Cerrar vista de Texto Simple

Reporte Multicultural: Isla Tanna (Yaohnanen)

En esta ocasión el Reporte Multicultural RSJ trae para ustedes un punto de vista sobre la peculiar cultura desarrollada por el pueblo Tanna (Yaohnanen).

Yaohnanen es una pequeña población localizada en la isla de Tanna en República de Vanuatu, un país isleño localizado en el Sur del Océano Pacífico.

Esta isla está habitada por gente de Melanesia. Melanesia es una de las veintidós subregiones geográficas en que la ONU divide el mundo con fines estadísticos, y una de las cuatro pertenecientes a Oceanía. Fue definida, por primera vez, por el explorador francés Jules Dumont d'Urville en 1832. Se extiende desde el occidente del océano Pacífico al mar de Arafura y tiene al sur a Australia, su límite oeste es la línea de Weber (en Indonesia), al norte Micronesia y al este Polinesia. Este término fue propuesto para denominar a un grupo de islas que se consideraba étnica y geográficamente distintas de las de Polinesia y Micronesia.

Estilo de vida

Siguen un tipo de vida más a la antigua que los de las otras islas. Algunas de las aldeas prohíben la existencia de inventos modernos. Los hombres usan kotekas que son una especie de "funda" para sus miembros viriles. Tanto las mujeres como los hombres portan camisas de hierba. Læs niñæs no van a una escuela.

Ingieren una bebida llamada Kava; esta bebida se prepara a partir de las raíces de una especie de planta de pimiento, el Piper methysticum. Læs locales consideran sus efectos relajantes como un regalo de los dioses. Durante mucho tiempo ha sido utilizada en las ceremonias rituales de la población.

Entre las artes que realiza este pueblo están las pinturas, las esculturas de madera y el entretejido de canastas. Realizan danzas rituales multitudinarias mixtas.

[pie de imagen]> Læs danzantes son guiadæs por los jefes de la tribua, miembros del Culto al Príncipe Felipe

Sus viviendas son realizadas con troncos de madera, hojas flexibles entretejidas como paredes y paja como techo. En su interior resguardan su cama, su almacén de comida y una fogata.

Creencias espirituales

El pueblo Yaohnanen practica un peculiar credo: la leyenda cuenta que un Dios nació de un volcán -el monte Yasur en la isla de Tanna-, resultado de la relación sexual entre dos mujeres. Posteriormente el hombre que nació del acontecimiento del volcán y las dos mujeres se convirtió en un ser blanco y viajó entonces a una tierra lejana para desposar a una reina.

[pie de imagen]> El Eje (Nazis y Fascistas) y Los Aliados (Demócratas y Comunistas)

Se dice que durante, y después, de la Segunda Guerra Mundial, en estas islas llegaron a aterrizar o desembarcar tanto militares de los Aliados (EEUU, Inglaterra) como del Eje (Japón), y con ello las personas de esta isla recibieron un shock cultural, ya que se trataba de una isla bastante aislada del mundo moderno. Fue así que, de un día a otro casi por arte de magia, læs pobladoræs de Tanna vieron por primera vez gente blanca portando bienes manufacturados (ropa de tela, medicina, comida enlatada, tiendas de acampar, armas de fuego), así como artefactos como los barcos y las avionetas que arrojaban paquetes de municiones, raciones entre otros suministros de guerra en paracaídas.

Así como llegaron, de un momento a otro, læs extranjeræs desaparecieron, llevándose consigo todos los bienes misteriosos que habían traído consigo. Fue este extraño acontecimiento algo que dejó aturdida a la población local de Tanna. Es así que comenzaron a surgir ciertas prácticas rituales tradicionales de la zona mezcladas, como sincretismo, con los acontecimientos que había vivido la población durante la duración de la Segunda Guerra Mundial.

Comenzaron a surgir líderes espirituales que aseguraban que estos mensajeros de læs dioses volverían con grandes regalos y tecnología moderna y la heredarían a la población de Tanna solo bajo la condición de que el pueblo abandonara todo artefacto que estos mensajeros habían llevado, incluyendo el dinero, el cristianismo, aparatos, y regresaran a un modo tradicional de vivir y se dedicaran a rezarle a ciertos ídolos como "John Frum" o "Tom Navy" que posteriormente fueron unificados en un solo personaje que no es ni más ni menos que el príncipe Felipe duque de Edinburgo, el cual ascendió al papel de Dios para este credo.

[pie de imagen]> Entre las cosas que los soldados de la WWII dejaron en la isla estaban revistas inglesas, así como retratos del Príncipe Felipe, las cuales se convirtieron en objetos sagrados que cuidaron durante generaciones.

Los rituales clásicos como las danzas o las festividades, se mezclaron con imitaciones de prácticas que la gente que había presenciado todo el acelerado ritmo de vida de los soldados de aquellos tiempos:

Los sacerdotes locales harían aviones de madera y palmas, realizarían llamadas por radios de madera (solo radios en apariencia, no tenían circuitos internos) usando "audífonos" de estilo militar también tallados de madera, entre muchas otras actividades "militarezcas" realizadas sobre pistas de aterrizaje, realizadas a semejanza de las reales con pastos, hojas, espigas y maderas, tanto de avioneta como de helicópteros. También realizarían simulacros militares, como los que habían visto de los militares, marchando en grupos ordenados portando rifles tallados en madera, o hacían señales de luz con antorchas como cuando aterrizaban los helicópteros, en fin, muchas de las prácticas militares que habían observado durante la WWII las imitarían de manera ritual en sincretismo con sus creencias originarias, todo esto con vistas a volver a recibir la visita de estos mensajeros de los dioses, incluyendo a su deidad principal, el príncipe Felipe.

Con el paso de los años, los medios de comunicación, así como la migración post-guerra, comenzaron a llevar noticias a Tanna sobre la otra realidad, es decir, la realidad en donde el príncipe Felipe no era una entidad espiritual sino un hombre que radicaba en Inglaterra; que lo que había visto el pueblo Tanna durante la WWII no eran visitantes del futuro o mensajeros de los dioses con tecnología divina, sino gente de otras partes del mundo las cuales fabricaban esa tecnología a partir de desarrollos científicos.

Esto comenzó a generar problemas sociales dentro de Tanna, quienes tuvieron que aceptar de alguna u otra manera esta otra nueva realidad que se les presentaba totalmente por sorpresa para sus creencias locales, por lo cual ahora se decía que el príncipe Felipe era tanto una entidad física como una entidad espiritual que volvería a Tanna, como alguna vez lo prometió.

Durante el año 2000, el pueblo de Tanna le envió por correo una de las fotografías que conservaban como reliquias rituales al príncipe Felipe, y este se las devolvió autografíada, lo cual el pueblo Tanna respondió enviándole una porra de madera tradicional del pueblo Tanna, a lo cual el príncipe Felipe respondió tomándose una foto con la porra y enviándola a Tanna.

Durante el 2015, con el paso del ciclón Pam que azotó la isla de Tanna, resurgió la creencia de que el Dios príncipe Felipe estaba por regresar, así que el pueblo se reunió de varios puntos de la isla al centro ceremonial de Yeohnanen para realizar el rito de bienvenida de su deidad principal. Fue justo en este momento que dos estudiantes ingleses que habían estado viviendo en esta población pidieron ser parte de la ceremonia. Luego de los rituales, el Dios príncipe Felipe no se estaba presentando, así que uno de estos jóvenes, luego de ser aceptado como parte del ritual, les dirigió un pequeño discurso a la población, diciéndoles que él venía de donde el príncipe Felipe había vivido muchos años de su vida, que era muy viejo y que por el momento físicamente habitaba Inglaterra, pero que en cuanto muriera él les podía decir que su espíritu sí regresaría a Tanna, y que siguieran respetando sus propias creencias si decidían creer en lo mismo o modificarlo pues era algo que ellæs como pueblo les tocaba y nadie les podía imponer qué cosas creer o no creer.

Los ancianos líderes del pueblo Tanna fueron invitados a Inglaterra a conocer al hijo del príncipe Felipe así como a la Reina Isabel, y luego fueron transportados de regreso a Tanna en donde compartieron lo vivido con su pueblo.

[pie de imagen]> Momento en el que recibieron al príncipe Carlos con bailes y cantos rituales

Durante 2018, el príncipe Carlos, hijo del príncipe Felipe, visitó la isla de Tanna, en donde se le dio el cargo de sumo sacerdote.

Conclusión

Este artículo de ninguna manera busca ridiculizar o someter a juicio de la "razón occidental" las creencias de este pequeño pueblo, sino todo lo contrario, mostrar como la sociedad humana suele generar sincretismos para satisfacer las creencias espirituales que siempre han acompañado a la humanidad, y lo seguirán haciendo. En este caso, un pueblo con creencias derivadas, como usualmente ocurre en la Historia, de elementos de la naturaleza como los animales, las plantas, las montañas, los llamados «cuatro elementos», se vieron estrellados abruptamente con la presencia de artefactos, gente, lenguajes y tecnologías que nunca antes habían experimentado, para posteriormente ser "abandonadæs" por estas extrañas entidades, dejándoles en un estado de confusión que podríamos llamar tanto ontológica como epistemológica de su forma de concebir la Realidad.

Es por esto que la mente humana, la sociedad humana, acomoda la realidad de la mejor manera que le es posible, dando como resultado el fenómeno espiritual que ahora se le cataloga como Cargo Cults, que al español se podría traducir como Cultos centrados en Cargamento. Para conocer un poco más sobre el origen de la cultura, te recomendamos revisar un artículo de esta revista titulado "La creación cotidiana de la cultura", en donde se explica como el fenómeno humano llamado Cultura puede emerger básicamente de cualquier situación.

Cerrar vista de Texto Simple

Reporte Multicultural: Isla Tanna (Yaohnanen)

cultura

Responsable de nota:
abril 26, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: cápsulas sobre los usos y costumbres de diversos pueblos con el objetivo de visibilizar la riqueza multicultural del planeta y promover una reflexión con respecto a la globalización y a sus crueles métodos de aculturización de los pueblos,

En esta ocasión el Reporte Multicultural RSJ trae para ustedes un punto de vista sobre la peculiar cultura desarrollada por el pueblo Tanna (Yaohnanen).

Yaohnanen es una pequeña población localizada en la isla de Tanna en República de Vanuatu, un país isleño localizado en el Sur del Océano Pacífico.

Esta isla está habitada por gente de Melanesia. Melanesia es una de las veintidós subregiones geográficas en que la ONU divide el mundo con fines estadísticos, y una de las cuatro pertenecientes a Oceanía. Fue definida, por primera vez, por el explorador francés Jules Dumont d’Urville en 1832. Se extiende desde el occidente del océano Pacífico al mar de Arafura y tiene al sur a Australia, su límite oeste es la línea de Weber (en Indonesia), al norte Micronesia y al este Polinesia. Este término fue propuesto para denominar a un grupo de islas que se consideraba étnica y geográficamente distintas de las de Polinesia y Micronesia.

Estilo de vida

Siguen un tipo de vida más a la antigua que los de las otras islas. Algunas de las aldeas prohíben la existencia de inventos modernos. Los hombres usan kotekas que son una especie de “funda” para sus miembros viriles. Tanto las mujeres como los hombres portan camisas de hierba. Læs niñæs no van a una escuela.


Ingieren una bebida llamada Kava; esta bebida se prepara a partir de las raíces de una especie de planta de pimiento, el Piper methysticum. Læs locales consideran sus efectos relajantes como un regalo de los dioses. Durante mucho tiempo ha sido utilizada en las ceremonias rituales de la población.

Entre las artes que realiza este pueblo están las pinturas, las esculturas de madera y el entretejido de canastas. Realizan danzas rituales multitudinarias mixtas.

Læs danzantes son guiadæs por los jefes de la tribua, miembros del Culto al Príncipe Felipe

Sus viviendas son realizadas con troncos de madera, hojas flexibles entretejidas como paredes y paja como techo. En su interior resguardan su cama, su almacén de comida y una fogata.

Creencias espirituales

El pueblo Yaohnanen practica un peculiar credo: la leyenda cuenta que un Dios nació de un volcán -el monte Yasur en la isla de Tanna-, resultado de la relación sexual entre dos mujeres. Posteriormente el hombre que nació del acontecimiento del volcán y las dos mujeres se convirtió en un ser blanco y viajó entonces a una tierra lejana para desposar a una reina.

El Eje (Nazis y Fascistas) y Los Aliados (Demócratas y Comunistas)

Se dice que durante, y después, de la Segunda Guerra Mundial, en estas islas llegaron a aterrizar o desembarcar tanto militares de los Aliados (EEUU, Inglaterra) como del Eje (Japón), y con ello las personas de esta isla recibieron un shock cultural, ya que se trataba de una isla bastante aislada del mundo moderno. Fue así que, de un día a otro casi por arte de magia, læs pobladoræs de Tanna vieron por primera vez gente blanca portando bienes manufacturados (ropa de tela, medicina, comida enlatada, tiendas de acampar, armas de fuego), así como artefactos como los barcos y las avionetas que arrojaban paquetes de municiones, raciones entre otros suministros de guerra en paracaídas.

Así como llegaron, de un momento a otro, læs extranjeræs desaparecieron, llevándose consigo todos los bienes misteriosos que habían traído consigo. Fue este extraño acontecimiento algo que dejó aturdida a la población local de Tanna. Es así que comenzaron a surgir ciertas prácticas rituales tradicionales de la zona mezcladas, como sincretismo, con los acontecimientos que había vivido la población durante la duración de la Segunda Guerra Mundial.

Comenzaron a surgir líderes espirituales que aseguraban que estos mensajeros de læs dioses volverían con grandes regalos y tecnología moderna y la heredarían a la población de Tanna solo bajo la condición de que el pueblo abandonara todo artefacto que estos mensajeros habían llevado, incluyendo el dinero, el cristianismo, aparatos, y regresaran a un modo tradicional de vivir y se dedicaran a rezarle a ciertos ídolos como “John Frum” o “Tom Navy” que posteriormente fueron unificados en un solo personaje que no es ni más ni menos que el príncipe Felipe duque de Edinburgo, el cual ascendió al papel de Dios para este credo.

Entre las cosas que los soldados de la WWII dejaron en la isla estaban revistas inglesas, así como retratos del Príncipe Felipe, las cuales se convirtieron en objetos sagrados que cuidaron durante generaciones.

Los rituales clásicos como las danzas o las festividades, se mezclaron con imitaciones de prácticas que la gente que había presenciado todo el acelerado ritmo de vida de los soldados de aquellos tiempos:

Los sacerdotes locales harían aviones de madera y palmas, realizarían llamadas por radios de madera (solo radios en apariencia, no tenían circuitos internos) usando “audífonos” de estilo militar también tallados de madera, entre muchas otras actividades “militarezcas” realizadas sobre pistas de aterrizaje, realizadas a semejanza de las reales con pastos, hojas, espigas y maderas, tanto de avioneta como de helicópteros. También realizarían simulacros militares, como los que habían visto de los militares, marchando en grupos ordenados portando rifles tallados en madera, o hacían señales de luz con antorchas como cuando aterrizaban los helicópteros, en fin, muchas de las prácticas militares que habían observado durante la WWII las imitarían de manera ritual en sincretismo con sus creencias originarias, todo esto con vistas a volver a recibir la visita de estos mensajeros de los dioses, incluyendo a su deidad principal, el príncipe Felipe.

Con el paso de los años, los medios de comunicación, así como la migración post-guerra, comenzaron a llevar noticias a Tanna sobre la otra realidad, es decir, la realidad en donde el príncipe Felipe no era una entidad espiritual sino un hombre que radicaba en Inglaterra; que lo que había visto el pueblo Tanna durante la WWII no eran visitantes del futuro o mensajeros de los dioses con tecnología divina, sino gente de otras partes del mundo las cuales fabricaban esa tecnología a partir de desarrollos científicos.

Esto comenzó a generar problemas sociales dentro de Tanna, quienes tuvieron que aceptar de alguna u otra manera esta otra nueva realidad que se les presentaba totalmente por sorpresa para sus creencias locales, por lo cual ahora se decía que el príncipe Felipe era tanto una entidad física como una entidad espiritual que volvería a Tanna, como alguna vez lo prometió.

Durante el año 2000, el pueblo de Tanna le envió por correo una de las fotografías que conservaban como reliquias rituales al príncipe Felipe, y este se las devolvió autografíada, lo cual el pueblo Tanna respondió enviándole una porra de madera tradicional del pueblo Tanna, a lo cual el príncipe Felipe respondió tomándose una foto con la porra y enviándola a Tanna.

Durante el 2015, con el paso del ciclón Pam que azotó la isla de Tanna, resurgió la creencia de que el Dios príncipe Felipe estaba por regresar, así que el pueblo se reunió de varios puntos de la isla al centro ceremonial de Yeohnanen para realizar el rito de bienvenida de su deidad principal. Fue justo en este momento que dos estudiantes ingleses que habían estado viviendo en esta población pidieron ser parte de la ceremonia. Luego de los rituales, el Dios príncipe Felipe no se estaba presentando, así que uno de estos jóvenes, luego de ser aceptado como parte del ritual, les dirigió un pequeño discurso a la población, diciéndoles que él venía de donde el príncipe Felipe había vivido muchos años de su vida, que era muy viejo y que por el momento físicamente habitaba Inglaterra, pero que en cuanto muriera él les podía decir que su espíritu sí regresaría a Tanna, y que siguieran respetando sus propias creencias si decidían creer en lo mismo o modificarlo pues era algo que ellæs como pueblo les tocaba y nadie les podía imponer qué cosas creer o no creer.

Los ancianos líderes del pueblo Tanna fueron invitados a Inglaterra a conocer al hijo del príncipe Felipe así como a la Reina Isabel, y luego fueron transportados de regreso a Tanna en donde compartieron lo vivido con su pueblo.

Momento en el que recibieron al príncipe Carlos con bailes y cantos rituales

Durante 2018, el príncipe Carlos, hijo del príncipe Felipe, visitó la isla de Tanna, en donde se le dio el cargo de sumo sacerdote.

Conclusión

Este artículo de ninguna manera busca ridiculizar o someter a juicio de la “razón occidental” las creencias de este pequeño pueblo, sino todo lo contrario, mostrar como la sociedad humana suele generar sincretismos para satisfacer las creencias espirituales que siempre han acompañado a la humanidad, y lo seguirán haciendo. En este caso, un pueblo con creencias derivadas, como usualmente ocurre en la Historia, de elementos de la naturaleza como los animales, las plantas, las montañas, los llamados «cuatro elementos», se vieron estrellados abruptamente con la presencia de artefactos, gente, lenguajes y tecnologías que nunca antes habían experimentado, para posteriormente ser “abandonadæs” por estas extrañas entidades, dejándoles en un estado de confusión que podríamos llamar tanto ontológica como epistemológica de su forma de concebir la Realidad.

Es por esto que la mente humana, la sociedad humana, acomoda la realidad de la mejor manera que le es posible, dando como resultado el fenómeno espiritual que ahora se le cataloga como Cargo Cults, que al español se podría traducir como Cultos centrados en Cargamento. Para conocer un poco más sobre el origen de la cultura, te recomendamos revisar un artículo de esta revista titulado “La creación cotidiana de la cultura”, en donde se explica como el fenómeno humano llamado Cultura puede emerger básicamente de cualquier situación.

HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Si tienes las posibilidades, realiza un donativo aquí 🙂
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada:

HISTORIAS RELACIONADAS

Reporte Multicultural: Rarámuris (Tarahumaras)

cultura

Responsable de nota:
abril 5, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: cápsulas sobre los usos y costumbres de diversos pueblos con el objetivo de visibilizar la riqueza multicultural del planeta y promover una reflexión con respecto a la globalización y a sus crueles métodos de aculturización de los pueblos,

Reporte Multicultural: Rarámuris (Tarahumaras)

La tesgüinada posee distintas funciones: en ella se conciertan matrimonios, carreras de bola, se hacen negocios, se arreglan disputas, así como también surgen pleitos y peleas en donde se liberan los impulsos agresivos.

Reporte Multicultural: Fulani Wodaabe/Bororo

cultura

Responsable de nota:
marzo 31, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: cápsulas sobre los usos y costumbres de diversos pueblos con el objetivo de visibilizar la riqueza multicultural del planeta y promover una reflexión con respecto a la globalización y a sus crueles métodos de aculturización de los pueblos,

Reporte Multicultural: Fulani Wodaabe/Bororo

Los wodaabe son sexualmente liberales; las chicas solteras pueden tener relaciones sexuales cuando y con quien quieran. La gente Wodaabe se permiten la poligamia.

Reporte Multicultural: Vikingæs

cultura

Responsable de nota:
abril 11, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: cápsulas sobre los usos y costumbres de diversos pueblos con el objetivo de visibilizar la riqueza multicultural del planeta y promover una reflexión con respecto a la globalización y a sus crueles métodos de aculturización de los pueblos,

Reporte Multicultural: Vikingæs

Lo que Kropotkin llama “venganzas de sangre” eran una cosa común en estas sociedades, ya que no existía tal cual la familia, sino el clan y el parentezco.

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!