Cerrar vista de Texto Simple

Pensar con la cabeza ¿es solamente una moda?

En 1857, Thomas de Quincey periodista, crítico y escritor inglés dijo que "hay realmente pocos motivos para considerar al cerebro como órgano del pensamiento." Esta moda de pensar con la cabeza, si lo pensamos (¿con la cabeza, con el corazón, con las tripas, con la sociedad?), es bastante nueva, y así como antes durante muchos años se aseguraba que el átomo era indivisible, y ahora resulta que lo es, así pensar con la cabeza parece ya algo intuitivo e indivisible.

En la Grecia presocrática muchos rasgos del pensamiento así como de la vida interna de la humanidad, como las emociones, parecían depender no tanto de las personas en sí, sino de la influencia de factores o naturalezas colectivas, que más o menos podríamos llamar "externas" en el sentido que se experimentan en lo individual pero que emergen del Universo; ejemplo de esto es el Panteón helénico, que incluía a las furias, las cuales poseían a las personas cuando estas no se controlaban y mataban a alguien por venganza; o que tal las Algeas, hijas de Eris que representaban el dolor tanto físico como mental, y su hermano Ponos, la representación de las tribulaciones y dificultades. En general el Panteón griego está repleto de suertes de ánimas que son capaces de poseer a las personas, por decirlo de alguna manera, y hacerles experimentar estados mentales/emocionales.

[pie de imagen]> las furias

Posteriormente encontraremos a filósofos como Aristótles quien aseguraría que la humanidad piensa con la sangre, habiendo observado que al perder sangre, la persona suele perder el conocimiento; siendo entonces el cerebro un sistema de refrigeración para la sangre.

Como dice Pablo Fernández Christlieb:

[inicio de cita]>

históricamente se ha pensado con el riñón, el hígado, los intestinos, el corazón y también con el cerebro

[fin de cita // referencia de cita]> en su libro: La sociedad mental, p.9

Y así mismo se lee en los libros de fisiología de la conducta universitarios donde nos relatan algo similar:

[inicio de cita]>

muchas culturas antiguas, incluyendo la egipcia, la india y la china consideraron que el corazón era la sede del pensamiento y las emociones. Los antiguos griegos tambien lo creían pero Hipócrates (460-370 a.C.) concluyó que este papel debía ser asignado al cerebro.

[fin de cita // referencia de cita]> Fisología de la Conducta. Neil R. Calson, p.10

Franz Joseph Gall, creador de la frenología, esa (en aquel entonces) "ciencia" muy de moda en la que al medir trozos del cráneo de una persona se podía saber qué partes tenía más desarrolladas del cerebro, si la de la bondad, la del trabajo o la de la holgazanería, dijo en una conferencia en 1796 que "el cerebro es el órgano de la mente".

[pie de imagen]> las zonas que proponía la teoría de la frenología

En 1857, Thomas de Quincey periodista, crítico y escritor inglés dijo que "hay realmente pocos motivos para considerar al cerebro como órgano del pensamiento."

Nos cuenta Christlieb sobre la manera en la cual previa al siglo XVIII, nadie consideraba la "cabeza" ni el cerebro como centro del pensamiento:

[inicio de cita]>

"Cabeza", capitia en latín vulgar en vez de caput, aparece en castellano en el año 957 [...]

Alfonso El Sabio, quien le puso ortografía al castellano y expandió el idioma por toda la península española, en el siglo XIII, tampoco, porque solo se refiere a ella como el extremo o el principio de algo.

[fin de cita // referencia de cita]> La sociedad mental, p.10

Es por extensión a la definición de esos tiempos de «una cabeza» como el cabo más abultada, inicial e importante de algo que empieza a instalarse en el imaginario colectivo como eso que manda, o eso que es jefe, o aquello que representa como en la expresión «cabeza de ganado».

[inicio de cita]>

La cabeza comienza a ser sinónimo de "talento" hasta el siglo XVI, pero no porque tenga un cerebro adentro, sino porque el que la trae es el que manda y eso lo hace parecer inteligente

[fin de cita // referencia de cita]> La sociedad mental, p.10

Incluso los reflejos pueden ser considerados una forma de pensamiento muy primitivo, es un hecho totalmente confirmado que para retirar la mano de algo hirviendo no hace falta intermediación del cerebro, es más, una espina dorsal sin cabeza es capaz de retirar una mano de un estímulo doloroso sin necesidad de tener cabeza. Que son estudios que comenzaron con René Descartes quien acuño el término «reflejos» y continuaron con los estudios de los llamados "animales espinales" que son usualmente ranas, perros o gatos a los cuales la conexión de la espina dorsal con su cerebro se les es cortada quirúrgicamente y de esta manera se asegura que al pincharles una pata, esta se retira por obra de los nervios de la espina dorsal y no del cerebro.

[pie de imagen]> ilustración de René Descartes, explicando su propuesta de los reflejos

Esta moda de pensar con la cabeza, si lo pensamos (¿con la cabeza, con el corazón, con las tripas, con la sociedad?), es bastante nueva, y así como antes durante muchos años se aseguraba que el átomo era indivisible, y ahora resulta que lo es, así pensar con la cabeza parece ya algo intuitivo e indivisible. El hecho de que la ciencia, en un momento dado, asegure algo, no significa que esto no pueda mutar en el futuro.

Existen monjes budistas que cuando se les pregunta "¿donde pensamos?" señalan su estómago. Esto resulta no ser tan lejano a otra posible realidad. Veamos una investigación bastante reciente, y sin mucha popularidad aún, a pesar de ser cierta, la cual nos muestra como nuestro estómago, esa zona en donde los ácidos gástricos deshacen la comida, cuenta con una cierta microflora y microfauna que también ayudan al cuerpo con el proceso de la digestión ¿estamos de acuerdo hasta aquí?

Bien, pues ahora revisemos un nervio que conecta al estómago directamente al cerebro a través de un canal nervioso específico llamado «el nervio Vago», aunque suene cómico, el nervio Vago es uno de los llamado pares craneales, pares porque justamente tienen una salida y una entrada de información, en este caso, el nervio Vago envía y recibe información directamente del estómago hacia el cerebro ¿siguen conmigo? ya casi llegamos, ahora, lo que viene es el descubrimiento aturdidor del que les estaba yo hablando: resulta pues, que la microflora y microfauna del estómago, al ser poblaciones, así como en una estepa existen poblaciones de leones y de cebras, así mismo en el estómago existen poblaciones que si bien conviven entre sí, al crecer o disminuir su población, pueden ser conquistados y depredados por las otras poblaciones presentes en el estómago.

Es de esta manera que "el estómago", o mejor dicho la población del estómago, le dice al cerebro exactamente de qué cosas tiene antojo, y hasta cierto punto "piensan" por sí mismas, es decir, si en nuestro estómago tenemos una gran población de estas microfaunas o microfloras adictas al azúcar refinada, eso es lo que van a estar solicitándole al cerebro para que el huésped maldito (osea tu y yo) vayamos a conseguir eso de lo que "tenemos" (osea las bacterias) hambre. Siniestro ¿no es así?

Existen teorías más recientes que hablan sobre toda una serie de leyes de convivencia de estas criaturas de nuestro estómago, que se extienden a teorías de ecosistemas similares hallados en los bosques que tienen que ver con parientes no tan lejanos y por lo tanto no tan descabellados, que son los árboles, las plantas, los hongos y los animales que habitan en estos hábitats. Nuestro estómago es un universo en sí mismo, y actúa de manera bastante independiente a nuestros "deseos concientes" y de hecho, tienen un teléfono directo al presunto presidente del poder ejecutivo del cuerpo humano: el cerebro. Así que, sí, el estómago parece tomar decisiones bastante importantes y muchas veces inconcientes, mas lo inconciente no convierte estas decisiones en algo inmanifiesto, en nuestra vida diaria.

[pie de imagen]> pensando con Yakult

Otro de los descubrimientos más recientes que siguen siendo estudiados pero que parecería no haber ya mucha duda al respecto, es la capacidad de cierta forma de pensamiento, del corazón. Así es, parece ser que después de todo Aristóteles no estaba tan equivocado y los dichos populares de "hazlo de corazón" o "tengo el corazón roto" tampoco se equivocan. Más allá de que el corazón tenga nervios (neuronas) sensoriales o motrices, contiene también neuronas de tipos muy específicos que en el cerebro están relacionadas con procesos del pensamiento.

[pie de imagen]> Photo by Dids from Pexels

David Paterson, Ph.D. de la Oxford University, nos cuenta sobre sus investigaciones, en las que ha encontrado estas células, de las que hablaba hace unos momentos asociadas con procesos mentales en el cerebro, sobre la superficie del ventrículo derecho del corazón.

Al fin y al cabo, el cerebro es una evolución de unas estructuras que animales más sencillos estructuralmente como lo son los insectos usan para «pensar» que son los ganglios; el ser humano también tiene ganglios, pero estos, con el paso de los millones de años se han ido aglutinando en unas u otras regiones más que en otras y han dado como resultado ganglios cada vez más grandes que finalmente resultan en lo que hoy conocemos como cerebros en los peces, anfibios, mamíferos y homínidæs. ¿Qué posibilidades hay entonces de que el cerebro sea ahora el único ganglio preparado para realizar absolutamente todas las tomas de desiciones?

[pie de imagen]> es por esto que dicen que las cucarachas tienen 2 cabezas, una en la "cabeza" y otra en la "cola", y pueden sobrevivir días vivas aún cuando se les aplaste una sola de sus dos cabezas, o ganglios, o cerbros, o lo que sean pero son bastante asquerosas Y-Y

Por el momento parecen especulaciones pseudo-científicas, pero ¿qué no lo mismo eran los modelos Heliocéntricos de Copérnico y Galileo Galilei especulaciones para algunæs en su tiempo? Solo un ciencia responsable y el tiempo podrán mostrarnos lo contrario.

Cerrar vista de Texto Simple

Pensar con la cabeza ¿es solamente una moda?

ciencia cultura

Responsable de nota:
abril 16, 2020 | Sección: ciencia cultura | Artículos sobre: revisión de teorías e hipótesis que se relacionan con la conducta humana explícita así como también de sus procesos internos dentro de su ámbito tanto colectivo como individual, revisión cultural sobre temas de salud, higiene, farmacología y su relación con los cuerpos biológicos desde el punto de vista de la tradiciones o de los usos y costumbres a través de la Historia,

En 1857, Thomas de Quincey periodista, crítico y escritor inglés dijo que “hay realmente pocos motivos para considerar al cerebro como órgano del pensamiento.” Esta moda de pensar con la cabeza, si lo pensamos (¿con la cabeza, con el corazón, con las tripas, con la sociedad?), es bastante nueva, y así como antes durante muchos años se aseguraba que el átomo era indivisible, y ahora resulta que lo es, así pensar con la cabeza parece ya algo intuitivo e indivisible.

En la Grecia presocrática muchos rasgos del pensamiento así como de la vida interna de la humanidad, como las emociones, parecían depender no tanto de las personas en sí, sino de la influencia de factores o naturalezas colectivas, que más o menos podríamos llamar “externas” en el sentido que se experimentan en lo individual pero que emergen del Universo; ejemplo de esto es el Panteón helénico, que incluía a las furias, las cuales poseían a las personas cuando estas no se controlaban y mataban a alguien por venganza; o que tal las Algeas, hijas de Eris que representaban el dolor tanto físico como mental, y su hermano Ponos, la representación de las tribulaciones y dificultades. En general el Panteón griego está repleto de suertes de ánimas que son capaces de poseer a las personas, por decirlo de alguna manera, y hacerles experimentar estados mentales/emocionales.

las furias

Posteriormente encontraremos a filósofos como Aristótles quien aseguraría que la humanidad piensa con la sangre, habiendo observado que al perder sangre, la persona suele perder el conocimiento; siendo entonces el cerebro un sistema de refrigeración para la sangre.

Como dice Pablo Fernández Christlieb:


históricamente se ha pensado con el riñón, el hígado, los intestinos, el corazón y también con el cerebro

en su libro: La sociedad mental, p.9

Y así mismo se lee en los libros de fisiología de la conducta universitarios donde nos relatan algo similar:

muchas culturas antiguas, incluyendo la egipcia, la india y la china consideraron que el corazón era la sede del pensamiento y las emociones. Los antiguos griegos tambien lo creían pero Hipócrates (460-370 a.C.) concluyó que este papel debía ser asignado al cerebro.

Fisología de la Conducta. Neil R. Calson, p.10

Franz Joseph Gall, creador de la frenología, esa (en aquel entonces) “ciencia” muy de moda en la que al medir trozos del cráneo de una persona se podía saber qué partes tenía más desarrolladas del cerebro, si la de la bondad, la del trabajo o la de la holgazanería, dijo en una conferencia en 1796 que “el cerebro es el órgano de la mente”.

las zonas que proponía la teoría de la frenología

En 1857, Thomas de Quincey periodista, crítico y escritor inglés dijo que “hay realmente pocos motivos para considerar al cerebro como órgano del pensamiento.”

Nos cuenta Christlieb sobre la manera en la cual previa al siglo XVIII, nadie consideraba la “cabeza” ni el cerebro como centro del pensamiento:

“Cabeza”, capitia en latín vulgar en vez de caput, aparece en castellano en el año 957 […]

Alfonso El Sabio, quien le puso ortografía al castellano y expandió el idioma por toda la península española, en el siglo XIII, tampoco, porque solo se refiere a ella como el extremo o el principio de algo.

La sociedad mental, p.10

Es por extensión a la definición de esos tiempos de «una cabeza» como el cabo más abultada, inicial e importante de algo que empieza a instalarse en el imaginario colectivo como eso que manda, o eso que es jefe, o aquello que representa como en la expresión «cabeza de ganado».

La cabeza comienza a ser sinónimo de “talento” hasta el siglo XVI, pero no porque tenga un cerebro adentro, sino porque el que la trae es el que manda y eso lo hace parecer inteligente

La sociedad mental, p.10

Incluso los reflejos pueden ser considerados una forma de pensamiento muy primitivo, es un hecho totalmente confirmado que para retirar la mano de algo hirviendo no hace falta intermediación del cerebro, es más, una espina dorsal sin cabeza es capaz de retirar una mano de un estímulo doloroso sin necesidad de tener cabeza. Que son estudios que comenzaron con René Descartes quien acuño el término «reflejos» y continuaron con los estudios de los llamados “animales espinales” que son usualmente ranas, perros o gatos a los cuales la conexión de la espina dorsal con su cerebro se les es cortada quirúrgicamente y de esta manera se asegura que al pincharles una pata, esta se retira por obra de los nervios de la espina dorsal y no del cerebro.

ilustración de René Descartes, explicando su propuesta de los reflejos

Esta moda de pensar con la cabeza, si lo pensamos (¿con la cabeza, con el corazón, con las tripas, con la sociedad?), es bastante nueva, y así como antes durante muchos años se aseguraba que el átomo era indivisible, y ahora resulta que lo es, así pensar con la cabeza parece ya algo intuitivo e indivisible. El hecho de que la ciencia, en un momento dado, asegure algo, no significa que esto no pueda mutar en el futuro.

Existen monjes budistas que cuando se les pregunta “¿donde pensamos?” señalan su estómago. Esto resulta no ser tan lejano a otra posible realidad. Veamos una investigación bastante reciente, y sin mucha popularidad aún, a pesar de ser cierta, la cual nos muestra como nuestro estómago, esa zona en donde los ácidos gástricos deshacen la comida, cuenta con una cierta microflora y microfauna que también ayudan al cuerpo con el proceso de la digestión ¿estamos de acuerdo hasta aquí?

Bien, pues ahora revisemos un nervio que conecta al estómago directamente al cerebro a través de un canal nervioso específico llamado «el nervio Vago», aunque suene cómico, el nervio Vago es uno de los llamado pares craneales, pares porque justamente tienen una salida y una entrada de información, en este caso, el nervio Vago envía y recibe información directamente del estómago hacia el cerebro ¿siguen conmigo? ya casi llegamos, ahora, lo que viene es el descubrimiento aturdidor del que les estaba yo hablando: resulta pues, que la microflora y microfauna del estómago, al ser poblaciones, así como en una estepa existen poblaciones de leones y de cebras, así mismo en el estómago existen poblaciones que si bien conviven entre sí, al crecer o disminuir su población, pueden ser conquistados y depredados por las otras poblaciones presentes en el estómago.

Es de esta manera que “el estómago”, o mejor dicho la población del estómago, le dice al cerebro exactamente de qué cosas tiene antojo, y hasta cierto punto “piensan” por sí mismas, es decir, si en nuestro estómago tenemos una gran población de estas microfaunas o microfloras adictas al azúcar refinada, eso es lo que van a estar solicitándole al cerebro para que el huésped maldito (osea tu y yo) vayamos a conseguir eso de lo que “tenemos” (osea las bacterias) hambre. Siniestro ¿no es así?

Necesitas saber esto

Adictos al azúcar: la enfermedad del siglo XXI

Existen teorías más recientes que hablan sobre toda una serie de leyes de convivencia de estas criaturas de nuestro estómago, que se extienden a teorías de ecosistemas similares hallados en los bosques que tienen que ver con parientes no tan lejanos y por lo tanto no tan descabellados, que son los árboles, las plantas, los hongos y los animales que habitan en estos hábitats. Nuestro estómago es un universo en sí mismo, y actúa de manera bastante independiente a nuestros “deseos concientes” y de hecho, tienen un teléfono directo al presunto presidente del poder ejecutivo del cuerpo humano: el cerebro. Así que, sí, el estómago parece tomar decisiones bastante importantes y muchas veces inconcientes, mas lo inconciente no convierte estas decisiones en algo inmanifiesto, en nuestra vida diaria.

pensando con Yakult

Otro de los descubrimientos más recientes que siguen siendo estudiados pero que parecería no haber ya mucha duda al respecto, es la capacidad de cierta forma de pensamiento, del corazón. Así es, parece ser que después de todo Aristóteles no estaba tan equivocado y los dichos populares de “hazlo de corazón” o “tengo el corazón roto” tampoco se equivocan. Más allá de que el corazón tenga nervios (neuronas) sensoriales o motrices, contiene también neuronas de tipos muy específicos que en el cerebro están relacionadas con procesos del pensamiento.

Photo by Dids from Pexels

David Paterson, Ph.D. de la Oxford University, nos cuenta sobre sus investigaciones, en las que ha encontrado estas células, de las que hablaba hace unos momentos asociadas con procesos mentales en el cerebro, sobre la superficie del ventrículo derecho del corazón.

Al fin y al cabo, el cerebro es una evolución de unas estructuras que animales más sencillos estructuralmente como lo son los insectos usan para «pensar» que son los ganglios; el ser humano también tiene ganglios, pero estos, con el paso de los millones de años se han ido aglutinando en unas u otras regiones más que en otras y han dado como resultado ganglios cada vez más grandes que finalmente resultan en lo que hoy conocemos como cerebros en los peces, anfibios, mamíferos y homínidæs. ¿Qué posibilidades hay entonces de que el cerebro sea ahora el único ganglio preparado para realizar absolutamente todas las tomas de desiciones?

es por esto que dicen que las cucarachas tienen 2 cabezas, una en la “cabeza” y otra en la “cola”, y pueden sobrevivir días vivas aún cuando se les aplaste una sola de sus dos cabezas, o ganglios, o cerbros, o lo que sean pero son bastante asquerosas Y-Y

Por el momento parecen especulaciones pseudo-científicas, pero ¿qué no lo mismo eran los modelos Heliocéntricos de Copérnico y Galileo Galilei especulaciones para algunæs en su tiempo? Solo un ciencia responsable y el tiempo podrán mostrarnos lo contrario.

HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Si tienes las posibilidades, realiza un donativo aquí 🙂
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada: pensar con el corazón, pensar con la tripa, pensar con el estómago, pensar con otras partes del cuerpo

HISTORIAS RELACIONADAS

Luffa: una esponja biodegradable que puedes sembrar

cultura tecnología

Responsable de nota:
abril 30, 2020 | Sección: cultura tecnología | Artículos sobre: temáticas que giran en torno a lo ambiental así como a la agricultura en general, revisión cultural sobre temas de salud, higiene, farmacología y su relación con los cuerpos biológicos desde el punto de vista de la tradiciones o de los usos y costumbres a través de la Historia, tecnologías alternativas desarrolladas con el objetivo de dañar lo menos posible a los ecosistemas y/o también revertir los daños provocados por otras tecnologías con menor responsabilidad ambiental,

Luffa: una esponja biodegradable que puedes sembrar

Esta planta es principalmente famosa en Asia y han sido utilizadas para fregar el cuerpo y lavar los platos desde hace muchos años.

Umberto Eco y los 14 puntos del fascismo

ciencia cultura

Responsable de nota:
abril 6, 2020 | Sección: ciencia cultura | Artículos sobre: revisión de teorías e hipótesis que se relacionan con la conducta humana explícita así como también de sus procesos internos dentro de su ámbito tanto colectivo como individual, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Umberto Eco y los 14 puntos del fascismo

En 1942, gané el primer premio de un concurso de la juventud fascista italiana con este texto: “¿Debemos morir por la gloria de Mussolini y el destino inmortal de Italia?”. Una de las características típicas de los fascismos históricos ha sido el llamamiento a las clases medias frustradas.

El ser humano: ¿bueno o malo por naturaleza?

ciencia cultura

Responsable de nota:
febrero 21, 2020 | Sección: ciencia cultura | Artículos sobre: revisión de teorías e hipótesis que se relacionan con la conducta humana explícita así como también de sus procesos internos dentro de su ámbito tanto colectivo como individual, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

El ser humano: ¿bueno o malo por naturaleza?

El respeto a la vida, el fomento de la solidaridad, el uso de violencia solo para defender la vida, son algunos ejemplos de estos puntos comunes interculturales que representan “lo bueno”. Mientras que el uso desmedido de la violencia, el constante estado de asedio sin paz, el estado de ingobernabilidad interior (en el sentido de caos total), son nociones de “lo malo”.

Los alimentos “con sabor a”, ¿son realmente alimentos?

cultura

Responsable de nota:
mayo 4, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisión cultural sobre temas de salud, higiene, farmacología y su relación con los cuerpos biológicos desde el punto de vista de la tradiciones o de los usos y costumbres a través de la Historia,

Los alimentos “con sabor a”, ¿son realmente alimentos?

Estos datos anteriores nos llevarían a preguntarnos ¿son realmente tan nutritivos, como lo presumen en sus anuncios, estos alimentos? o quizá valdría la pena regresar a prepararle comidas naturales, tan naturales como las que læs humanæs consumimos.

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!