis manos y llorar como un niño.

Responsable de nota:
junio 5, 2020 | Sección: | Artículos sobre:

La vestimenta cambia, las palabras, las costumbres cambian y la gente ya no cree en los dioses – a pesar de que aún les teman. Sinuhe, amigo mío, tal vez nacimos para ver el ocaso del mundo, porque el mundo ya es viejo, y han pasado mil doscientos años desde la construcción de las pirámides. Cuando pienso en esto, quiero enterrar mi cabeza en mis manos y llorar como un niño.


Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada:

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!