Cerrar vista de Texto Simple

La belleza trivializada del plástico

Con el tiempo, la humanidad, a través del mercado, comenzó a banalizar el valor intrínseco de los plásticos, convirtiéndolos más en un integrante poco importante, e incluso desechable luego de un solo uso, de la familia de los artificios humanos.

Revisemos algunas características moleculares en un lenguaje sencillo con respecto a los plásticos, gracias a las descripciones del ingeniero Jeffrey A. Jansen.

Las propiedades características que exhiben los plásticos son el resultado directo de la estructura molecular única de estos materiales. Dando un paso más allá, la variación dentro de las propiedades demostradas por los diferentes plásticos surge de la diversidad en su estructura. Los plásticos son polímeros de muy alta masa molecular. Para mejorar sus propiedades, a menudo contienen aditivos, como rellenos y refuerzos, antidegradantes y estabilizadores, retardantes de llama y plastificantes. Sin embargo, los atributos subyacentes de un material plástico están determinados por el polímero.

Los polímeros son macromoléculas que se basan en una estructura formada, principalmente o completamente, a partir de una gran cantidad de unidades estructurales similares unidas entre sí. A menudo llamadas cadenas; el polímero consiste en unidades repetitivas. Los polímeros se forman a través de un proceso conocido como polimerización, en el que las moléculas de monómero se unen mediante una reacción química que da como resultado una red tridimensional de largas cadenas de polímeros individuales que consisten en unidades repetidas más pequeñas.

[pie de imagen]> wikimedia

Hay dos tipos básicos de reacciones de polimerización: adición y condensación.

La polimerización por adición es la formación de polímeros a partir de monómeros que contienen un doble enlace carbono-carbono a través de una reacción de adición exotérmica. Significativamente, esta reacción continúa sin la pérdida de ningún átomo o molécula de los monómeros que reaccionan. Los materiales comunes producidos mediante la polimerización por adición incluyen el polipropileno (PP), policloruro de vinilo (PVC), poliestireno (PS), y finalmente el polietileno (PE) del cual derivan el PET, el HDPE y el LDPE.

En contraste, los polímeros de condensación se forman por una reacción gradual de moléculas con diferentes grupos funcionales. La reacción es endotérmica y produce agua u otras moléculas pequeñas como el metanol, como subproducto. Los polímeros comunes producidos a través de reacciones de condensación incluyen poliésteres termoplásticos (PTT), poliacetal (POM), policarbonato y poliamidas.

Debido a la estructura de las moléculas, los materiales poliméricos tienen diferentes propiedades en comparación con otros materiales, como los metales. Esta combinación de cadenas móviles enredadas produce viscoelasticidad. La viscoelasticidad es la propiedad de los materiales que exhiben características tanto viscosas como elásticas cuando sufren deformación. Los materiales viscosos, como la miel, resisten al flujo inducido por fuerzas así como a la deformación, de manera lineal con respecto al tiempo cuando se aplica una tensión. Los materiales elásticos, como una varilla de acero, se tensan cuando se estresan y vuelven rápidamente a su estado original una vez que se elimina la tensión. Los materiales viscoelásticos tienen elementos de ambas propiedades y, como tales, exhiben deformación dependiente del tiempo. Debido a esto, los plásticos son sensibles a la temperatura, a la velocidad de deformación y al tiempo.

Polímeros cristalinos vs. amorfos

Otra característica fundamental de los materiales poliméricos es la organización de su estructura molecular. En general, los plásticos se pueden clasificar como semicristalinos o amorfos. Comprender las implicaciones de la estructura, y específicamente la cristalinidad, es importante ya que afecta la selección de materiales, el diseño de piezas, el procesamiento y las propiedades de su aplicación.

La mayoría de los materiales no poliméricos forman cristales cuando se enfrían desde temperaturas elevadas hasta el punto de solidificación. Esto está bien demostrado con agua. A medida que el agua se enfría, los cristales comienzan a formarse a 0 ° C a medida que pasa de líquido a sólido. Los cristales representan los arreglos regulares y ordenados de las moléculas y producen un patrón geométrico distintivo dentro del material.

Sin embargo, debido al tamaño bastante grande de las moléculas de polímero y la correspondiente viscosidad elevada, la cristalización es inherentemente limitada y, en algunos casos, no es posible. Los polímeros en los que se produce la cristalización todavía contienen una proporción relativamente alta de estructura no cristalizada. Por esta razón, esos polímeros se denominan comúnmente semicristalinos.

Por otro lado, los polímeros que debido a su estructura no pueden cristalizar sustancialmente, se designan como amorfos.

[pie de imagen]> cristal de copo de nieve bajo el microscopio

Las estructuras cristalinas son generalmente muy ordenadas, que es lo que les da resistencia y rigidez. Piense en el diamante o el acero como ejemplos. Un polímero cristalino, donde las cadenas moleculares están en gran medida bloqueadas en su lugar una contra la otra, es similar. Aplique una carga y se romperá en lugar de doblarse.

Los polímeros amorfos son lo contrario. En lugar de ser rígido, el revoltijo molecular aleatorio permite que las cadenas se muevan entre sí cuando el polímero es empujado o estirado. En resumen, los polímeros amorfos tienen flexibilidad y elasticidad.

En realidad, la distinción no es totalmente dicotómica. En prácticamente todos los polímeros hay una mezcla de estructuras tanto cristalinas como amorfas.

La morfología resultante de la cristalización de algunos polímeros afecta no solo las propiedades mecánicas de un polímero como ya revisamos, sino que también puede determinar su biodegradabilidad y biocompatibilidad. Se requiere una sólida comprensión de la cristalización del polímero para controlar la microestructura del polímero y lograr las propiedades deseadas.

Estructura de cristales en otros materiales que no son plásticos

Como ya vimos, la formación de cristales no es una propiedad única de los minerales; también se encuentran (pero no necesariamente de manera natural) en los llamados compuestos orgánicos, e incluso en ácidos nucleicos, proteínas y virus.

El estado cristalino de la materia es el estado con el orden más alto, es decir, con correlaciones internas muy altas y con el mayor rango de distancia.

Sin embargo, la materia no está completamente ordenada o desordenada (cristalina o no cristalina) y, por lo tanto, podemos más bien encontrar una degradación continua del orden (grado de cristalinidad) en los materiales, que va de lo perfectamente ordenado (cristalino) a lo completamente desordenado (amorfo).

Los diferentes modos de empaquetamiento en los cristales conducen a las llamadas fases polimórficas que confieren diferentes propiedades a estos cristales. Por ejemplo, todæs conocemos las diferentes apariencias y propiedades del elemento químico carbono, que está presente en la naturaleza en dos formas cristalinas diferentes, diamante y grafito:

En la estructura del diamante, cada átomo de carbono está unido a otros cuatro en forma de una red tridimensional muy compacta (cristales covalentes), de ahí su extrema dureza y su propiedad como aislante eléctrico. Sin embargo, en la estructura de grafito, los átomos de carbono están dispuestos en capas paralelas mucho más separadas que los átomos en una sola capa. Debido a estos enlaces débiles entre las capas atómicas de grafito, las capas pueden deslizarse, sin mucho esfuerzo y, por lo tanto, la idoneidad del grafito como lubricante, su uso para plumas y como conductor eléctrico.

Subestimando a los polímeros

El desarrollo de los plásticos ha evolucionado desde el uso de materiales plásticos naturales (goma de mascar, goma laca) hasta el uso de materiales naturales químicamente modificados (caucho natural, nitrocelulosa, colágeno, galalita) y finalmente a moléculas completamente sintéticas (baquelita, epoxi, cloruro de polivinilo).

Los plásticos tempranos eran materiales bioderivados, como las proteínas de huevo o sangre, que son polímeros orgánicos. Alrededor de 1600 a. C., los pueblos mesoamericanos usaban caucho natural para pelotas, bandas y figuritas. Los cuernos de ganado tratados se usaron como las ventanitas de las linternas en la Edad Media. Los materiales que imitaban las propiedades de los cuernos se desarrollaron tratando las proteínas de la leche (caseína) con lejía.

En la actualidad existen ya una tremenda cantidad de plásticos que pueden ser utilizados con muchos propósitos:

  • Poliamidas (PA) o (nylon)
  • Policarbonato (PC)
  • Poliéster (PES)
  • Polietileno (PE): Polietileno de alta densidad (HDPE), Polietileno de baja densidad (LDPE), Tereftalato de polietileno (PET)
  • Polipropileno (PP)
  • Poliestireno (PS): Poliestireno de alto impacto (HIPS)
  • Poliuretanos (PU)
  • Cloruro de polivinilo (PVC)
  • Cloruro de polivinilideno (PVDC)
  • Acrilonitrilo butadieno estireno (ABS): Policarbonato + Acrilonitrilo Butadieno Estireno (PC + ABS), Polietileno + Acrilonitrilo Butadieno Estireno (PE + ABS)
  • Poliepóxido (epoxi)
  • Polimetil metacrilato (PMMA) (acrílico)
  • Politetrafluoroetileno (PTFE) o Teflón
  • Fenólicos o fenol formaldehído (PF) o Baquelita
  • Formaldehído de melamina (MF)
  • Urea-formaldehído (UF)
  • Polieterétercetona (PEEK)
  • Maleimida / bismaleimida
  • Polieterimida (PEI) (Ultem)
  • Poliimida
  • Plastarch
  • Ácido poliláctico (PLA)
  • Furano
  • Poli de silicona
  • Polisulfona
  • Polydiketoenamina (PDK)

La belleza de los polímeros

[pie de imagen]> Parkesina de 1860, imitando al marfil

La parkesina (nitrocelulosa) se considera el primer plástico hecho por el hombre. El material plástico fue patentado por Alexander Parkes, en Birmingham, Inglaterra en 1856. Al incorporar pigmentos en el producto, se puede hacer que se parezca al marfil.

[pie de imagen]> galalito convertido en botones

En 1893, el químico francés Auguste Trillat descubrió los medios para insolubilizar la caseína por inmersión en formaldehído, produciendo material comercializado como galalito.

[pie de imagen]> Bakelita convertida en broche de antílope.

El tercer plástico fue desarrollado en Yonkers, Nueva York, EEUU, en 1909, y fue patentado bajo el nombre de Baquelita por su descubridor, Leo Baekeland.

https://www.youtube.com/watch?v=6WJOrwz6FWM

Este video anterior es un comercial de los 60's en territorio mexicano, en donde no solamente se hablaba sobre el producto principal, que era el hipoclorito de sodio del Cloralex, sino que se realizaban propuestas de re-uso para la «nueva botella» plástica de Cloralex.

Solo basta con observar los primeros usos modernos del plástico para recobrar esa apreciación estética hacia este material y sus posibilidades. Se realizaban imitaciones del marfil, por ejemplo, el marfil es muy bello, pero implica la muerte de elefantes en peligro de extinción, por lo cual la baquelita, la parquesina o el galalito vienen a ser perfectas alternativas estéticas para fichas de dominó, bolas de billar, teclas de piano. Actualmente existe una tendencia de coleccionar objetos de baquelita debido a su belleza. El plástico, debido justamente al uso indiscriminado que tuvo durante ya un siglo se ha acumulado en grandes cantidades como basura, y toda esa "basura" plástica es totalmente recuperable y re-utilizable: el unicel o poliestireno (PE) se le han encontrado usos como impermeabilizante cuando se disuelve en acetona o thinner, por ejemplo; el PET, el HDPE, son fáciles de derretir (sabiendo su punto exacto) y pueden moldearse en básicamente cualquier forma. Tenemos un verdadero tesoro en nuestros basureros.

[pie de imagen]> joyería de baquelita

Con el tiempo, la humanidad, a través del mercado, comenzó a banalizar el valor intrínseco de los plásticos, convirtiéndolos más en un integrante poco importante, e incluso desechable luego de un solo uso, de la familia de los artificios humanos. Esto ha probado, luego de 60 años, haber sido un fatal error. La gente ya no está para nada habituada a valorar los plásticos ni por su belleza individual, ni por el valor de su tremenda utilidad y re-usabilidad, ni por el valor que guarda el solo hecho de poder realizar, mediante diferentes procesos y derivándose de diferentes materiales ,una cantidad absurda de tipos de plásticos que hasta la fecha, como es el caso del polímero llamado Polydiketoenamina o PDK que fue descubierto en 2019, siguen apareciendo.

[pie de imagen]> imitación de marfil

Nos enfrentamos a un momento histórico, en el cual es posible aún el virar esta estúpida tendencia al uso y desecho inmediato de un artefacto humano tan valioso como el plástico que ha acompañado, como ya revisamos, a la humanidad desde hace miles de años, aunque en sus formas más complejas hasta más recientemente se ha convertido en una parte omnipresente en la vida moderna.

[pie de imagen]> "marfil" de baquelita

Valoremos el plástico, re-utilizemos el plástico, re-apropiémonos del plástico al reciclarlo, almacenémoslo y atesorémoslo en lugar de desecharlos luego de una sola vez de uso, desalentemos su uso indiscriminado como producto de un solo uso, hay muchas actitudes que deben cambiar con respecto a nuestra aproximación a esta maravilla del artificio humano que casi debería ser un objeto sagrado!

Cerrar vista de Texto Simple

La belleza trivializada del plástico

cultura tecnología

Responsable de nota:
abril 28, 2020 | Sección: cultura tecnología | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, tecnologías alternativas desarrolladas con el objetivo de dañar lo menos posible a los ecosistemas y/o también revertir los daños provocados por otras tecnologías con menor responsabilidad ambiental,

Con el tiempo, la humanidad, a través del mercado, comenzó a banalizar el valor intrínseco de los plásticos, convirtiéndolos más en un integrante poco importante, e incluso desechable luego de un solo uso, de la familia de los artificios humanos.

Revisemos algunas características moleculares en un lenguaje sencillo con respecto a los plásticos, gracias a las descripciones del ingeniero Jeffrey A. Jansen.

Las propiedades características que exhiben los plásticos son el resultado directo de la estructura molecular única de estos materiales. Dando un paso más allá, la variación dentro de las propiedades demostradas por los diferentes plásticos surge de la diversidad en su estructura. Los plásticos son polímeros de muy alta masa molecular. Para mejorar sus propiedades, a menudo contienen aditivos, como rellenos y refuerzos, antidegradantes y estabilizadores, retardantes de llama y plastificantes. Sin embargo, los atributos subyacentes de un material plástico están determinados por el polímero.

Los polímeros son macromoléculas que se basan en una estructura formada, principalmente o completamente, a partir de una gran cantidad de unidades estructurales similares unidas entre sí. A menudo llamadas cadenas; el polímero consiste en unidades repetitivas. Los polímeros se forman a través de un proceso conocido como polimerización, en el que las moléculas de monómero se unen mediante una reacción química que da como resultado una red tridimensional de largas cadenas de polímeros individuales que consisten en unidades repetidas más pequeñas.


wikimedia

Hay dos tipos básicos de reacciones de polimerización: adición y condensación.

La polimerización por adición es la formación de polímeros a partir de monómeros que contienen un doble enlace carbono-carbono a través de una reacción de adición exotérmica. Significativamente, esta reacción continúa sin la pérdida de ningún átomo o molécula de los monómeros que reaccionan. Los materiales comunes producidos mediante la polimerización por adición incluyen el polipropileno (PP), policloruro de vinilo (PVC), poliestireno (PS), y finalmente el polietileno (PE) del cual derivan el PET, el HDPE y el LDPE.

En contraste, los polímeros de condensación se forman por una reacción gradual de moléculas con diferentes grupos funcionales. La reacción es endotérmica y produce agua u otras moléculas pequeñas como el metanol, como subproducto. Los polímeros comunes producidos a través de reacciones de condensación incluyen poliésteres termoplásticos (PTT), poliacetal (POM), policarbonato y poliamidas.

Debido a la estructura de las moléculas, los materiales poliméricos tienen diferentes propiedades en comparación con otros materiales, como los metales. Esta combinación de cadenas móviles enredadas produce viscoelasticidad. La viscoelasticidad es la propiedad de los materiales que exhiben características tanto viscosas como elásticas cuando sufren deformación. Los materiales viscosos, como la miel, resisten al flujo inducido por fuerzas así como a la deformación, de manera lineal con respecto al tiempo cuando se aplica una tensión. Los materiales elásticos, como una varilla de acero, se tensan cuando se estresan y vuelven rápidamente a su estado original una vez que se elimina la tensión. Los materiales viscoelásticos tienen elementos de ambas propiedades y, como tales, exhiben deformación dependiente del tiempo. Debido a esto, los plásticos son sensibles a la temperatura, a la velocidad de deformación y al tiempo.

Polímeros cristalinos vs. amorfos

Otra característica fundamental de los materiales poliméricos es la organización de su estructura molecular. En general, los plásticos se pueden clasificar como semicristalinos o amorfos. Comprender las implicaciones de la estructura, y específicamente la cristalinidad, es importante ya que afecta la selección de materiales, el diseño de piezas, el procesamiento y las propiedades de su aplicación.

La mayoría de los materiales no poliméricos forman cristales cuando se enfrían desde temperaturas elevadas hasta el punto de solidificación. Esto está bien demostrado con agua. A medida que el agua se enfría, los cristales comienzan a formarse a 0 ° C a medida que pasa de líquido a sólido. Los cristales representan los arreglos regulares y ordenados de las moléculas y producen un patrón geométrico distintivo dentro del material.

Sin embargo, debido al tamaño bastante grande de las moléculas de polímero y la correspondiente viscosidad elevada, la cristalización es inherentemente limitada y, en algunos casos, no es posible. Los polímeros en los que se produce la cristalización todavía contienen una proporción relativamente alta de estructura no cristalizada. Por esta razón, esos polímeros se denominan comúnmente semicristalinos.

Por otro lado, los polímeros que debido a su estructura no pueden cristalizar sustancialmente, se designan como amorfos.

cristal de copo de nieve bajo el microscopio

Las estructuras cristalinas son generalmente muy ordenadas, que es lo que les da resistencia y rigidez. Piense en el diamante o el acero como ejemplos. Un polímero cristalino, donde las cadenas moleculares están en gran medida bloqueadas en su lugar una contra la otra, es similar. Aplique una carga y se romperá en lugar de doblarse.

Los polímeros amorfos son lo contrario. En lugar de ser rígido, el revoltijo molecular aleatorio permite que las cadenas se muevan entre sí cuando el polímero es empujado o estirado. En resumen, los polímeros amorfos tienen flexibilidad y elasticidad.

En realidad, la distinción no es totalmente dicotómica. En prácticamente todos los polímeros hay una mezcla de estructuras tanto cristalinas como amorfas.

La morfología resultante de la cristalización de algunos polímeros afecta no solo las propiedades mecánicas de un polímero como ya revisamos, sino que también puede determinar su biodegradabilidad y biocompatibilidad. Se requiere una sólida comprensión de la cristalización del polímero para controlar la microestructura del polímero y lograr las propiedades deseadas.

Estructura de cristales en otros materiales que no son plásticos

Como ya vimos, la formación de cristales no es una propiedad única de los minerales; también se encuentran (pero no necesariamente de manera natural) en los llamados compuestos orgánicos, e incluso en ácidos nucleicos, proteínas y virus.

El estado cristalino de la materia es el estado con el orden más alto, es decir, con correlaciones internas muy altas y con el mayor rango de distancia.

Sin embargo, la materia no está completamente ordenada o desordenada (cristalina o no cristalina) y, por lo tanto, podemos más bien encontrar una degradación continua del orden (grado de cristalinidad) en los materiales, que va de lo perfectamente ordenado (cristalino) a lo completamente desordenado (amorfo).

Los diferentes modos de empaquetamiento en los cristales conducen a las llamadas fases polimórficas que confieren diferentes propiedades a estos cristales. Por ejemplo, todæs conocemos las diferentes apariencias y propiedades del elemento químico carbono, que está presente en la naturaleza en dos formas cristalinas diferentes, diamante y grafito:

En la estructura del diamante, cada átomo de carbono está unido a otros cuatro en forma de una red tridimensional muy compacta (cristales covalentes), de ahí su extrema dureza y su propiedad como aislante eléctrico. Sin embargo, en la estructura de grafito, los átomos de carbono están dispuestos en capas paralelas mucho más separadas que los átomos en una sola capa. Debido a estos enlaces débiles entre las capas atómicas de grafito, las capas pueden deslizarse, sin mucho esfuerzo y, por lo tanto, la idoneidad del grafito como lubricante, su uso para plumas y como conductor eléctrico.

Subestimando a los polímeros

El desarrollo de los plásticos ha evolucionado desde el uso de materiales plásticos naturales (goma de mascar, goma laca) hasta el uso de materiales naturales químicamente modificados (caucho natural, nitrocelulosa, colágeno, galalita) y finalmente a moléculas completamente sintéticas (baquelita, epoxi, cloruro de polivinilo).

Los plásticos tempranos eran materiales bioderivados, como las proteínas de huevo o sangre, que son polímeros orgánicos. Alrededor de 1600 a. C., los pueblos mesoamericanos usaban caucho natural para pelotas, bandas y figuritas. Los cuernos de ganado tratados se usaron como las ventanitas de las linternas en la Edad Media. Los materiales que imitaban las propiedades de los cuernos se desarrollaron tratando las proteínas de la leche (caseína) con lejía.

En la actualidad existen ya una tremenda cantidad de plásticos que pueden ser utilizados con muchos propósitos:

  • Poliamidas (PA) o (nylon)
  • Policarbonato (PC)
  • Poliéster (PES)
  • Polietileno (PE): Polietileno de alta densidad (HDPE), Polietileno de baja densidad (LDPE), Tereftalato de polietileno (PET)
  • Polipropileno (PP)
  • Poliestireno (PS): Poliestireno de alto impacto (HIPS)
  • Poliuretanos (PU)
  • Cloruro de polivinilo (PVC)
  • Cloruro de polivinilideno (PVDC)
  • Acrilonitrilo butadieno estireno (ABS): Policarbonato + Acrilonitrilo Butadieno Estireno (PC + ABS), Polietileno + Acrilonitrilo Butadieno Estireno (PE + ABS)
  • Poliepóxido (epoxi)
  • Polimetil metacrilato (PMMA) (acrílico)
  • Politetrafluoroetileno (PTFE) o Teflón
  • Fenólicos o fenol formaldehído (PF) o Baquelita
  • Formaldehído de melamina (MF)
  • Urea-formaldehído (UF)
  • Polieterétercetona (PEEK)
  • Maleimida / bismaleimida
  • Polieterimida (PEI) (Ultem)
  • Poliimida
  • Plastarch
  • Ácido poliláctico (PLA)
  • Furano
  • Poli de silicona
  • Polisulfona
  • Polydiketoenamina (PDK)

La belleza de los polímeros

Parkesina de 1860, imitando al marfil

La parkesina (nitrocelulosa) se considera el primer plástico hecho por el hombre. El material plástico fue patentado por Alexander Parkes, en Birmingham, Inglaterra en 1856. Al incorporar pigmentos en el producto, se puede hacer que se parezca al marfil.

galalito convertido en botones

En 1893, el químico francés Auguste Trillat descubrió los medios para insolubilizar la caseína por inmersión en formaldehído, produciendo material comercializado como galalito.

Bakelita convertida en broche de antílope.

El tercer plástico fue desarrollado en Yonkers, Nueva York, EEUU, en 1909, y fue patentado bajo el nombre de Baquelita por su descubridor, Leo Baekeland.

Este video anterior es un comercial de los 60’s en territorio mexicano, en donde no solamente se hablaba sobre el producto principal, que era el hipoclorito de sodio del Cloralex, sino que se realizaban propuestas de re-uso para la «nueva botella» plástica de Cloralex.

Solo basta con observar los primeros usos modernos del plástico para recobrar esa apreciación estética hacia este material y sus posibilidades. Se realizaban imitaciones del marfil, por ejemplo, el marfil es muy bello, pero implica la muerte de elefantes en peligro de extinción, por lo cual la baquelita, la parquesina o el galalito vienen a ser perfectas alternativas estéticas para fichas de dominó, bolas de billar, teclas de piano. Actualmente existe una tendencia de coleccionar objetos de baquelita debido a su belleza. El plástico, debido justamente al uso indiscriminado que tuvo durante ya un siglo se ha acumulado en grandes cantidades como basura, y toda esa “basura” plástica es totalmente recuperable y re-utilizable: el unicel o poliestireno (PE) se le han encontrado usos como impermeabilizante cuando se disuelve en acetona o thinner, por ejemplo; el PET, el HDPE, son fáciles de derretir (sabiendo su punto exacto) y pueden moldearse en básicamente cualquier forma. Tenemos un verdadero tesoro en nuestros basureros.

joyería de baquelita

Con el tiempo, la humanidad, a través del mercado, comenzó a banalizar el valor intrínseco de los plásticos, convirtiéndolos más en un integrante poco importante, e incluso desechable luego de un solo uso, de la familia de los artificios humanos. Esto ha probado, luego de 60 años, haber sido un fatal error. La gente ya no está para nada habituada a valorar los plásticos ni por su belleza individual, ni por el valor de su tremenda utilidad y re-usabilidad, ni por el valor que guarda el solo hecho de poder realizar, mediante diferentes procesos y derivándose de diferentes materiales ,una cantidad absurda de tipos de plásticos que hasta la fecha, como es el caso del polímero llamado Polydiketoenamina o PDK que fue descubierto en 2019, siguen apareciendo.

imitación de marfil

Nos enfrentamos a un momento histórico, en el cual es posible aún el virar esta estúpida tendencia al uso y desecho inmediato de un artefacto humano tan valioso como el plástico que ha acompañado, como ya revisamos, a la humanidad desde hace miles de años, aunque en sus formas más complejas hasta más recientemente se ha convertido en una parte omnipresente en la vida moderna.

“marfil” de baquelita

Valoremos el plástico, re-utilizemos el plástico, re-apropiémonos del plástico al reciclarlo, almacenémoslo y atesorémoslo en lugar de desecharlos luego de una sola vez de uso, desalentemos su uso indiscriminado como producto de un solo uso, hay muchas actitudes que deben cambiar con respecto a nuestra aproximación a esta maravilla del artificio humano que casi debería ser un objeto sagrado!

HOLA 🙂 no te vayas aún, queremos decirte algo…

Tu apoyo es muy importante:

  1. Danos un me gusta, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, o Instagram
  2. Si tienes las posibilidades, realiza un donativo aquí 🙂
  3. Comparte el contenido con tus amistades.

Comparte en redes:

Deja tu comentario:

Responsable de esta nota:

palabras clave de la entrada: polímeros, belleza del plástico, plásticos, tipos de plástico, tipos de polímeros, PET, reciclar plástico, reutilizar plástico, HDPE, acrílico, vinil, poliestireno

HISTORIAS RELACIONADAS

¿Qué puede aprender el Pueblo mexicano de la conquista de Roma a Grecia?

cultura

Responsable de nota:
marzo 7, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

¿Qué puede aprender el Pueblo mexicano de la conquista de Roma a Grecia?

La gran mayoría del conocimiento fue literalmente quemado y extraído del cuerpo y las mentes de sus pobladores a punta de maltratos y humillaciones, al grado de haber provocado una rivalidad virtual de castas.

Nuevas revelaciones sobre la CIA en México

cultura

Responsable de nota:
mayo 8, 2020 | Sección: cultura | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, temas que atañen a las relaciones culturales que atraviesan tanto a nuestro imaginario colectivo como a la práctica cotidiana,

Nuevas revelaciones sobre la CIA en México

“Tenemos que abandonar la idea de poner en la Presidencia mexicana a un ciudadano americano: debemos abrir a los jóvenes ambiciosos las puertas de nuestras universidades y hacer el esfuerzo de educarlos en el modo de vida americano, en nuestros valores.”

El Bidét: un posible aliado contra la deforestación

cultura tecnología

Responsable de nota:
| Sección: cultura tecnología | Artículos sobre: revisión cultural sobre temas de salud, higiene, farmacología y su relación con los cuerpos biológicos desde el punto de vista de la tradiciones o de los usos y costumbres a través de la Historia, tecnologías alternativas desarrolladas con el objetivo de dañar lo menos posible a los ecosistemas y/o también revertir los daños provocados por otras tecnologías con menor responsabilidad ambiental,

El Bidét: un posible aliado contra la deforestación

Si el día de hoy me embarrara de excremento la planta del pie descalzo y tomara papel higiénico y frotara la zona sucia para luego meterlo dentro de una calceta y dentro de un zapato: no estaría mi pie «limpio», simplemente estaría sucio y oculto dentro de ropa.

Negligencia perruna: El Xoloitzcuintle y el Mictlán

cultura humor

Responsable de nota:
febrero 15, 2020 | Sección: cultura humor | Artículos sobre: revisiones, comparaciones, estudios y análisis de la Historia humana, en History Channel ya solo hablan de Hitler y OVNIS,

Negligencia perruna: El Xoloitzcuintle y el Mictlán

dizque decía el perro de pelo blanco: yo me lavé; y el perro de pelo negro decía: yo me he manchado de color prieto, y por eso no puedo pasaros. Dizque!!!

¿Disfrutaste del Artículo?

Compártelo en tus redes

Síguenos en redes sociales

¡Nos encantará que nos lean tus amistades también!