Cerrar vista de Texto Simple

La creación cotidiana de la Cultura

La cultura no es solamente datos acumulados con respecto a las creencias de moda o las creencias "clásicas", la cultura es una herramienta de supervivencia y debe ser tomada con ese nivel de importancia. Todas las personas involucradas en comunidades nos encargamos de replicar tanto modas como cultura, de crearlas, ajustarlas, modificarlas hasta el grado de dejarles irreconocibles con respecto a su origen.

Cuando utilizamos la palabra "cultura" ¿a qué nos referimos? ¿cuándo y dónde se origina la cultura? ¿cómo se transmite? y sobre todo ¿para qué nos funciona? si es que de algo funciona.

Comencemos revisando lo que «no es» cultura: el Diccionario de la Lengua Española define inculto como alguien que carece de cultura; alguien con un estilo de hablar o escribir grosero y vulgar; otros diccionarios lo definen como una persona con pocos conocimientos generales; de modales rústicos o de poca instrucción. Además de lo anterior, los diccionarios mencionan que inculto puede ser también una tierra sin trabajo, sin labor, ni cultivo.

De hecho, la etimología de la palabra señala que proviene del ámbito agrícola. De preparar la tierra para el cultivo. Ya desde Roma, se solía utilizar expresiones como "cultivar el alma y el cuerpo", pero parecería que ya acercándose la modernidad, alrededor del siglo XVI, es cuando comienza a usarse para describir "cualquier camino humano, que por medio del artificio, le aleje de su barbarismo y le dote de plena humanidad".

Ya en su acepción moderna, se define culto como una persona con una formación amplia, educada, instruida; algo dotado de las calidades que provienen de la cultura; un conjunto de ritos y costumbres enfocadas a la contemplación, y admiración de alguna figura sagrada. Un conjunto de conocimientos y actividades científicas, industriales y artísticas de un pueblo, país o época; conocimientos adquiridos por una persona mediante el estudio, la lectura, los viajes, su vida de relación, u otros medios; que expresa la vida de un pueblo y se transmite por tradición.

[pie de imagen]> fuente:  Maloomaat

Fuera de definiciones de Diccionario ¿Qué es la cultura?

Partamos, antes que nada, de la práctica diaria. Podríamos describir la cultura, de manera sencilla e intuitiva, como la conjunción de dos partes en interacción: por un lado se trata de un acto con cierto origen y por otro lado está quien la actúa, que opcionalmente la muta hasta cierto grado aún reconocible, pero más importante que nada: la perpetúa. Es un hecho que la conducta original, o bien mutada ligeramente, debe actuarse recurrentemente para así poder perdurar por medio de la transmisión social y que de esta manera se torne en una tradición, y que así no termine simplemente como un hecho aislado en el tiempo.

De ser así, podríamos decir que la cultura guardara cierta relación con el concepto de «moda». La moda dentro del ámbito estadístico se refiere a un dato que se repite con mayor frecuencia, dentro de una distribución de datos. En lo social, la moda suele relacionarse con costumbres pasajeras, "modos" sujetos al cambio por temporadas cortas. La moda y el proceso de la consolidación de la cultura sí guardan una relación en la manera en cómo se desenvuelven, no obstante, mantienen diferencias sumamente importantes.

¿Cómo se origina la cultura, quién la origina y cómo se transmite?

Es un proceso muy similar al que Charles Darwin describe en su libro de La evolución de las especies con respecto a la diversidad entre especies, subespecies y variedades; las especies y las variedades son etiquetas muy similares, la diferencia es que las especies son variedades que alcanzaron un punto crítico de diferenciación y, a pesar de que sean muy arbitrarios estos etiquetados según el mismo Darwin, es posible notar estas sutilezas que diferencían a una variedad de una especie. De manera muy similar, los hábitos pasan por procesos de origen, replicación, modificación, generalización de dicha conducta, y finalmente se consolidan como tradiciones culturales.

Así como las modas, la cultura puede emanar de una individualidad como de un grupo. Podríamos intuir, de la práctica diaria, que los hábitos que han alcanzado estatus de tradiciones culturales suelen estar relacionados con conductas de supervivencia, mientras que la moda responde más a cuestiones estéticas y lúdicas. Ahora, ¿qué elementos pertenecerían al rubro de supervivencia? pues aquellos relacionados con los elementos más básicos de una población, su geografía, clima y biodiversidad, pues de esto se desprenden los tipos de alimentos disponibles, hábitos de cacería y recolección, las posibles enfermedades y sus curas, el tipo de vestimenta adecuada, los procesos de manufactura de artefactos, y la relación directa con el territorio, es decir, con la preservación de su ambiente, para que este les siga siendo fuente de provisiones al grupo en cuestión.

[pie de imagen]> https://www.lostiempos.com

Es por esto anterior que Comunidad y Cultura son verdaderamente elementos inseparables. Esto es porque cada comunidad es la que da su forma y sentido a las tradiciones culturales, como ya vimos, a causa de las características de su entorno y su interacción con las mismas. Cuando las comunidades migran, o las condiciones de su territorio mutan, las tradiciones se transforman, y como con el ejemplo de las variedades y especies de Darwin, si las tradiciones mutan un poco, se separan en variedades, y si mutan demasiado, se separan en una suerte de "especies" culturales.

La palabra tradición viene del latín traditio, nombre derivado del verbo tradere que significaría transmitir o entregar. Podemos decir entonces que la manera de transmisión de la cultura, es la tradición.

Rita Segato menciona lo siguiente con respecto a las tradiciones, o costumbres, en su conferencia "Contrapedagogías de la crueldad", poniendo un "Pueblo"─en el sentido más amplio del concepto─como origen de cultura:

[inicio de cita]>

Un Pueblo es un proyecto histórico de «ser un Pueblo», en el cambio, en la transformación, en el fluir del tiempo [...], en el constante proceso de abandono de costumbres, e invención o préstamo de costumbres nuevas, pero, que se ve a sí mismo en una continuidad histórica.

[fin de cita // referencia de cita]> Rita Laura Segato, segmento donde habla sobre la Cultura dentro de su conferencia "Contra-pedagogías de la crueldad"

Actores de la cultura

Todas las personas involucradas en comunidades nos encargamos de replicar tanto modas como cultura, de crearlas, ajustarlas, modificarlas hasta el grado de dejarles irreconocibles con respecto a su origen. Las comunidades son un concepto muy amplio, no obstante, para efectos de este artículo me gustaría mencionar que existen varios tipos de comunidades, unas más estrechamente interdependientes y autoconscientes que otras. Por ejemplo, las ciudades suelen ser comunidades poco estrechas, mucho más individualistas, que mantienen una coherencia cultural sobre todo por cuestiones legales así como diplomáticas, mientras que poblaciones originarias u otro tipo de comunidades sobre todo religiosas como la gente menonita, amish, suelen ser mucho más interdependientes y conscientes de cada una de sus partes, con una identidad mucho más colectiva que individualista.

Actores de iniciación: este grupo, o individualidad, representan el punto de partida de una acción determinada susceptible a ser replicada y llevada a la masa crítica para convertirse en objeto de cultura. Como ya se dijo antes, si el hábito en cuestión responde a una necesidad de supervivencia se puede convertir en cultura, mientras que si responde a asuntos menos urgentes se tornarán en modas.

Actores de replicación y ajuste: este grupo, o individualidad, son el segundo paso en el proceso de la masa crítica. Se encargan de interpretar, replicar, abonar, deconstruir y re-interpretar el objeto primario, y llevarle poco a poco a la legitimación masiva. Este grupo, cuando lo diferenciamos de su contraparte, potencialmente dañina─que mencionaré más adelante como Actores por asistencialismo, coacción u oportunismo─son el elemento crucial en la instauración de una costumbre hacia una cultura propiamente dicha.

Básicamente lo que diferencía a los actores de replicación y ajuste de los actores por asistencialismo, coacción y oportunismo, es el proceso activo de dicho proceso de abono, construcción, re-interpretación que representan a favor en el objeto inicial. Con "a favor" no me refiero a acciones que tengan que ir necesariamente enfocadas a reforzar el objeto original tal cual como fue concebido (recordemos que además de la acción de replicar existen otras actividades productivas como la deconstrucción y la re-interpretación del objeto original), sino que se trate de actos que aporten elementos que respondan a necesidades reales, y no a una serie de direcciones completamente irrelevantes e incluso contraproducentes en cuanto a la supervivencia del grupo como veremos a continuación.

Actores por asistencialismo, coacción u oportunismo: este tipo de actores, dentro de la dinámica de la consolidación cultural, se puede presentar en dos maneras muy polares; por una parte, puede resultar que este tipos de actores sean simplemente irrelevantes, es decir, no tener mucha repercusión y por tanto inofensivos. Esto en el mejor de los casos, no obstante, también existe la posibilidad de presentarse el caso contrario, en el cual este tipo de actores se tornan en una amenaza a la coherencia, desarrollo y consolidación del objeto cultural.

Por una parte se trata de individualidades o grupos que no llegan a comprender en lo esencial (por varias causas: inocencia, irresponsabilidad, ignorancia, hasta incluso crueldad deliberada) las implicaciones del objeto cultural, y llegan a replicarlo de tal forma que su acción afecta negativamente.

[pie de imagen]> costumbres postizas, insensibilidad del objetivo, la réplica de un objeto cultural por coacción, por asistencialismo o por oportunismo, debilita las causas.

Comencemos a revisar el efecto perjudicial de este tipo de actores. La coacción puede surgir tanto del interior como del exterior de las individualidades como de los grupos, externamente cuando grupos o personas presionan a otras para replicar costumbres pero de manera irreflexiva, con objetivos malinterpretados, de esto esta repleta la vida diaria; por ejemplo, cuando el vegetarianismo o el veganismo se promueven sin la necesaria orientación para señalar de dónde exactamente el metabolismo humano puede extraer ciertos nutrientes claves para sobrevivir, que el simple hecho de comer vegetales, sin una combinación bastante bien estudiada, solamente llevará a desarrollar transtornos metabólicos peligrosos. Por otro lado, la coacción puede emerger del interior, esto cuando grupos o personas sienten la compulsión de complacer a otros grupos de referencias a toda costa, y en su imitación olvidan incluir puntos claves de dichas tradiciones, interpretando en niveles superficiales con un desconocimiento de los objetivos reales de dichas prácticas y hábitos.

Otra actitud muy dañina es el asistencialismo. Esto ocurre cuando por fines indirectos, meramente diplomáticos, y de lucro privado disfrazado de beneficio altruista, pero que en la realidad se trataría de un apoyo irreflexivo, se lleva a cabo la replicación de las tradiciones. Este mecanismo no es realmente beneficioso, pues las acciones son incompletas, el objetivo no es realizado a cabalidad, ya que no se trata de un valor compartido, sino que se realiza con poco o nulo convencimiento, pues claramente el propósito es el de "quedar bien" ante un público, para recibir beneficios en el sentido de estatus o recompensas. Me recuerda a esos casos en donde algunas personas que se auto-identifican como "influencers" de redes sociales, se graban repartiendo comida a gente de bajos recursos, pero lo hacen con unas actitudes verdaderamente ridículas, muy vergonzosas, en donde incluso llegan a temerle tanto a ese público que supuestamente están beneficiando, que terminan arrojándoles los supuestos paquetes de comida desde la ventana de sus autos al suelo como si de hienas o leones se trataran, para luego grabarse llorando de la alegría que les provocó "ayudar a esta gente pobre". Esto es asistencialismo, y no aporta nada, aunque pretenda adscribirse a algún tipo de expresión cultural de la solidaridad o del apoyo mutuo, de justicia u otro valor compartido, resulta en algo que en todo caso perjudica, por varias razones que por el momento no es nuestra tarea enumerar, pero así es la realidad.

El oportunismo es semejantes al caso del asistencialismo, solamente que en este caso suele tener un poco menos que ver con mostrarse ante un público como una persona ejemplar que directamente ayuda, sino que puede tener tonos más de bajo perfil, no tienen que ser demostraciones públicas, sino incluso privadas, en donde las individualidades o grupos en cuestión aseguran pertenecer a cierta tradición, cuando realmente no tienen interés en la causa más que como un medio para sus propios objetivos, y eventualmente suelen mostrar su verdadero rostro, cuando es conveniente. Este ejemplo podría representarse como partidos políticos que suelen insinuar que tienen principios y valores firmes, pero que terminan uniendo a sus filas a personajes o grupos que solamente piensan usar las causas sociales como un medio para otros fines propios: poder, influencia, reputación, o bien favores que cobrar a futuro.

Como podemos ver con estos tres ejemplos, la tradición, los hábitos, la cultura, al tratarse su consolidación de un proceso social, es decir una responsabilidad colectiva─aunque durante el proceso pueda momentáneamente recaer en individualidades aisladas─, resulta un proceso muy delicado, con altas probabilidades de salirse de control, o bien derivar en cualquier momento. No insinúo, de ninguna manera, el que "alguien" deba controlar esta cultura, como por ejemplo el fenómeno cultural que se gesta en regímenes totalitarios nacionalistas o socialistas en donde existen figuras de autoridad incuestionables, cuya responsabilidad es guiar estrictamente el curso de las costumbres para solidificar un estado utópico cultural, sino que debe ser responsabilidad de los mismos grupos el moldear a sus necesidades actuales, sus costumbres, la inclusión responsable de actores, y de ser necesario el deslindarse de actores perjudiciales. Claro, la vía autoritaria siempre ha sido una vía por la cual se puede crear cultura, por supuesto,no obstante, si algo ha demostrado la Historia humana es que no han resultado ni tan populares, ni tan duraderos, ni tan eficientes, e incluso bastante perjudiciales, en retrospectiva, pues la cultura no puede emanar de una sola experiencia, ya que por naturaleza el ser humano es un ente social, su riqueza y sobrevivencia viene justamente de la diversidad, del caos controlado, autogestionado y consensuado.

¿De qué nos sirve la cultura?

Bueno, pues básicamente la cultura lo es todo para un ser como el animal humano, ya que como se dijo antes, su naturaleza última es la social. Pensémoslo de esta manera: pudimos sobrevivir desde que nacimos gracias a la sociedad que nos ha provisto de contacto, y en el mejor de los casos alimento, techo, pertenencia, límites y libertades, así como de un lenguaje para poder comunicar nuestras necesidades, gustos y deseos. Todo eso anterior involucra a la cultura, y es esta misma cultura la que nos protege como comunidad.

La cultura no es solamente datos acumulados con respecto a las creencias de moda o las creencias "clásicas", la cultura es una herramienta de supervivencia y debe ser tomada con ese nivel de importancia, ser replicada con responsabilidad así como libertad y llevar cada uno de nuestros actos con mucho esmero para poder crear culturas dignas, que nos cobijen como especie, y que nos permitan sobrevivir en tiempos de dificultades. La cultura no se reduce al "arte" de una población, jamás, no obstante, el crear, replicar responsablemente y sostener una cultura es una verdadera proeza artística en sí misma, es la virtud absoluta, la agilidad, la maestría mezclada con la inocencia de la experimentación y el replanteamiento, un verdadero arte.

A manera de ejemplo para concluir, si no fuera por la cultura del feminismo radical, en este país mexicano, las mujeres no gozarían de las libertades que hoy se han ganado con mucho esfuerzo (obviamente falta muchísimo por lograr), y tampoco los hombres gozarían de avances culturales tremendos derivados de esta tradición de origen femenino. Pensemos en los hombres modernos, que ya no tienen que ocultar algunos gustos que en un pasado habrían tenido que ser culposos u ocultos, so castigo de ser señalado como un "afeminado", "poco hombre", e incluso en muchos casos llegar a ser agredido y limitado en su vida diaria, si no es que asesinado, y esto realmente es de las cosas más superficiales que el feminismo ha dado como regalo al mundo moderno.

Es también cierto que al masificarse una cultura tan sanadora incluso como lo es el feminismo, existen muchos agentes oportunistas, asistencialistas o de coacción que perjudican la posible consolidación de esta tradición, y no hablo para nada de las "protestas violentas", porque ¿qué cambio no ha llegado por medio de el uso temporal de la fuerza, de la defensa de la vida ante el conservadurismo? muy pocas realmente, hablo de la manera en la que por ejemplo las marcas de ropa, o la industria del entretenimiento, se montan el las acciones legítimas, bien estudiadas, sentidas y calculadas, y las convierten en clichés, en fantasías irreconocibles, que terminan convirtiendo objetos culturales en sátiras de sí mismas, en productos de consumo, en modas pasajeras, que terminan creciendo─a veces, y por periodos que pueden durar bastante, perjudicando la consolidación cultural─más que el mismo movimiento original, desvirtuandolo en el camino, corrompiéndolo y retrasando los cambios positivos relacionados con la supervivencia y la promesa de mayor armonía. En fin, un desastre muchas veces inevitable, una doble o triple lucha completamente innecesaria si no fuera por ignorantes de las causas primeras que actúan nocivamente, a veces incluso pecando de inocencia, por lo cual resulta, como ya dije, imposible de preveer la turbulencia en el camino de consolidar nuevos objetos culturales.

Cerrar vista de Texto Simple

La creación cotidiana de la Cultura

ciencia cultura

Responsable de nota:
noviembre 26, 2019 | Sección: ciencia cultura | Artículos sobre: revisión de teorías e hipótesis que se relacionan con la conducta humana explícita así como también de sus procesos internos dentro de su ámbito tanto colectivo como individual, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

La cultura no es solamente datos acumulados con respecto a las creencias de moda o las creencias “clásicas”, la cultura es una herramienta de supervivencia y debe ser tomada con ese nivel de importancia. Todas las personas involucradas en comunidades nos encargamos de replicar tanto modas como cultura, de crearlas, ajustarlas, modificarlas hasta el grado de dejarles irreconocibles con respecto a su origen.

Cuando utilizamos la palabra “cultura” ¿a qué nos referimos? ¿cuándo y dónde se origina la cultura? ¿cómo se transmite? y sobre todo ¿para qué nos funciona? si es que de algo funciona.

Comencemos revisando lo que «no es» cultura: el Diccionario de la Lengua Española define inculto como alguien que carece de cultura; alguien con un estilo de hablar o escribir grosero y vulgar; otros diccionarios lo definen como una persona con pocos conocimientos generales; de modales rústicos o de poca instrucción. Además de lo anterior, los diccionarios mencionan que inculto puede ser también una tierra sin trabajo, sin labor, ni cultivo.

Necesitas saber esto

De hecho, la etimología de la palabra señala que proviene del ámbito agrícola. De preparar la tierra para el cultivo. Ya desde Roma, se solía utilizar expresiones como “cultivar el alma y el cuerpo”, pero parecería que ya acercándose la modernidad, alrededor del siglo XVI, es cuando comienza a usarse para describir “cualquier camino humano, que por medio del artificio, le aleje de su barbarismo y le dote de plena humanidad”.


Ya en su acepción moderna, se define culto como una persona con una formación amplia, educada, instruida; algo dotado de las calidades que provienen de la cultura; un conjunto de ritos y costumbres enfocadas a la contemplación, y admiración de alguna figura sagrada. Un conjunto de conocimientos y actividades científicas, industriales y artísticas de un pueblo, país o época; conocimientos adquiridos por una persona mediante el estudio, la lectura, los viajes, su vida de relación, u otros medios; que expresa la vida de un pueblo y se transmite por tradición.

fuente:  Maloomaat

Fuera de definiciones de Diccionario ¿Qué es la cultura?

Partamos, antes que nada, de la práctica diaria. Podríamos describir la cultura, de manera sencilla e intuitiva, como la conjunción de dos partes en interacción: por un lado se trata de un acto con cierto origen y por otro lado está quien la actúa, que opcionalmente la muta hasta cierto grado aún reconocible, pero más importante que nada: la perpetúa. Es un hecho que la conducta original, o bien mutada ligeramente, debe actuarse recurrentemente para así poder perdurar por medio de la transmisión social y que de esta manera se torne en una tradición, y que así no termine simplemente como un hecho aislado en el tiempo.

De ser así, podríamos decir que la cultura guardara cierta relación con el concepto de «moda». La moda dentro del ámbito estadístico se refiere a un dato que se repite con mayor frecuencia, dentro de una distribución de datos. En lo social, la moda suele relacionarse con costumbres pasajeras, “modos” sujetos al cambio por temporadas cortas. La moda y el proceso de la consolidación de la cultura sí guardan una relación en la manera en cómo se desenvuelven, no obstante, mantienen diferencias sumamente importantes.

¿Cómo se origina la cultura, quién la origina y cómo se transmite?

Es un proceso muy similar al que Charles Darwin describe en su libro de La evolución de las especies con respecto a la diversidad entre especies, subespecies y variedades; las especies y las variedades son etiquetas muy similares, la diferencia es que las especies son variedades que alcanzaron un punto crítico de diferenciación y, a pesar de que sean muy arbitrarios estos etiquetados según el mismo Darwin, es posible notar estas sutilezas que diferencían a una variedad de una especie. De manera muy similar, los hábitos pasan por procesos de origen, replicación, modificación, generalización de dicha conducta, y finalmente se consolidan como tradiciones culturales.

Así como las modas, la cultura puede emanar de una individualidad como de un grupo. Podríamos intuir, de la práctica diaria, que los hábitos que han alcanzado estatus de tradiciones culturales suelen estar relacionados con conductas de supervivencia, mientras que la moda responde más a cuestiones estéticas y lúdicas. Ahora, ¿qué elementos pertenecerían al rubro de supervivencia? pues aquellos relacionados con los elementos más básicos de una población, su geografía, clima y biodiversidad, pues de esto se desprenden los tipos de alimentos disponibles, hábitos de cacería y recolección, las posibles enfermedades y sus curas, el tipo de vestimenta adecuada, los procesos de manufactura de artefactos, y la relación directa con el territorio, es decir, con la preservación de su ambiente, para que este les siga siendo fuente de provisiones al grupo en cuestión.

https://www.lostiempos.com

Es por esto anterior que Comunidad y Cultura son verdaderamente elementos inseparables. Esto es porque cada comunidad es la que da su forma y sentido a las tradiciones culturales, como ya vimos, a causa de las características de su entorno y su interacción con las mismas. Cuando las comunidades migran, o las condiciones de su territorio mutan, las tradiciones se transforman, y como con el ejemplo de las variedades y especies de Darwin, si las tradiciones mutan un poco, se separan en variedades, y si mutan demasiado, se separan en una suerte de “especies” culturales.

La palabra tradición viene del latín traditio, nombre derivado del verbo tradere que significaría transmitir o entregar. Podemos decir entonces que la manera de transmisión de la cultura, es la tradición.

Rita Segato menciona lo siguiente con respecto a las tradiciones, o costumbres, en su conferencia “Contrapedagogías de la crueldad”, poniendo un “Pueblo”─en el sentido más amplio del concepto─como origen de cultura:

Un Pueblo es un proyecto histórico de «ser un Pueblo», en el cambio, en la transformación, en el fluir del tiempo […], en el constante proceso de abandono de costumbres, e invención o préstamo de costumbres nuevas, pero, que se ve a sí mismo en una continuidad histórica.

Rita Laura Segato, segmento donde habla sobre la Cultura dentro de su conferencia “Contra-pedagogías de la crueldad”

Actores de la cultura

Todas las personas involucradas en comunidades nos encargamos de replicar tanto modas como cultura, de crearlas, ajustarlas, modificarlas hasta el grado de dejarles irreconocibles con respecto a su origen. Las comunidades son un concepto muy amplio, no obstante, para efectos de este artículo me gustaría mencionar que existen varios tipos de comunidades, unas más estrechamente interdependientes y autoconscientes que otras. Por ejemplo, las ciudades suelen ser comunidades poco estrechas, mucho más individualistas, que mantienen una coherencia cultural sobre todo por cuestiones legales así como diplomáticas, mientras que poblaciones originarias u otro tipo de comunidades sobre todo religiosas como la gente menonita, amish, suelen ser mucho más interdependientes y conscientes de cada una de sus partes, con una identidad mucho más colectiva que individualista.

Actores de iniciación: este grupo, o individualidad, representan el punto de partida de una acción determinada susceptible a ser replicada y llevada a la masa crítica para convertirse en objeto de cultura. Como ya se dijo antes, si el hábito en cuestión responde a una necesidad de supervivencia se puede convertir en cultura, mientras que si responde a asuntos menos urgentes se tornarán en modas.

Actores de replicación y ajuste: este grupo, o individualidad, son el segundo paso en el proceso de la masa crítica. Se encargan de interpretar, replicar, abonar, deconstruir y re-interpretar el objeto primario, y llevarle poco a poco a la legitimación masiva. Este grupo, cuando lo diferenciamos de su contraparte, potencialmente dañina─que mencionaré más adelante como Actores por asistencialismo, coacción u oportunismo─son el elemento crucial en la instauración de una costumbre hacia una cultura propiamente dicha.

Básicamente lo que diferencía a los actores de replicación y ajuste de los actores por asistencialismo, coacción y oportunismo, es el proceso activo de dicho proceso de abono, construcción, re-interpretación que representan a favor en el objeto inicial. Con “a favor” no me refiero a acciones que tengan que ir necesariamente enfocadas a reforzar el objeto original tal cual como fue concebido (recordemos que además de la acción de replicar existen otras actividades productivas como la deconstrucción y la re-interpretación del objeto original), sino que se trate de actos que aporten elementos que respondan a necesidades reales, y no a una serie de direcciones completamente irrelevantes e incluso contraproducentes en cuanto a la supervivencia del grupo como veremos a continuación.

Actores por asistencialismo, coacción u oportunismo: este tipo de actores, dentro de la dinámica de la consolidación cultural, se puede presentar en dos maneras muy polares; por una parte, puede resultar que este tipos de actores sean simplemente irrelevantes, es decir, no tener mucha repercusión y por tanto inofensivos. Esto en el mejor de los casos, no obstante, también existe la posibilidad de presentarse el caso contrario, en el cual este tipo de actores se tornan en una amenaza a la coherencia, desarrollo y consolidación del objeto cultural.

Por una parte se trata de individualidades o grupos que no llegan a comprender en lo esencial (por varias causas: inocencia, irresponsabilidad, ignorancia, hasta incluso crueldad deliberada) las implicaciones del objeto cultural, y llegan a replicarlo de tal forma que su acción afecta negativamente.

costumbres postizas, insensibilidad del objetivo, la réplica de un objeto cultural por coacción, por asistencialismo o por oportunismo, debilita las causas.

Comencemos a revisar el efecto perjudicial de este tipo de actores. La coacción puede surgir tanto del interior como del exterior de las individualidades como de los grupos, externamente cuando grupos o personas presionan a otras para replicar costumbres pero de manera irreflexiva, con objetivos malinterpretados, de esto esta repleta la vida diaria; por ejemplo, cuando el vegetarianismo o el veganismo se promueven sin la necesaria orientación para señalar de dónde exactamente el metabolismo humano puede extraer ciertos nutrientes claves para sobrevivir, que el simple hecho de comer vegetales, sin una combinación bastante bien estudiada, solamente llevará a desarrollar transtornos metabólicos peligrosos. Por otro lado, la coacción puede emerger del interior, esto cuando grupos o personas sienten la compulsión de complacer a otros grupos de referencias a toda costa, y en su imitación olvidan incluir puntos claves de dichas tradiciones, interpretando en niveles superficiales con un desconocimiento de los objetivos reales de dichas prácticas y hábitos.

Otra actitud muy dañina es el asistencialismo. Esto ocurre cuando por fines indirectos, meramente diplomáticos, y de lucro privado disfrazado de beneficio altruista, pero que en la realidad se trataría de un apoyo irreflexivo, se lleva a cabo la replicación de las tradiciones. Este mecanismo no es realmente beneficioso, pues las acciones son incompletas, el objetivo no es realizado a cabalidad, ya que no se trata de un valor compartido, sino que se realiza con poco o nulo convencimiento, pues claramente el propósito es el de “quedar bien” ante un público, para recibir beneficios en el sentido de estatus o recompensas. Me recuerda a esos casos en donde algunas personas que se auto-identifican como “influencers” de redes sociales, se graban repartiendo comida a gente de bajos recursos, pero lo hacen con unas actitudes verdaderamente ridículas, muy vergonzosas, en donde incluso llegan a temerle tanto a ese público que supuestamente están beneficiando, que terminan arrojándoles los supuestos paquetes de comida desde la ventana de sus autos al suelo como si de hienas o leones se trataran, para luego grabarse llorando de la alegría que les provocó “ayudar a esta gente pobre”. Esto es asistencialismo, y no aporta nada, aunque pretenda adscribirse a algún tipo de expresión cultural de la solidaridad o del apoyo mutuo, de justicia u otro valor compartido, resulta en algo que en todo caso perjudica, por varias razones que por el momento no es nuestra tarea enumerar, pero así es la realidad.

El oportunismo es semejantes al caso del asistencialismo, solamente que en este caso suele tener un poco menos que ver con mostrarse ante un público como una persona ejemplar que directamente ayuda, sino que puede tener tonos más de bajo perfil, no tienen que ser demostraciones públicas, sino incluso privadas, en donde las individualidades o grupos en cuestión aseguran pertenecer a cierta tradición, cuando realmente no tienen interés en la causa más que como un medio para sus propios objetivos, y eventualmente suelen mostrar su verdadero rostro, cuando es conveniente. Este ejemplo podría representarse como partidos políticos que suelen insinuar que tienen principios y valores firmes, pero que terminan uniendo a sus filas a personajes o grupos que solamente piensan usar las causas sociales como un medio para otros fines propios: poder, influencia, reputación, o bien favores que cobrar a futuro.

Como podemos ver con estos tres ejemplos, la tradición, los hábitos, la cultura, al tratarse su consolidación de un proceso social, es decir una responsabilidad colectiva─aunque durante el proceso pueda momentáneamente recaer en individualidades aisladas─, resulta un proceso muy delicado, con altas probabilidades de salirse de control, o bien derivar en cualquier momento. No insinúo, de ninguna manera, el que “alguien” deba controlar esta cultura, como por ejemplo el fenómeno cultural que se gesta en regímenes totalitarios nacionalistas o socialistas en donde existen figuras de autoridad incuestionables, cuya responsabilidad es guiar estrictamente el curso de las costumbres para solidificar un estado utópico cultural, sino que debe ser responsabilidad de los mismos grupos el moldear a sus necesidades actuales, sus costumbres, la inclusión responsable de actores, y de ser necesario el deslindarse de actores perjudiciales. Claro, la vía autoritaria siempre ha sido una vía por la cual se puede crear cultura, por supuesto,no obstante, si algo ha demostrado la Historia humana es que no han resultado ni tan populares, ni tan duraderos, ni tan eficientes, e incluso bastante perjudiciales, en retrospectiva, pues la cultura no puede emanar de una sola experiencia, ya que por naturaleza el ser humano es un ente social, su riqueza y sobrevivencia viene justamente de la diversidad, del caos controlado, autogestionado y consensuado.

¿De qué nos sirve la cultura?

Bueno, pues básicamente la cultura lo es todo para un ser como el animal humano, ya que como se dijo antes, su naturaleza última es la social. Pensémoslo de esta manera: pudimos sobrevivir desde que nacimos gracias a la sociedad que nos ha provisto de contacto, y en el mejor de los casos alimento, techo, pertenencia, límites y libertades, así como de un lenguaje para poder comunicar nuestras necesidades, gustos y deseos. Todo eso anterior involucra a la cultura, y es esta misma cultura la que nos protege como comunidad.

La cultura no es solamente datos acumulados con respecto a las creencias de moda o las creencias “clásicas”, la cultura es una herramienta de supervivencia y debe ser tomada con ese nivel de importancia, ser replicada con responsabilidad así como libertad y llevar cada uno de nuestros actos con mucho esmero para poder crear culturas dignas, que nos cobijen como especie, y que nos permitan sobrevivir en tiempos de dificultades. La cultura no se reduce al “arte” de una población, jamás, no obstante, el crear, replicar responsablemente y sostener una cultura es una verdadera proeza artística en sí misma, es la virtud absoluta, la agilidad, la maestría mezclada con la inocencia de la experimentación y el replanteamiento, un verdadero arte.

A manera de ejemplo para concluir, si no fuera por la cultura del feminismo radical, en este país mexicano, las mujeres no gozarían de las libertades que hoy se han ganado con mucho esfuerzo (obviamente falta muchísimo por lograr), y tampoco los hombres gozarían de avances culturales tremendos derivados de esta tradición de origen femenino. Pensemos en los hombres modernos, que ya no tienen que ocultar algunos gustos que en un pasado habrían tenido que ser culposos u ocultos, so castigo de ser señalado como un “afeminado”, “poco hombre”, e incluso en muchos casos llegar a ser agredido y limitado en su vida diaria, si no es que asesinado, y esto realmente es de las cosas más superficiales que el feminismo ha dado como regalo al mundo moderno.

Es también cierto que al masificarse una cultura tan sanadora incluso como lo es el feminismo, existen muchos agentes oportunistas, asistencialistas o de coacción que perjudican la posible consolidación de esta tradición, y no hablo para nada de las “protestas violentas”, porque ¿qué cambio no ha llegado por medio de el uso temporal de la fuerza, de la defensa de la vida ante el conservadurismo? muy pocas realmente, hablo de la manera en la que por ejemplo las marcas de ropa, o la industria del entretenimiento, se montan el las acciones legítimas, bien estudiadas, sentidas y calculadas, y las convierten en clichés, en fantasías irreconocibles, que terminan convirtiendo objetos culturales en sátiras de sí mismas, en productos de consumo, en modas pasajeras, que terminan creciendo─a veces, y por periodos que pueden durar bastante, perjudicando la consolidación cultural─más que el mismo movimiento original, desvirtuandolo en el camino, corrompiéndolo y retrasando los cambios positivos relacionados con la supervivencia y la promesa de mayor armonía. En fin, un desastre muchas veces inevitable, una doble o triple lucha completamente innecesaria si no fuera por ignorantes de las causas primeras que actúan nocivamente, a veces incluso pecando de inocencia, por lo cual resulta, como ya dije, imposible de preveer la turbulencia en el camino de consolidar nuevos objetos culturales.

HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Si tienes las posibilidades, realiza un donativo aquí 🙂
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada: cultura, apoyo mutuo, asistencialismo, limosna, inculto, culto, culta, inculta, tradición, costumbre, hábito

HISTORIAS RELACIONADAS

Misioneros de la globalización: la más reciente conquista espiritual

cultura

Responsable de nota:
agosto 9, 2019 | Sección: cultura | Artículos sobre: temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Misioneros de la globalización: la más reciente conquista espiritual

Actualmente ya no es la persona viajera la que tiene que amoldarse, conocer, nutrirse de la multiculturalidad para aprender a solidarizarse, adaptarse o tolerar las situaciones de los territorios que visita, sino todo lo contrario.

Fuga en el discurso: el transfeminismo ha roto un agujero en la pared que separaba al feminismo del Mundo en general; y se desborda

cultura

Responsable de nota:
agosto 12, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: temáticas que nos invitan a reflexionar sobre temas de sexualidad así como de todo lo que atañe a roles de género tanto actuales como a través de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Fuga en el discurso: el transfeminismo ha roto un agujero en la pared que separaba al feminismo del Mundo en general; y se desborda

El transfeminismo pretende cargar con todos los problemas del Mundo, todos al mismo tiempo, y pretender resolverlos (sí, al mismo tiempo todos también) partiendo del tema sexual como epicentro. Las mujeres “radfem TERFS” son el nuevo judío a una doctrina absolutista, expansionista y globalizadora como en algún momento lo fue el nazismo, sí, el nazismo: irracional, absolutista y supremacista.

JustNet: “Un llamado para que nuestro futuro digital nos pertenezca”

cultura tecnología

Responsable de nota:
marzo 6, 2020 | Sección: cultura tecnología | Artículos sobre: temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana, la sociedad se extiende al plano digital y esto conlleva la emergencia de nuevas normativas y políticas tanto mundiales como locales,

JustNet: “Un llamado para que nuestro futuro digital nos pertenezca”

Con la creciente digitalización de nuestras sociedades, los datos constituyen un recurso económico clave, cuyo acopio y procesamiento permite transformarlos en algoritmos e inteligencia artificial, de alto valor económico.

Fred Sargeant, veterano de Stonewall: “No hubo líderes trans en el movimiento de liberación gay y lésbico”

cultura destacado

Responsable de nota:
octubre 1, 2020 | Sección: cultura destacado | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temáticas que nos invitan a reflexionar sobre temas de sexualidad así como de todo lo que atañe a roles de género tanto actuales como a través de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Fred Sargeant, veterano de Stonewall: “No hubo líderes trans en el movimiento de liberación gay y lésbico”

El lobby de transactivismo moderno parece estar intentando apropiarse de la historia occidental de orgullo LGB al nombrar a Marsha Johnson como “mujer trans negra” como líder del movimiento, además se han apropiado de la narrativa del ‘born this way’ para promover la idea de una identidad de género que es supuestamente innata.

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!